“Desde que nací la música va conmigo”: Williamson Serna

La alegría en los colombianos es algo que nos identifica en el mundo y la música va muy ligada a esta característica en especial. Las diferentes estaciones de radio con programación musical hacen lo suyo y en la ciudad de Medellín, una de ellas, ESTRELLA ESTEREO no se queda atrás.


Williamson Serna, es uno de sus locutores ‘estrella’. A él, lo escuchaba desde mi época de juventud en Colombia. Su voz es inconfundible y en cualquier época del año su protagonismo no pasa inadvertido en las fiestas y celebraciones tradicionales que hacen vibrar el fervor paisa.


Un diciembre en Medellín no sería lo mismo sin escuchar la voz de Williamson Serna quién ya se ganó con honores, un espacio en la cotidianidad de los antioqueños con la alegría que genera revolver la natilla, preparar los buñuelos, prender las velitas, disfrutar del alumbrado, despedir al año viejo y recibir el año nuevo con el tradicional sancocho.

Williamson Serna se hizo a pulso. Estudió locución y en su momento le importó más aprender que ganarse un sueldo. No se dejó intimidar y comprendió que con su voz y su talento, podía alegrar a millones en el mundo.

Williamson Serna. Foto Archivo Personal.


Por: Germán Posada


G.P.: ¿Cuántos años dedicados a la locución?

W.S.: Estoy vinculado en los medios hace unos 25 años. Yo me gradué en el 93 en el IME Una vez me gradué comencé a trabajar en emisoras de frecuencia AM como Ondas de la Montaña y en emisoras muy regionales como Itagüí Estéreo e Industrial Estéreo. Luego la vida me premió para trabajar en RCN. Allí trabajé alrededor de un año y medio en la emisora Cristal Estéreo cuando era de programación crossover juvenil. De allí pasé a Rumba Estéreo y luego como consecuencia de un recorte general que hubo en su nómina por fortuna comencé mi periplo en Estrella Estereo en el año 96.

G.P.: ¿Cómo se inició en esta profesión?

W.S.: De manera empírica en las rumbas de los garajes y las terrazas. A mí siempre me gustó mucho la música y en el colegio el rector nos brindó a mí y a otros compañeros la posibilidad de hacer una emisora como a manera de diversión en los descansos. Cobrábamos 200 pesos por las dedicatorias pero curiosamente yo no hacía locución sino otro compañero que era el de la voz bonita. Todo esto nos fue creando la curiosidad de saber si había en Medellín algún instituto que enseñara la locución y fue así como me fui al IME.

G.P.: ¿Qué tanto le ayudó haber estudiado en una escuela de locución?

W.S.: Allí tuve profesores con un valor profesional impresionante que fueron grandes pioneros en Todelar. Recuerdo muy especialmente a Giovanny García, Daniel Durango, J. Fabian Ortiz y Ausberto Reinoso, la voz institucional de Vino Cariñoso durante muchos años. De todos traté de exprimir lo mejor para llevarlo después al campo laboral.

G.P.: ¿Siempre hay alguien en especial que deja una huella especial como profesor, en su caso quién fue?

Sin lugar a dudas J. Fabian Ortiz. Un gran profesor de improvisación y lectura. A él le aprendí mucho. Me lo encontré cuando ya estaba trabajando en la radio y le agradecí por sus enseñanzas que contribuyeron a mi formación profesional que es invaluable.


G.P.: Ha sido invitado al IME como conferencista. ¿Cómo se siente regresar a su escuela donde aprendió pero ahora en calidad como hombre de radio?

W.S.: He estado en varias ocasiones. Lamentablemente este año que íbamos a tener un conversatorio para celebrar el día del locutor lo tuvimos que aplazar por la situación actual que estamos viviendo. En vista de la situación las directivas planeaban hacerlo de manera virtual pero finalmente decidieron postergarlo una vez nos reintegremos de nuevo en sociedad.

Después de que yo me gradué fui profesor. Por dos años dicté clases de improvisación y de radio. También fui profesor en el instituto COMPUCEC en donde se impartían clases de computadores y de locución. Allí estuve alrededor de un año y medio. La docencia me gusta mucho porque es contribuir con los conocimientos a las nuevas generaciones que quieren salir adelante en esto de la radio y los medios de comunicación.

G.P.: ¿Cuál es el origen de su nombre artístico ‘Williamson’?

W.S.: En realidad ese es mi nombre. La gente me pregunta si el ‘SON’ tiene que ver con música, pero no. Ese es mi nombre como tal. Alguna vez le pregunté a mi mamá al respecto y me dijo que mi papá tenía un buen amigo que era gerente de la empresa Fósforos El Rey y él se llamaba también Williamson. Por ese vínculo de amistad, mis papás me hicieron bautizar con este nombre.

Trabajando en la noche y como mi apellido es Serna, me inventé el remoquete de ‘Wlliamson Serna para que no se me duerma’. Luego reflexionando sobre esto me di cuenta que eso no me iba servir si pasaba a trabajar en la tarde y por sugerencias e interés personal también busqué un genérico como los de ‘Elkin Muñoz el Hombre Veloz’, ‘Fernando Londoño el Gurú del Sabor’, Luis Fernando Múnera Eastman ‘El Paisita de Oro’, todos ellos personajes exitosos en la radio antioqueña.

Una vez viendo una entrevista que le hacía Alejandra Borrero a Celia Cruz en el programa ‘Esta Boca es Mía’ cuando le preguntó del por qué decía ¡Azúcar..! Ella respondió que era como la sensación de tener su boca caliente. Esa frase me quedó sonando y de ahí partió el remoquete de ‘Williamson Serna el hombre de la boca caliente’ con el cual me identifico hace varios años.


'Estrella Estéreo es mi segundo hogar.'

Williamson Serna. Foto Estrella Estereo.


G.P.: ¿Cómo se dio su entrada a Estrella Estéreo?

W.S.: Cuando yo trabajaba en RCN teníamos el privilegio de que algunas casas disqueras nos hacían invitaciones en eventos para hacer lanzamientos de discos y de artistas. En una de esas invitaciones me conocí con los muchachos de ESTRELLA ESTEREO y nos caímos muy bien al punto de que ellos me dijeron que les encantaría que yo fuera parte de su equipo. En ese entonces el director de ‘Estrella Estéreo’ era Fernando Londoño conocido como ‘El Gurú del Sabor’ y según ellos a él le gustaba mi manera de animar.

En ese recorte de personal del cual te hablé al inicio, la primera emisora donde empecé a tocar puertas fue allá y me entrevisté con Fernando Londoño. Efectivamente comencé a trabajar con él. Era una persona que exigía muchísimo para bien. Recuerdo que cuando yo empezaba mi turno mi cabina estaba llena de papelitos de los apuntes que él me hacía para poder entregar lo mejor de mi trabajo. Era una exigencia diaria, constante. Trabajar a su lado fue una gran escuela

Fernando me oreció empleo pero con la condición de que solo ganaría para mis pasajes. No me importó y así me comprometí a trabajar con ellos. Mi deseo era aprender más. Así estuve alrededor de un año, luego vino mi vinculación y ya son 24 años con esta compañía.


G.P.: ¿Por qué eligió el género de música tropical para animar?

W.S.: Es una cosa que va conmigo. Cuando era muy pequeño mi papá tenía una panadería y siempre ponía sus casetes de música de artistas como Los Visconti, El Caballero Gaucho y Antonio Aguilar, entre otros. A mi mamá, a mi abuela y a mí, también nos gustaba su música.

Con todo este gusto por la música comencé a animar en discotecas cuando estudiaba en el IME, además porque esto contaba para mis prácticas. En la medida en la que lo hacía fui tomándole más cariño. Podría decir que desde que yo nací la música va conmigo. Esto definitivamente es parte de mis genes.

G.P.: ¿Su estilo es muy propio o se inspiró de alguien en especial?

W.S.: Yo siempre he querido ser original dentro de mi estilo. Siempre quise ganarme mi propio espacio y creo que lo he logrado. He querido ser ese factor diferenciador que no se pareciera a nadie. Ser único y original dentro de lo que hago. Ya que traten de imitarme es otra historia. Hay personas que lo han intentado.

G.P.: ¿Qué es lo que más gusta de su estilo de locución?

W.S.: Yo creo que es la alegría. Yo llevo muchos años en ESTRELLA ESTEREO y todavía sigo aprendiendo. Yo pongo todo mi trabajo en Dios para que me fluyan las palabras para poder entregarle a la gente mensajes positivos. Trato de ser ese pequeño oasis para las personas y creo que eso se ha notado al aire y la gente lo recibe de buena manera.

G.P.: ¿Cómo se prepara para estar alegre los 365 días del año e irradiarle ese positivismo a la gente?

W.S.: Vuelvo y repito que esto es algo que va conmigo. Yo también soy un ser humano y tengo mis problemas pero trato de respirar, de saber que tengo una misión de no transmitir negativismo ni mis momentos tristes sino al contrario mantenerme con buena vibra e irradiar positivismo.

Nos toca muchas veces hacer las del payaso, dejar las angustias a un lado y cuando se ilumine esa señal de ‘AL AIRE’ dejar que todo fluya para bien de las personas que nos están escuchando.

'Yo no trabajo, me divierto y amo lo que hago.'

Williamson Serna en los estudios de Estrella Estéreo.

G.P.: De alguna manera se tiene la creencia de que la locución es especialmente para timbres de voces graves y el suyo no entra en este contexto. ¿Ha recibido críticas negativas en su profesión? ¿En algún momento le dijeron esto no es para usted?

W.S.: De pronto no me lo dijeron directamente, por el contrario, incluso hasta yo mismo lo pensé. Recuerdo cuando recién iniciábamos nuestros cursos de locución y teníamos que presentarnos. Cada uno de los compañeros hacía lo suyo y cuando alguien por ahí tenía uno de esos tonos graves yo me decía en mi interior ‘hasta aquí llegué’.

Fue ahí cuando los profesores comenzaron a hacer su trabajo y recuerdo muy especialmente a J. Fabian, que empezó a impregnarnos esa dosis de confianza diciéndonos que no habían voces feas sino mal manejadas y que esos ‘pinitos’ era lo que ellos nos iban a entregar para nosotros poder llegar al público. Yo me llené de una confianza tan grande que muy consciente del tono de mi voz empecé a sentirme único, original y el mejor en lo que hacía.

Con los pies muy bien puestos sobre la tierra y con mucha nobleza y humildad porque sigo aprendiendo, considero totalmente que hago las cosas muy bien sin tener esa voz grave. He estado con colegas que tienen voces maravillosas y me auto regulo al punto que esa persona tenga el respeto hacia lo que yo estoy diciendo sin importar mi voz si no la manera como lo estoy transmitiendo con total sentimiento.

G.P.: ¿Complementa su trabajo con una guía o libreto ó es el arte total de la improvisación?

W.S.: A mí me gusta hacer cosas distintas y simplemente como vayan saliendo. No soy de los que se limita a presentar solamente un título de la canción y el nombre del artista.

Soy una persona que aplica lo que he aprendido en ESTRELLA ESTEREO con las personas que tanto sabían de esto, que tenían un poder de descripción muy bueno ante las situaciones. Esto es calcarle a la gente con una descripción las emociones. A mí me gusta llegarle a la gente con esto.

En presentaciones en vivo me gusta dentro de la improvisación también innovar. No seguir el común de lo que muchos hacen y en esa medida la gente se compenetra maravillosamente con uno.


G.P.: En la actualidad una de las críticas que más se le hace a algún sector de la radio en Colombia es la falta de respeto hacia los oyentes y cierta ‘chabacanería’ en la manera cómo actúan sus animadores. ¿Cuál es la política que Estrella Estéreo maneja frente a esta situación?

W.S.: Nosotros tratamos de liderar nuestra programación bajo ese parámetro que es el respeto por el oyente. Somos muy meticulosos en la escogencia de canciones. Sabemos que detrás del radio hay familias, niños que nos escuchan. El respeto por nuestros oyentes es una de nuestras grandes banderas que tenemos en nuestra emisora y las vulgaridades no tienen cabida.

Me gusta que los oyentes participen con confianza. Mi estilo es prácticamente incluyente. A mi pueden llamarme personas de cualquier edad, de género, con dificultades de pronunciación, el que sea, y será respetado como tal.

De hecho en nuestra programación no incluimos el género del reggaetón. Estrella Estéreo como empresa siempre ha pensado que con este género músical se rompen los parámetros de lo que ella considera es la emisora de la familia.

G.P.: ¿A quién o quienes admira dentro de su profesión?

W.S.: Admiro voces como la de Luis Fernando Múnera Eastman ‘El paisita de Oro’. Uno sabe que no tiene la mejor voz pero que mueve masas. Es su manera de llegarle a la gente. Es un líder.

Admiro a Alonso Arcila Monsalve ‘El Habitante Mayor’. También al locutor venezolano Waldemaro Martínez.


G.P.: En su trabajo debe ser de locos trabajar en época de diciembre. ¿Se triplica el trabajo?

W.S.: es alegría, es familia. Es acompañar a través de la música las familias que están haciendo su natilla, el asado en la empresa, es algo mágico, especial. Es programar la novena de aguinaldos con villancicos. Y esto no solo en diciembre. Un mes antes de la Feria de las Flores comenzamos a preparar con especiales a la gente para recibir esta tradicional fiesta paisa. Todo el tiempo tenemos que estar bien preparados.


G.P.: ¿Ha recibido ofertas para trabajar en otras partes, quizás en el exterior?

W.S.: Si. Ha habido acercamientos con otras empresas pero nunca se ha llegado a ningún arreglo. En esto yo no cierro la puerta porque obviamente somos como jugadores de fútbol que están cambiando de equipo, pero en ESTRELLA ESTEREO me siento muy cómodo.

Esta empresa la considero mi segundo hogar. A veces paso más tiempo en ella que en mi propio hogar. El ambiente laboral es espectacular desde el gerente hasta la persona de servicios generales. Aquí yo no trabajo, me divierto y amo lo que hago.

G.P.: ¿La radio ha perdido es magia ahora que los locutores están siendo grabados a través de una cámara?

W.S.: Yo creo que si se ha perdido esa magia en la radio al saber quién es esa persona que antes no se veía cuando hablaba pero creo que en cambio han llegado otras magias en las que inclusive tenemos mejor acompañamiento para las personas.


G.P.: ¿En estos momentos de incertidumbre como ha sentido el ánimo de sus oyentes?

W.S.:En esta situación en especial que vivimos siento que la radio ha vuelto a tener el protagonismo que de pronto había llegado a perder. Hay gente que no prende el televisor porque le da físico miedo de la situación. El mejor colchón es poner la radio, buena música con una voz amena y alegre que los acompañe.

Recientemente hicimos un experimento con un concierto virtual y nuestros oyentes nos están solicitando otro. Desde sus casas unos artistas que contactamos nos mandaron algunas de sus canciones y con ellos y nuestros oyentes nos conectamos virtualmente. Esto nos sacó de nuestra monotonía y me parece que este mensaje de Estrella Estéreo logró muy bien su objetivo.


G.P.: ¿Qué es estar en el PUNTO MAS ALTO en Estrella Estéreo?

W.S.: ¡Qué buena pregunta! La palabra estrella está arriba. Es un punto celeste, es el firmamento y esto lo asociamos con estar en el punto más alto. Si le preguntamos a la gente como están de ánimos y ellos responden que los tienen en el punto más alto es fantástico. Hoy en día hasta lo complementaron diciendo ‘Tengo los ánimos en el punto más alto y nadie me baja’.

Todo esto es sinónimo de alegría y con este slogan la gente sabe no va a haber tiempo para la tristeza ni para desesperanzas si no todo lo contrario, con los ánimos bien arriba.

G.P.: Le noto en sus fotografías varios atuendos con súper héroes. ¿Tiene algún gusto especial por ellos?

W.S.: (Jajajaja). Me gustan mucho los súper héroes. Todo lo que tenga que ver con tiras cómicas. En la ciudad tratamos de liderar el tema de las viejotecas y esto se asocia mucho con las cosas de la época.

Me gustan mucho ‘La Guerra de las Galaxias’ y ‘Los Superamigos’, El Chavo, El Chapulín Colorado, La Pantera Negra, El Hombre Araña, Superman, etc.

Y me gusta y me identifico con Batman al que veo desde muy jovencito y trato de tener su imagen en lo que más pueda.

G.P.: ¿En estos momentos de su carrera cual es el resumen que hace de lo que ha sido la locución en su vida?

W.S.: Gracias a la locución he conocido a mucha gente bonita. Gente muy especial. Lo mucho o poco que tenemos ha sido gracias a la locución. Me he formado muchísimo como persona. Me he realizado como ser humano. Esto no es tanto de verlo como un trabajo cualquiera. La locución es un nivel distinto. Es un estilo de vida. De satisfacción propia.

El hecho de que al tomar un taxi el conductor te pregunte si trabajas en la radio porque reconoce tu timbre de voz, eso no tiene valor.

El saber que a través de nuestras palabras y nuestros sentimientos podemos salvar vidas es fabuloso. En alguna ocasión en un evento alguien se me acercó y me saludó diciéndome que quería agradecerme porque gracias a mi no se había suicidado. Esta persona tenía planes de acabar con su vida y por cosas del destino resultó escuchando Estrella Estéreo y por algo que yo dije y la canción que coloqué después (’Siempre alegre’) lo hizo recapacitar. Eso me pareció muy bonito.

A veces no alcanzamos a dimensionar lo que nuestra voz y nuestras palabras hacen y es a mucha gente a la que llega. En lo personal yo trato de que lo que transmita le llegue al corazón de las personas y esto es muy satisfactorio.

G.P.: Muy amable.

W.S.: Muchas gracias, por este espacio. Sabemos que en Canadá también nos escuchan y espero que desde Montreal nos sintonicen en sus dispositivos móviles totalmente gratis. Siempre vamos para adelante tratando de entregar este talento que Dios nos regaló para podérselo brindar no solamente a las personas que están aquí en nuestra ciudad sino a todos los que nos escuchan en el exterior.

Y por qué no pensar estar por allá con alguno de nuestros eventos que realizamos en el exterior de ‘Viejotecas Estrella por el Mundo’ para poder estar más cerca de la gente y poder disfrutar con ellos de la mejor manera.


'En presentaciones en vivo me gusta dentro de la improvisación también innovar.'

Williamson Serna. Foto Archivo Personal.

213 views

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280). 
  

 

CONTACTANOS O DEJANOS UN COMENTARIO
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin