top of page

'Clásico' Herrera: "Este cuento de la radio es de sentimiento."

El 'Clásico’ Herrera.



La música y la radio son dos pasiones que llenan a plenitud la existencia del hombre de radio y Dj paisa, Cesar Augusto Herrera Hernández, popularmente reconocido en el argot de la radio, como El 'Clásico’ Herrera.

 

Para este enérgico locutor, es claro que parte de su continuidad en la cabina como en tarima, se debe a sus fieles seguidores que durante casi cuatro décadas de labores profesionales lo siguen acompañando. "Agradezco muy especialmente a la audiencia. A ellos que te permiten estar ahí, que con una sola palabra te apoyan de una manera especial.", dice, el 'Clásico’ Herrera.

 

Su papá, fue quizás, su más fuerte inspiración para haber tomado el camino de la radio y de la música como destino en su vida, porque fue a través de aquella vigorosa figura paternal, que la música se impregnó en su ser de manera categórica y determinante, para ser parte integral de su vida.

 

El 'Clásico’ Herrera, hace honor a los clásicos, porque en aquellos éxitos musicales que han perdurado a través del tiempo, Cesar Augusto Herrera Hernández, encontró de manera extraordinaria una conexión mágica con sus oyentes, aquellos que siguen reconociendo en él, al locutor y Dj preferido de aquellas joyas musicales, que hoy desde La FM, sigue anunciando y recordando.

 

 

 

     

Por: Germán Posada

 

 

¿Qué importancia tuvo la radio en la niñez del 'Clásico' Herrera'?

Toda la vida en mi casa se escuchó radio. Teníamos diferentes tipos de espacios donde teníamos radio. En la cocina, en el baño, en las habitaciones, en la sala estudio. Fuimos bastantes radiales. Mi papá era muy hincha sobre todo de lo que era el Sistema Colibrí, cuando se escuchaba aquella música muy estilizada o instrumental como se le decía en aquel entonces.     

 

 

¿Qué efecto tuvo en usted haber escuchado al Grupo Barrabás?

La Banda Barrabás originaria de España, tuvo bastante influencia en mi vida. Nosotros teníamos la oportunidad de tener casetes en la casa porque mi papá tenía una grabadora muy grande. A él le encantaba cada vez que pintaba, estar muy conectado con la música y además teníamos un equipo de sonido de marca Challenger, por lo cual mi papá comenzó a comprar discos.

Recuerdo que el lugar de más facilidad para comprarlos era almacenes El Éxito.

En la sección de música uno podía escuchar con audífonos antes de comprar el disco. Si no estoy mal, Barrabás fue el primer disco de música americana que mi papá compró y especialmente por la canción On the Road Again que lo hacía inmensamente feliz.        

 

 

A propósito de la magia que produce la radio, lo escuché decir en una entrevista, que la extraña debido a las redes sociales. ¿Por qué?

Para nadie es un secreto que la radio tuvo un cuento muy bonito desde la época de los acetatos. ¡Claro! No había absolutamente ninguna red social. Todo tenía que ser absolutamente buscado.

Recuerdo, por ejemplo, a grandes colegas como Donnie Miranda y Tito López, que se iban muchas veces a los Estados Unidos e inclusive a Europa, a buscar música para traer y estrenar en Veracruz Estéreo o en otras ocasiones esperaban lo que era la lista de Billboard.

Nosotros trabajábamos en Todelar Estéreo y esperábamos precisamente cada ocho días que viniera el paquete de los 45 con el American Top 40, el cual tenía el listado y por supuesto la música que se iba a estrenar en aquel entonces. Destapar aquel paquete era mágico. Hoy en día es más inmediato. Simplemente se consulta en internet y se descarga cuanta canción se quiera.

Esa era la magia que incluso, a veces era casi que inalcanzable, poder tener aquellas canciones. Definitivamente la magia de la radio sin internet era muy especial, pero hay que reconocer que, en la actualidad, es una gran herramienta

 

 

¿Qué significa el vinilo para la historia de la radio?

Para mí el vinilo lo es todo. Sabemos muy bien que hoy en día hay muchas herramientas para escuchar una canción con un sonido muy digital y sobre todo perfecto. En aquel entonces el sonido del acetato era totalmente vibrante. A mí me encantaban los brillos y los bajos del acetato. Hasta Venezuela se convirtió en una potencia de tener buen sonido en los acetatos. En Colombia no fue tanto, pero definitivamente colocar un disco a través de la emisora era muy bueno.

Era algo engorroso su procedimiento. Recuerdo que teníamos varios bancos organizados alfabéticamente con diferentes tipos de música, esto facilitaba la rapidez para encontrar la canción que se necesitaba, mientras llegaba la lista del programador de la emisora.

La intemperie, el polvo y el trajín le quitaba calidad al disco. Muchas veces sólo se contaba con una sola copia del disco y se tenía que colocar varias veces en el día, por lo cual se gastaba por su uso y era normal que se escuchara el 'scratch', pese a esto, nos inventábamos mil maneras para que sonara bien.

Hoy en día es tan importante el acetato que su precio es elevado y si buscas un buen tornamesa es igual de costoso. Para mí, el significado del acetato es muy fuerte y sobre todo en esta historia de la radio.         

 

 

¿Cree que alcanza a ser más fascinante la radio digital por las bondades de la tecnología?

¡Claro que sí! Me parece que es una herramienta que le ha servido mucho a la radio. La radio empezó de una manera más análoga, no tan digital. Definitivamente hoy en día, la tecnología facilita el alcance para más gente. Hoy llegamos a más partes que antes. 

 

 

¿Por qué es tan importante la radio con contenido?

Es importante porque se diferencia mucho de lo que llaman Playlist o simplemente aplicaciones en donde se puede descargar lo que se quiera y escuchar a la hora que se quiera.

El contenido nos ayuda no solo a entretener sino también a enseñar. Nosotros mismos aprendemos cada vez que decimos una nota de un artista o la historia de una canción. No hay nada más 'bacano' en la radio que el contenido.

Hay emisoras con contenido que son muy exitosas, de hecho, hasta con 24 horas de contenido hablado o musical y este último combinado con información hablada.

 


Hay locutores que son muy buenos en cabina, pero con un pánico escénico impresionante para animar eventos y a usted le va de maravilla en ambos. ¿Qué considera le cuesta hacer en radio?

Hay muchos ejemplos de locutores. En cabina se enciende un micrófono y el locutor comienza a expresarse de una manera muy especial porque se le olvida absolutamente todo lo que tiene por hacer en su cotidianidad. Al aire, el locutor se enfoca en acompañar un público, que mediante un receptor lo está escuchando.


Cuando estamos en una tarima el cuento es muy diferente. Cuando existe conexión con la gente es extraordinario. Antes de salir a una tarima lo normal es que tengas un cosquilleo o nervios, cuando esta sensación desaparece, lo mejor es retirarse. La gente no se preocupa por la potencia de tu voz. Simplemente observan tus movimientos reflejados en cuerpo y alma que salen a expresarse por medio de tu voz, que no hace un trabajo tan depurado como en cabina. La conexión con el público es un momento mágico porque puedes expresar y observar, sin que la gente te diga, que es lo que quieren escuchar.                

Ahora, yo creo que cada vez que va pasando el tiempo vamos aprendiendo más.

De pronto el hecho de incursionar en otros estilos o géneros musicales sería un buen reto. No me sentiría con la misma tranquilidad o seguridad en una emisora de reguetón, popular, vallenatos o tangos, pero lo haría obviamente y trataría de hacerlo lo mejor posible. Definitivamente este cuento de la radio es de sentimiento. No es solo conocimiento, si no pasión. A medida que transmitimos con pasión la gente va recibiendo mucho mejor él mensaje.        

 

 

¿Por mucha experiencia que se tenga en la radio, cada día, en cada turno, se sigue aprendiendo?

Para mí la radio es una universidad y va complementada con la misma universidad de la vida. Muchos colegas llegan, digamos que, a la cúspide de su carrera, y no les interesa aprender ni evolucionar. A mí me fascina evolucionar.

Recordar aquella radio de antaño y rememorar sus inicios es extraordinario.

Recordar un Radio Disco ZH, La Voz del Cine, Veracruz Estéreo, Todelar Estéreo, con aquellos grandes maestros como un Oscar Jaime Tito López, el gran Donnie Miranda, Augusto Tuto Castro, la persona que me abrió este espectro de la radio en Todelar Estéreo, es de gran significancia, pero me parece que la tecnología nos ayuda a aprender que la radio no se queda estancada, que tiene que continuar.

Hoy tenemos muchas facilidades para escuchar la radio y de llegar a la gente.

Yo he aprendido mucho y no me canso de aprender de todos mis compañeros y de la gente conectada con la radio.       

 

 

Referente a aquella expresión 'hijo de tigre sale pintado', su papá era un artista apasionado por la pintura, la escultura y musicólogo a morir. ¿Usted se considera un artista de la voz?

Nosotros nos criamos escuchando radio y en medio del arte. Mi papá no solamente fue sicoterapeuta en el Hospital Mental. También tenía la manera de estar conectado con el arte desde muy pequeño. Con el tiempo pudo especializarse en Nueva York en la Universidad Jackson Hills en donde aprendió Artes Plásticas.

Era bonito cuando mi papá, mientras estaba pintando, me escuchaba en Todelar Estérero y me llamaba para pedirme una canción de Pet Shop Boys, Live is Life de Opus o hasta On the Road Again de Barrabas.

A punta de pinceladas nos dio el estudio y nos conectó con este cuento tan 'bacano' de la radio. Lo recuerdo mucho, se llamaba Antonio Herrera Cardona.    

Yo no me considero un artista de la voz. Hay gente que tiene una voz espectacular y precisamente viven de ella mucho mejor que yo. Existen voces magníficas en el negocio de la publicidad y del doblaje, esos para mí, si son artistas de la voz. Lo mío ha sido más el ejercicio del entretenimiento a través de la radio.              

 

 

¿Como hombre de 'clásicos’, cuáles son sus clásicos preferidos?

Hay muchos clásicos que me gustan y recuerdo momentos muy especiales, precisamente con mi padre y era que cuando íbamos a mercar a almacenes Éxito me encargaba los discos que quería. En una ocasión de aquellas me pidió llevarle música de The Police, Frank Sinatra y Leonel Richie.

A mí me marcaron bastante canciones como Every Breath You Take de The Police, Owner of a Lonely Heart, en especial en época de colegio.

La canción que más disfrutaba mi papá era With or Without You de U2. Cada que la escucho me lo recuerda.

A mi hermano, Juan Carlos Herrera, también locutor en Caracol, le ha encantado toda la vida este cuento de la música americana. Nosotros crecimos en el Barrio Campo Valdés en donde predominaba la música tropical, el vallenato y la salsa, y nosotros éramos los únicos que escuchábamos en la cuadra, música americana. Nos tildaban de locos y desquiciados, pero nosotros éramos felices disfrutando a Black Sabbath, Ten Nugent, Pink Floyd, Michael Jackson, Def Leppard y Led Zeppelin, entre otros.

Definitivamente esta es la música que llevo en mi sangre, la que me ha dado de comer gracias a Dios y la que me dio a conocer en la radio, que es muy difícil en especial en una ciudad como Medellín que es tan amante de estilos como el reguetón, el vallenato y la salsa.           

 

 

"Mi papá a punta de pinceladas nos dio el estudio y nos conectó con este cuento tan 'bacano' de la radio."

El Clásico Herrera en la animación de la marcha del Orgullo Gay junto a Paola Bustamante. Medellín, 2017.

 


¿Qué significan los clásicos en la vida del 'Clásico' Herrera?

Definitivamente Los Clásicos son todo. Yo comencé en Todelar Estéreo con este mundo de los clásicos sobre todo porque éramos la competencia de Veracruz Estéreo. Lo que disfrutábamos no era solamente escuchar nuestra competencia sino disfrutar de cada una de estas canciones. En aquel entonces Veracruz era la emisora que tenía lo más innovador y promocionaban fuertemente una canción por espacio de un mes y medio y luego la archivaban. En aquel entonces siempre estaban tratando de llevar lo más novedoso en el mundo de la música americana.

 

A mí me causaba curiosidad no volver a escuchar aquellas canciones y junto a Tuto Castro nos creamos la necesidad de hacer un programa de archivo de varias horas para que la gente lo disfrutara. Tuto Castro me sugirió hacer un programa directamente de Clásicos y así nació Los 40 Clásicos de la Semana en Todelar Estéreo, los domingos de 2 p.m. a 6 p.m.


Con este programa competíamos fuerte con Veracruz Estéreo que no programaban clásicos, mientras nosotros lo hacíamos con mucho éxito, hasta cuando se idearon el programa, Los Clásicos de Veracruz que realizaban los domingos y que combinaba perfectamente con otro programa de mucho éxito que tuvieron llamado Música Para Soñar Despiertos.


Los Clásicos significan mucho en mi vida, ya son 38 años viviendo con ellos. Ahora dirijo La FM una emisora muy conectada igualmente con clásicos de los 70s, 80s y 90s. Agradezco a Tuto Castro quién me bautizó como 'El Clásico Herrera' justamente con el programa de Los 40 Clásicos. Este es el género que me llena y me apasiona.                            

 

¿Cómo haría una dedicación a Queen y a Freddy Mercury?

Dos palabras: perseverar y calidad. Una Banda que fue totalmente especial. La manera como Freddy Mercury creía en su talento y su conexión con el resto de la banda. Peleaban porque temían lanzar una canción mientras que Freddy insistía para ensayarla. Basta recordar el gran éxito Bohemian Rhapsody una canción que ni siquiera la disquera cría en ella.

Este es el cuento de Los Clásicos y es por eso por lo que ya sumo 38 años trabajando con ellos. En seguir creyendo y teniendo más oyentes. De convencerlos diciéndoles que esta música es inmortal.

Esa manera de perseverar y de crear de Queen nosotros también la reflejamos con Los Clásicos. Por eso, Queen es mi Banda favorita. La Gran Reina de la Música.

 

 

¿Le molesta la injusticia?

¡Claro que sí! ¿A quién no le molesta la injusticia? Y muchas veces hasta nosotros mismos caemos en ella sin darnos cuenta. ¡Qué tristeza! 

 

 

¿Cómo se es justo en radio?

Cuando se hace de una manera íntegra sin robarle un peso a nadie, sin hablar mal de nadie, sin hablar mal de tu competencia al aire, simplemente concentrado en lo que se hace y de una buena manera todos los días.

Me parece que nuestra profesión es muy mal remunerada. La gente de la radio trabaja de una manera muy fuerte como en todas las profesiones.

La responsabilidad de las personas que están detrás de un micrófono es mucha y hablo desde el control, de no importa quién está ahí. Hay mucha gente que llevan años trabajando en radio y no tienen un salario que sea justo. Obvio, hay cadenas que pagan muy bien, pero muchas, simplemente ven al trabajador de la radio como una persona más.     

 

 

¿Lo bueno, y lo no tan bueno, del oficio de ser disk-jockey?

Lo bueno, todo. Desde que uno entra y se 'solla' el turno o simplemente desde cuando se enciende aquella luz que indica que estamos AL AIRE, es un momento espectacular, un momento clave en este mundo.

Lo único malo que observo repetidas veces es la falta de tiempo. Este oficio es muy absorbente, creo que el asunto es de saber controlar. Es evidente que algunos espacios de tiempo en los que he estado trabajando me hubiera gustado haberlos compartido en familia. De resto, es un mundo fantástico.                

 

 

¿Hace cuánto es el director de La FM y cómo describe esta experiencia?

Hace más de 7 años. Cuando estaba trabajando en La X, Felipe Trujillo, antiguo director de La FM, me llamó para ofrecerme la oportunidad de unirme al grupo de Disk-jockeys de La FM, y posteriormente cuando Felipe emprendió otro rumbo profesional, me ofreció tomar la dirección. Aquí vamos con esta lindísima labor. Me encanta hacerlo, pero extraño mucho las labores de Dj.

Como director las responsabilidades son otras, tal vez un poco más a manera administrativa, motivo por el cual se pierde de cierta manera la esencia de hacer radio, pero cuando me dan la oportunidad de sentarme en una consola, definitivamente me convierto.

La radio para mí es más que una terapia, es un estilo de vida. Aquí en La FM, trabajamos de una manera muy especial. En algunas emisoras manejan un personal de hasta 17 personas y nosotros aquí, somos sólo tres, y entre nosotros tres, nos echamos este barco al hombro con una audiencia que respetamos y nos encanta tenerla.

 

 

¿A pocos días de celebrarse el Día Mundial de la Radio cómo se siente de ser parte de este mágico mundo de las ondas hertzianas?

La radio ha evolucionado de una manera impresionante. Desde la época del acetato y el CD, y ahora con tanta tecnología.

Desde la época de Montecristo o la época por supuesto de las Vueltas a Colombia, hasta hoy en día, la radio ha sido muy especial.

Me parece que la radio con las redes sociales se ha complementado, sobre todo para el acercamiento que necesita la radio con sus oyentes. Anteriormente era a través de un teléfono o muchas veces ni el oyente tenía teléfono y así nos escuchaban.

La radio sigue siendo fascinante. Como personas de radio no importa en donde te saluden y te den crédito por tu buen trabajo es muy satisfactorio a nivel personal.

 

 

¿Quiénes cómo disk-jockeys gozan de su admiración?

Hay muchos. Por ejemplo, un Gabriel Posada Galvis o Checho Cano, que no llevan mucho en el oficio, pero gozan de un excelente reconocimiento y admiración.

Williamson Serna de Estrella Estéreo. Los señores de Latina Estéreo son excelentes. Sandro de La Voz de Colombia. Los hermanos, Joaquín y Mauricio Pérez

Obviamente mis tutores, Oscar Jaime Tito López, Donnie Miranda, Carlos Alberto Ríos. Mi maestro, Augusto Tuto Castro, quien me dio la oportunidad de estar en este medio. Son muchos.  

 

 

¿A quién le agradece en especial por haberse convertido en un Hombre de Radio?

Primero que todo a Dios. Yo soy de las pocas personas que se siente feliz, porque ama y disfruta de su trabajo. Cuando se disfruta un trabajo esto se refleja en todas tus acciones.

Hay alguien muy especial a quien le agradezco muy especialmente y es a la audiencia. A ellos que te permiten estar ahí, que con una sola palabra te apoyan de una manera especial.

A aquellos que te critican algunas veces de una manera no muy constructiva pero que también te ayudan a crecer profesionalmente, a madurar, a ser más fuerte, y esto es precisamente lo que tenemos que hacer todos nosotros, los que estamos frente a un medio de comunicación, ser fuertes porque somos personas públicas, que estamos en boca de mucha gente y por eso tenemos que saber aguantar todo lo que viene, lo negativo, lo regular, lo positivo. Debemos ser muy agradecidos con la vida         

   

 

Muchas gracias

Quiero agradecerte muy especialmente esta entrevista, por estar tan conectado y contar con nosotros, para compartir nuestras historias de radio.

Los invito para que escuchen en los 106.9 de RCN mundo y disfruten La FM, la Radio de Los Clásicos, pioneros en este estilo de música. Un abrazo. 

 


"Para mí el vinilo lo es todo. El significado del acetato es muy fuerte y sobre todo en esta historia de la radio."

El 'Clásico’ Herrera.

192 views
DSC_0086.JPG

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280). 
  

 

bottom of page