Andrés Nieto Molina: “La Radio Es Mi Vida”

No necesariamente todo el tiempo los hijos eligen seguir los pasos de sus padres. Algunos se dedican a actividades muy distintas y de hecho en algunos casos son los mismos padres quienes no quieren que sus hijos se dediquen a lo que ellos hacen.

En la familia del ilustre hombre de radio, Julio Nieto Bernal (q.e.p.d) sus hijos, Alejandro Nieto Molina (q.e.p.d) y Andrés Nieto Molina, quisieron continuar con el legado que forjó su padre en los medios de Colombia y este siempre los apoyó.

Andrés Nieto Molina dice que lo único que sabe hacer es radio y fiel a su vocación que comenzó desde muy temprana edad, vive, respira y se apasiona con la radio. Sus comienzos radiofónicos los divide en dos etapas de las cuales una de ellas fue la radio juvenil, aquella en la que su nombre ya tiene ganado un merecido espacio en este formato de la historia radial en Colombia.

Inquieto por experimentar y aprender siempre, Andrés Nieto Molina, está constantemente siguiendo los pasos de la tecnología la cual aplica como recurso obligado a la nueva era de hacer radio, pero nunca olvidando esa sólida base que aprendió de sus antecesores, en la que los buenos contenidos y una voz educada, hacen que la magia de la radio siga perdurando.

Desde Chile, país en el que actualmente vive, Andrés Nieto Molina nos comparte momentos trascendentales de su vida, parte de lo que ha sido su carrera en la radio de Colombia y los proyectos que tiene a futuro con lo que ha sido y será su vida siempre: La Radio.

Andrés Nieto Molina. Foto: Juan Aguayo



Por: Germán Posada



G.P.: ¿Cual sería ese primer indicio de saber qué su deseo en la vida era trabajar en radio?

A.N.: Yo creo que eso es como un instinto natural. Eso va en el ADN, uno nace con eso. Resulta que yo soy de una familia de radio, mi papá, Julio Nieto Bernal, fue una de las glorias de la radio de nuestro país y por algún lado eso se pega. Eso es contagioso. Peor que el coronavirus.

Yo crecí en la casa de un gran radiodifusor que permanentemente estaba en contacto con la radio, respiraba radio, hablaba de radio, de música y después deportes. Todas esas cosas definitivamente me marcaron. Ahora más que nunca pienso que a los que son papás y me lean, lo que usted transmita a sus hijos va a ser muy importante para el futuro de ellos. Yo creo que eso pasó conmigo. Desde niños, mi papá nos transmitió esa pasión y ese amor por la radio a mi hermano Alejandro y a mí. Recuerdo que con Alejandro hacíamos radio experimental en Medellín cuando estábamos en el colegio. Cogíamos tres grabadoras y grabábamos los comerciales de un lado, en otro grabábamos audios con voces y en otro nuestras propias voces y hacíamos unos programas deportivos y radionovelas buenísimas. Desde esa época comenzamos a seguir a mi papá.

Un poco también la historia tiene que ver con que mis papás se separaron cuando éramos my niños, en ese entonces vivíamos en Medellín y mi papá vivía en Bogotá y nuestras vacaciones en la capital con él, era acompañarlo al estudio de Caracol en la 19 con octava a verlo hacer radio todas las tardes. Así como muchos niños en vacaciones iban quizás a una finca ó a la playa, las nuestras eran en estudios de radio. Por ahí es la cosa.


G.P.: De manera qué tiene apego con Medellín?

A.N.: Mi mamá es de Medellín y nosotros vivimos muchos años en Medellín. Yo me gradué del Colegio San Ignacio de Loyola de los Jesuitas. Le cuento que casi no me gradúo. Tuvieron que poner un abogado para sacarme del colegio. Me tiré dos veces sexto, no podía con el cálculo y la física. Pero afortunadamente logré graduarme. Tengo mucha familia en Medellín de manera que tenemos un contacto muy estrecho con Antioquia. De hecho mi esposa es de Medellín.

G.P.: Para el reconocido Armando Plata su papá Julio Nieto Bernal fue uno de sus referentes en su carrera. ¿Para usted quién ha sido referente en su profesión?

A.N.: Empecemos por mi papá y mi hermano. No están con nosotros físicamente pero si espiritualmente y yo siento mucho apoyo y mucha ayuda de ellos. Mi papá antes de irse se sentía muy orgulloso de mi trabajo. El me ayudaba y me asesoraba mucho con un programa que yo tenía en RCN los fines de semana que todavía existe y se llama ‘El fin de semana’. Me recomendaba personajes, entrevistados, casi nunca me llamaba la atención por mi forma de hablar al aire y le gustaba mi estilo que era disjokey porque yo empecé en la radio haciendo de DJ.

Y mi hermano Alejandro que quizás se convirtió en el ejecutivo más importante que ha tenido la radio Colombia a pesar de su juventud. Llegó a ser el Gerente General de la Cadena SER de España. Es quizás la Cadena de Radio en nuestro idioma más importante del mundo. Allí estuvo por cuatro años. Yo diría que hizo una media revolución en España. Se destacó en Caracol Radio. También fue talento al aire y era fantástico.


G.P.: ¿Cómo describe ese debut en la radio de Veracruz Estéreo?

A.N.: Yo siempre hablo de dos etapas en mi vida de radio. Una de niño que es la te comenté de mis vivencias junto a mi hermano Alejandro cuando vivíamos en Medellín. Era la época de los casetes. Por medio de mi papá, uno de esos casetes que grabábamos llegó a las manos del afamado periodista Wbeimar Muñoz Ceballos y él se lo recomendó a otro radiodifusor muy importante que hubo en Colombia, Humberto Vilches Verá (qepd), y gracias a esto nos pusieron a hacer un programa de radio en La Voz de Antioquia todos los sábados en la mañana. Esa sería una primera etapa con la radio infantil.

Lo mío siempre fue música y radio. Luego terminé el colegio y vino el cambio de voz. Al vivir en Medellín tuve la fortuna de oír dos emisoras. Una era Radio Disco y luego Veracruz Estéreo. Una radio muy bien hecha por dos tipos muy talentosos. Donnie Miranda y Tito López. Yo crecí oyéndolos a ellos y me mantenía ‘engomado’ y ‘encarretado’ con el tema de la radio juvenil.

En Veracruz traté primero de entrar de forma normal, es decir, haciendo una llamada y ofreciéndome como DJ y no fue posible. De la única manera que fue posible fue a través de mi papá que era amigo del gerente. Estando estudiando Derecho en la Universidad Javeriana en Bogotá, grabé otro demo y se lo hice llegar a Alberto Vásquez, gerente de Veracruz, en esa época, él escuchó el casete, le gustó mi voz, la pronunciación en inglés y dio la orden para que empezara.

Buscando el sueño de la radio dejé mi carrera en Bogotá, me fui para Medellín, me presenté y comencé a hacer un turno justo después del programa ‘Despiértese con Veracruz’. Era de 12 a 2 de la tarde. Allí estuve por espacio de un año. Esa fue mi entrada a la radio musical en Medellín.

G.P.: ¿Qué significó en su carrera su paso por Súper estéreo y Radioactiva?

A.N.: En Medellín trabajando en Veracruz Estéreo me sentía muy bien. Tenía novia, ganaba bien y mis tías me acogieron muy bien en sus casas. Sin embargo llegó un momento en el cual comencé a sentirme mal porque en realidad mi casa estaba en Bogotá y allá estaba mi mamá. Me devolví para Bogotá y me contacté con Fernando Pava, gerente de Súper Estéreo de Bogotá. Por esa época su equipo estaba montando el proyecto ‘Súper Estación’ en Medellín, muy parecido al de Veracruz Estéreo.

Fernando me acogió muy bien y me dio la oportunidad de comenzar haciendo un turno en 88.9 por espacio de dos años. Súper Estéreo fue una estación muy exitosa.

Luego de esto vino Caracol y montó el proyecto de Radio Activa en donde me vinculé con ellos por espacio de diez años.

G.P.: ¿Ya con experiencia y trayectoria por qué quiso ir a estudiar periodismo en la Universidad Jorge Tadeo Lozano?

A.N.: Esa fue una muy buena oportunidad. Yo ya tenía unos siete años de experiencia haciendo radio y por esa época se creó una ley para profesionalizar a comunicadores sociales.

Varias universidades del país crearon un programa para poder terminar en especial la parte teórica de la comunicación. Había mucha gente que estaba haciendo periodismo que por una u otra razón no pudieron terminar sus carreras y afortunadamente en esa época yo me enteré. De hecho varias de estas personas ya habían ganado el Premio Simón Bolívar y no habían estudiado periodismo.

El programa tuvo una duración de dos años, era semi presencial y lo hicimos durante los fines de semana. La práctica la acreditaba nuestra experiencia. De esta manera me gradué como Periodista Comunicador Social de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, entre las personas que terminamos el programa estuvieron Angelino Garzón, Marcela Sarmiento que hoy trabaja en ‘Despierta América’ en Univisión en USA y Humberto Rodríguez Calderón ‘El Gato’.

G.P.: ¿Y qué estudió en Estados Unidos?

A.N.: Estando en Radio Activa me quise dar un año sabático y casualmente mi entrañable amigo, Simon Brand, vivía en Miami y me invitó para esa ciudad con el ánimo de perfeccionar mi inglés y quizás buscar una oportunidad laboral. Me fui para la Universidad de Miami y alcancé a hacer unos tres cursos cortos en Historia del Siglo XX y a la par tomaba cursos de inglés.

G.P.: ¿Por qué ese salto de la radio musical a probar en otras áreas como en los deportes?

A.N.: A mí papá, a mi hermano y a mí siempre nos interesó el deporte. Mi papá fue Director de Coldeportes y miembro del Comité Olímpico Colombiano. Mi hermano era un aficionado por el fútbol americano y el beisbol. De hecho lo que yo hago en deportes americanos es un poco de homenaje en el nombre de mi hermano Alejandro.

A mi personalmente me gusta mucho el fútbol y sobretodo el futbol internacional. En Miami tuve la fortuna de seguir vinculado a Caracol y tuve la oportunidad de ser parte de un equipo de deportes dirigido por el periodista Norberto Longo, un argentino muy famoso que ya murió y trabajó con Univisión.

Luego de dos años al volver a Colombia hablé con las directivas de Caracol y les dije que podía hacer más cosas fuera de la música como periodismo cultural, estilo de vida, sociedad y deportes. Así poco a poco me fueron dando la oportunidad y estuve en la Cadena Básica de Caracol y pude acompañar muchos equipos periodísticos muy tesos. Tuve como jefe a Yamid Amat y trabajar con colegas como María Isabel Rueda y Néstor Morales. Hice programas con Hernán Peláez, hacía secciones en el Noticiero de Darío Arismendi. Cuando pasé a RCN trabajé con Vicky Dávila y hasta hace poco con Hassan Nassar.

Actualmente hago un podcast dedicado a deportes americanos.



Yo presentaba, anunciaba y era lanza discos por lo cual me siento muy orgulloso a pesar de ser periodista graduado con algunas especializaciones. A mí me gustan las noticias de sociedad, del estilo de vida, cultura y deportes. Me gusta esa posibilidad de ser versátil.

Andrés Nieto Molina. Estudios 88.9 FM. Bogotá (1989). Programa: 'SUPER VIDEOS'

G.P.: Mencionó algunas figuras de los medios de nuestro país. Entre otros, quizás olvidó a Julio Sánchez Cristo con quién también trabajó. ¿Buenos aprendizajes? ¿Estrés? ¿Experiencias agradables cómo desagradables?

A.N.: ¡Claro! Un noticiero siempre genera estrés. Hay unos que tienen un temperamento más fuerte que otros. En lo personal no tuve problema con ellos. Me parece que siempre existió una línea de respeto, tal vez por mi origen, por qué estaba ahí sentado con ellos. Si percibí un trato muy fuerte y muy exigente con otros compañeros míos. Eso no lo podemos negar.

‘Yo creo que el tema cultural influye mucho. El tema de saber que tú tienes un valor y que es importante que tú estés acompañándolos en grupo, yo creo que ellos valoraban eso y por eso no tuve casi encontronazos con ellos.’‘

Aprendí mucho de ellos. Más de unos que de otros. A Hernán Peláez le aprendí muchísimas cosas de las que hoy conservo. A Julio Sánchez Cristo también.

Una frase que a mí me gusta mucho usar en este tipo de entrevistas es ‘Uno tiene que dejar huella sin pisar a nadie’. Yo la leí en algún lado y siento que eso es así. Uno no debe atropellar a los demás. Es un poco la lección que me dejó también mi papá.


G.P.: ¿Qué nos cuenta de ‘La señal de la Mañana’ en Radio Nacional?

A.N.: Ese nombre se lo pusimos en la época en la cual yo estuve. Era un enfoque mucho más de regiones, un formato multicultural colombiano. En total estuve en Radio Nacional unos tres años.



G.P.: ¿Cuáles son sus pensamientos para su padre y hermano?

A.N.: En radio hay muchas envidias y egoísmo pero también hay admiración por tu trabajo. Ante todo admirar a la gente con la que trabajas. Mi papá siempre me dijo que era muy importante mantener la educación y la cultura. Me decía que esto generaba respeto de los demás hacia uno. El famoso periodista Ryzsard Kapucinsky decía que para ser buen periodista se necesita ser ante todo una buena persona.

Con mi hermano aprendí a no preocuparme tanto por los temas de los demás. A mí me preocupaban muchas las cosas que me rodeaban pero que no tenían que ver conmigo. Alejandro me decía: ‘ese no es tu problema’. Hoy trato de practicar y aplicar esto en mi vida diaria.


G.P.: ¿Qué opina de los avances tecnológicos? ¿Quizá están siendo crueles con tantas figuras de nuestra radio que poco a poco comenzaron a quedar arrinconados por no estar a la par con ellos?

A.N.: Yo creo que ante todo a mí me tocó ver el caso de un personaje muy famoso de radio que se llama Ernesto Díaz, es un ingeniero grabador de Caracol que trabajó mucho tiempo con personajes como Otto Grefenstein, Julio Nieto Bernal y Enrique Paris, entre otros.

Yo acompañaba a mi papá a grabar unos segmentos que él tenía en Caracol Estéreo que se llamaban ‘Después de las Horas’ y recuerdo cuando veía a Ernesto grabando y editando con la cinta grande de carrete que era muy difícil. Y después por mucho tiempo trabajé y grabé programas con él. El siempre se iba adaptando. Y lo pongo de ejemplo a él porque uno tiene que adaptarse a la nueva tecnología. Uno no puede dejar que esto arrase con nosotros. Uno tiene que tratar de estar a la par. Por eso creo que es muy importante ya que el mundo es tan tecnológico, tan digital, tratar de estar a la par con todo esto que está ocurriendo.

Con respecto al tema de la radio que es lo que más nos interesa a nosotros siempre se ha dicho que la radio va a desaparecer, que se va a acabar, pero eso no es verdad porque a la radio la están matando desde la era de la televisión. ¡Qué el FM! ¡Qué el mundo digital! ¡Los celulares!, etc. y ahí sigue la radio.

Mientras hagamos buena generación de contenidos, buenos programas, cosas entretenidas que le puedan interesar a una gran audiencia, siempre vas a estar ahí la radio. La tecnología lo que va a hacer es ampliar esos canales de distribución y facilitar tu vida. Yo hago un podcast de historias deportivas con mi celular todos los días con dos amigos uno en USA y otro en Colombia y yo desde Chile. Eso hace 10 años era imposible. Yo creo que ante todo es tratar como hizo Ernesto Díaz de ir a la par con la tecnología. Yo soy muy amigo de la tecnología.

G.P.: Se debate quizás con nostalgia de aquella magia de la radio de la cual fue pionero su papá, en la que usted comenzó y de la que ahora la tendencia es hacerla a través de video. ¿Cómo la describe usted? ¿La magia de la radio se está perdiendo haciéndola así?

A.N.: No me gusta pero hay que hacerla. La voz siempre va a ser mágica por eso invito a que consumamos podcasts porque esto mantiene y crea esa atmosfera sonora a los que nos gusta el sonido.

¿Por qué ahora hay que meterle video al audio? Creo que aquí se pierde mucha personalidad. La voz era muy importante para los clásicos. Las nuevas generaciones si prefieren estar pegados a la cámara. Yo le digo a las nuevas generaciones que no se puede estar todo el tiempo fijo a una pantalla porque hay que hacer otras cosas, por ejemplo conducir o hacer deporte, etc. Con los audífonos se crean atmosferas sonoras que solo dan los podcasts.

Al final si tú metes una cámara a un estudio lo que vas a hacer es ver como el locutor se rasca la cabeza y eso es algo más voyerista que radio como tal. Son muy pocos los que hacen el tema de imagen-radio bien hecha. En Argentina hacen ‘Vorterix’ que es algo muy bien hecho. También en Colombia con La Kalle a diferencia de otros más experimentales.

Además porque no tenemos la imagen tan linda que tienen otras personas, entonces esto tampoco nos ayuda (jajaja).

G.P.: ¿Qué opina de la difícil situación que atraviesa actualmente la emblemática empresa Caracol Radio?

A.N.: Yo pienso que es un problema general de los medios en el mundo. Recientemente leí que El Espectador parece que se acaba su circulación diaria para volverse de nuevo semanal. La situación está grave y más en el momento que no hay casi anunciantes, nosotros vivimos de la publicidad, vamos a tener que hacer la reingeniería y no sé de qué forma. Sé que a colegas míos de radio en Colombia les redujeron el salario y muchos salieron en recortes. Creo que todos los medios están sufriendo y no la están pasando bien. En algún momento tendremos que recuperarnos. El tema del coronavirus definitivamente está afectando a todo el mundo. Es definitivo observar cómo las nuevas audiencias quieran consumir medios.

G.P.: ¿Qué está haciendo profesionalmente en Chile?

A.N.: Vivo aquí hace un año. Mi esposa tuvo una oferta laboral muy interesante y el matrimonio es una sociedad que siempre va para donde mejor sople el viento. Chile es un país muy agradable y muy bonito. Santiago es una ciudad bien interesante. Creo que hay decisiones que hay que tomar en la vida y lo nuestro es más un tema laboral que otra cosa. Aquí nos estamos abriendo campo en lo que sabemos hacer.

Estoy trabajando en un proyecto de una cadena muy importante de radio en un proyecto para inmigrantes porque este país recibe muchos inmigrantes. Ahora todos los medios son nichos y el podcast es para audiencias y públicos determinados con gustos determinados.


G.P.: ¿Y sigue vinculado con los medios en Colombia?

A.N.: Básicamente estoy haciendo varios podcasts pagados en Colombia.

Estamos en proceso de renovación con BetPlay la Casa de Apuestas para la cual producimos un podcast a manera de ‘Tipsters’ en donde recomendamos noticias de deportes basadas en hechos y estadísticas sobre partidos, lo hago con Germán Arango periodista deportivo de Colombia, Guillermo Díaz y Samuel Giraldo.

Con el Sena hacíamos unos podcasts institucionales y estamos en el tema de continuarlos. Ahora con el Coronavirus todo se ha detenido.

Con Fernando Pava en medio de la pandemia abrimos el programa ‘El Zoológico’ un programa clásico de la radio juvenil en Colombia. Fernando está activo en las redes sociales y poco a poco vamos trabajando en ello en radio convencional y digital.


G.P.: ¿En qué consiste su podcast ‘La sacó del Estadio’?

A.N.: La Sacó del Estadio es el podcast que más cariño le tengo porque es un proyecto personal. Es un ejercicio periodístico deportivo con dos periodistas. Desde Estados Unidos me acompaña Kenneth Garay, relator de ESPN, es un colombiano-americano y en Antioquia un periodista freelance, experto en futbol americano Danny Marulanda.

En MundoNet Radio con Charlie Palacio suena nuestro podcast.


G.P.: ¿Cómo se ha vivido los desastres de la Pandemia en materia de radio en Chile?

A.N.: Tengo un amigo que es el gerente de Radio Cooperativa que tienen a su personal emitiendo desde sus casas. Esto en la parte operativa.

En cuanto al cubrimiento es una radio buena no mejor que la colombiana. Aquí hay un noticiero que hace un señor muy importante que se llama Tomás Moschetti él es el director de Radio Bío Bío. Las dos primeras horas de la mañana como la radio de los ochenta, un hombre y una mujer leen noticias una hora entera, es muy agradable, hay buena música y leen muy bien y pausado, pero esto ya lo hicimos hace mucho tiempo en Colombia.


Chile además no genera tanta noticia como Colombia pero tiene su tecnología muy desarrollada.

G.P.: ¿Mencionaría alguna voz que lo descreste?

A.N.: Definitivo, la de mi papá. Admiro mucho a Julio Sánchez Cristo. Es un periodista más influyente. Cuando dirigí W Radio le pedí que fuera el voice over de la emisora y grababa todas la promociones.


G.P.: ¿Qué es la radio para Andrés Nieto?

A.N.: La Radio es mi vida. Ha sido y será mi vida siempre. Yo lo único que sé hacer es radio.

Me parece que hoy más que nunca y es sobre todo un mensaje para las nuevas generaciones que traten de descubrir la magia de la radio.

Veo que la radio ha perdido mucho interés en la nueva generaciones. Dicté unos talleres en la Universidad Sergio Arboleda de radio y cada vez veo menos interés por la radio en las nuevas generaciones.

No le han encontrado la delicia ni el sabor a un medio que marcó y marca la vida de muchos como en el caso mío y la de muchos.

¿Qué hubiera sido de la radio si no hubiera existido en momentos históricos del país o del mundo? En hechos como la segunda guerra mundial la radio fue muy importante, igualmente la llegada del hombre a la luna.

La radio además como decía mi hermano es la red social gratuita por excelencia. Lo que hacen los twiter ya lo hacia la radio hace 20 años.

Invito a que redescubramos la radio.


“Uno no debe atropellar a los demás. Es un poco la lección que me dejó también mi papá.

Andrés Nieto Molina y su padre Julio Nieto Bernal. Foto: El Tiempo.


455 views

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280). 
  

 

CONTACTANOS O DEJANOS UN COMENTARIO
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin