Jairo Velasco: “La radio es un compromiso con uno mismo”


Jairo Velasco. Foto Archivo Personal.




La radio la hacemos todos, tanto la gente que está frente a un micrófono, como los que estamos atrás, porque somos un equipo. Si no trabajáramos en equipo no se podrían hacer realidad los grandes logros que se han conseguido. Estas líneas podrían reunir el compendio perfecto de esta agradable charla con Jairo Velasco, reconocido director de producción radial en Colombia y en el exterior.


Jairo Velasco es oriundo de la región del Magdalena medio, criado en el municipio de Vélez en Santander, región reconocida en Colombia por la producción de bocadillo. Desde muy pequeño ayudaba a sus padres en los oficios del campo y con el tiempo trabajó en cafeterías y restaurantes, además fue mesero y también patín.

Pero la vida le tenía otro destino muy distinto y le mostró que la radio era su camino a seguir. Prácticamente desde cero se inició en su profesión y con esmero y dedicación logró escalar valiosos peldaños que lo han hecho acreedor de importantes distinciones y a ser pieza clave en el éxito y reconocimiento a nivel nacional e internacional de una empresa como Caracol Radio.


Jairo Velasco es sin duda alguna una gran inspiración para las nuevas generaciones que incursionan en el mundo de la producción radiofónica, y que ven en él fusionados la experiencia, el talento y el conocimiento, condiciones que sólo aquellos llamados Maestros pueden reunir.



Por: Germán Posada



¿Cuántos años trabajando en radio?

J.V.: Comencé en el año 69, ya sumo más de medio siglo en esta tarea. En Radio Súper trabajé 12 años y en Caracol ya pasé los 40.


¿Cómo resultó metido en el mágico mundo de las ondas hertzianas?

J.V.: Desde niño a mí me parecía fascinante que esa gente que hablaba en un micrófono los pudiera uno escuchar a través de un radio. Entré a la radio porque en un trabajo que tenía yo les llevaba tinto a los locutores, en las emisoras Tricolor, El Dorado y Radio Metropolitana que quedaban en la Calle 14. Recuerdo que me ganaba 250 pesos y me daban propinas de 10, 20 y 30 centavos.

Comencé en Radio Splendor que era una emisora afiliada a Todelar, dos años después se independizó y se formó la Cadena Súper de Colombia, Álvaro Pava y Alberto Díaz Mateus, gran narrador de hípica en Todelar, tomaron la gerencia de Radio Súper y me hicieron la invitación para trabajar con ellos ofreciéndome el doble de lo que me ganaba en Splendor.

Comencé desde muy abajo como patin, llevando papeles de un lado a otro, luego fui cobrador, operador de audio, grabador, llegué a ser jefe de grabadores y operadores. Trabajé como reportero con Carlos Arturo Rueda C, Gabriel Muñoz López, Cristóbal Américo Rivera, Arada de San Martín, Darío Silva, Pastor Londoño, Oscar Restrepo, Sergio Ramírez, Marco Antonio Bustos, Pache Andrade, los hermanos Moncada Campuzano, y con una gran cantidad de figuras que ya no están con nosotros. Así comencé a escalar y vieron cualidades en mí y mi fascinación por lo que hacía.


¿Y cómo se dieron las cosas para llegar a ser Productor General?

J.V.: Déjeme decirle que antes de nosotros no existía esta actividad de productor general porque todo era grabado y a través de libreto. Cuando Caracol Radio comenzó con programas de noticias en vivo comenzó nuestra labor en la producción general y en particular considero que la persona que hace esa labor, es un periodista más dentro del grupo. Le cuento que yo soy periodista graduado de la Uninpahu, y toda mi vida he tenido muy buen olfato periodístico.


Esta labor la comenzaron Rubén Alfonso Castañeda y William Rojas (Campás), ambos, antiguos colegas de trabajo. Rubén me invitó a trabajar en Caracol cuando yo trabajaba en Radio Súper, pero el anhelo para esa época era trabajar para Caracol. El día que me conoció Yamid Amat me saludó amablemente y me contrató. Me atrevería a decir que he sido quien ha tenido el contrato más rápido en Caracol, llegué a las 10 de la mañana y a las 10:15 ya estaba trabajando.

Comencé de lleno en la producción general cuando se retiró Rubén para irse como periodista del Noticiero de las Siete. Yamid me dijo que me quedara como productor general. Nos tocaba a través de operadoras conseguir personajes no solamente en Colombia sino en diferentes partes del mundo. Fue así como comencé a hacer carrera en esta área en Caracol, empresa de la cual me siento muy satisfecho de ser parte de ella. Gracias a Dios pude demostrar mi talento con éxitos, triunfos y al mismo tiempo logré hazañas en una época en donde no teníamos los medios virtuales como los hay hoy en día.



¿Si no me equivoco todos estos años ha estado trabajando en 6AM-9AM?

J.V.: También he sido productor de varios programas en Caracol pero si cabe resaltar que poco a poco comenzamos a posicionarnos en el programa de mayor audiencia en Colombia, 6AM- 9AM, en donde habían incursionado personalidades como Yamid Amat, Juan Gossain, Javier Ayala, Alberto Giraldo, Alfonso Castellanos, Antonio Pardo García, Juan Guillermo Ríos, Julio Nieto Bernal y Antonio Panesso, entre otros.

Un dato interesante es que en aquel entonces cuando se inició el programa, Julio Sánchez Cristo, nos acompañaba en la producción de 6AM- 9AM. Luego pasó al grupo de la mesa, pero seguía alternando su labor de productor con el de periodista del programa.



¿Cómo periodista me imagino que le picó en algún momento querer trabajar frente al micrófono?

J.V.: Sinceramente tener la oportunidad de trabajar al lado de monstruos del periodismo en Colombia y uno también siendo periodista, es un inmenso honor contribuir con nuestra labor.

En la actualidad hay muchachos que salen de las facultades de Comunicaron Social con mucha teoría pero no tienen la experiencia ni la práctica. Y peor aún, muy mal informados.

Me imagino qué debe tener un banco impresionante de datos con nombres y teléfonos ¿Podemos conocer una cifra tentativa?

J.V.: Yo creo que se supera los 20 mil contactos telefónicos de personajes de Colombia y el mundo. Esto es un logro muy valioso teniendo en cuenta que a nosotros nos tocaba apuntar en agendas. Después se facilitaron las cosas con la llegada del computador y herramientas como la tableta y el celular.



Con su trabajo se imagina uno de que habla algún otro idioma aparte del español ¿Es así?

J.V.: La gente se pregunta cómo es que logramos hacer todos estos contactos. Digamos que con el inglés, el italiano y el portugués me defiendo un poco, pero tenemos recursos como personas que realmente hablan otros idiomas muy bien, pero en esto cuenta mucho la astucia que nosotros tengamos. Nosotros estamos prácticamente más adelantados que el mismo director.

Sinceramente contactar personalidades como Sophia Loren, Robert Redford, Arnold Schwarzenegger ó Silvester Stallone, por mencionar solo algunos, es algo inimaginable.



¿A quién considera fue el primer personaje de peso en Colombia que logró contactar?

J.V.: Son tantos personajes que me cuesta responderle, pero quizás me atrevería a decirle que pudo haber sido Gabriel García Márquez cuando ganó el Premio Nobel de Literatura, por aquella época yo entraba a trabajar a Caracol.



¿A quién por ejemplo le ha costado contactar pero finalmente lo ha logrado?

J.V.: Alguna vez tuvimos al Príncipe Felipe actualmente el Rey de España, mucho tiempo nos demoramos para contactarlo, algunos personajes como él por el protocolo que cumplen, a veces ni pueden hablar.

Y así por el estilo pasó con Pinochet, Anastasio Somoza, Stronger, Omar Torrijos, Carlos Menem y Lula da Silva. En el exterior Yamid decía que se sentía muy orgulloso porque Caracol era un referente muy importante para entrevistar personajes demostrando la tenacidad profesional de su equipo.

Le cuento que a finales de los 70s e inicios de los 80s, la Cadena Ser se encadenaba con nosotros porque ocurrían muchas noticias de golpes de estado en centro América, y a esto se sumaba la violencia del narcotráfico en nuestro país, y el protagonismo de la guerrilla. La Cadena Ser se maravillaba porque teníamos mucha agilidad y capacidad profesional. No llamaban a los países donde ocurrían los hechos sino que hacían conexión directamente con nosotros porque Caracol era y es la cadena que transmitía en directo estos acontecimientos.



¿Nos comparte experiencias que lo hayan marcado bastante dentro de su carrera?

J.V.: Cuando llegó Darío Arismendi a Caracol hace 30 años en su debut con la Guerra del Golfo Pérsico en Irak, antes de que comenzara esta guerra teníamos listos los contactos de colombianos que estaban participando en esta guerra como soldados norteamericanos.

Cuando derribaron las Torres Gemelas ha sido de lo que más me ha impactado, llamamos a mucha gente afectada por esto.


El día que Nelson Mandela salió de la cárcel, lo pudimos contactar y lo entrevistamos junto a su esposa Winnie, por esta exclusiva, porque fue el día en el que recuperó su libertad, ganamos el Premio Simón Bolívar, Rubén Alfonso, Julio Sánchez Cristo y yo.


Una vez nosotros evitamos que le dieran golpe de estado a León Febres Cordero en Ecuador, una fuente me llamó diciéndome que al parecer le habían dado golpe de estado. Yo llamé a muchos contactos en Ecuador y me dijeron que no. Yamid me preguntaba qué cual era mi opinión sobre el tema y yo le respondí que confiaba mucho en esa fuente. En esos instantes León Febres Cordero se encontraba en una base militar llamada Taura en la ciudad de Guayaquil. Caracol anunció este extra a nivel mundial y por la expansión de la noticia, los militares resolvieron liberar al presidente que en realidad si estaba en esa base militar, pero en condición de retenido por ellos. Gracias a esta información de Caracol se evitó ese golpe de estado que se estaba planeando en Ecuador.

En 1980 mientras la presidenta transitoria de Bolivia, Lidia Guélier Tejada estaba en un aeropuerto en Paris, el General Luis García Meza le dio golpe de estado en Bolivia a través de Caracol Radio dando declaraciones de que ella no podía entrar a Bolivia porque él se estaba autoproclamando presidente.


En alguna ocasión a mí me llamaron de Panamá y me dijeron que El Tigre Manuel Antonio Noriega le había dado golpe de estado al presidente Nicolás Ardito Barleta, yo le creí a la fuente que me llamó pero Yamid Amat me dijo que corroborara esa información, llame y me dijeron que no era cierto. Utilicé otra fuente que me dio un número telefónico y me dijo que preguntara por Elena G”, cuál sería mi sorpresa que no me contestó la tal Elena G, sino Jorge Illueca confirmándome que él era el nuevo presidente de Panamá, y además que en ese momento estaba conversado con el presidente de Colombia Belisario Betancur por lo que no podía hablar con nosotros, yo le insistí y le dije que en 30 segundos dijera a Panamá y al mundo a través de Caracol Radio que él era el nuevo presidente y aceptó, esa es una noticia que la recuerdo con mucho aprecio dentro de mi carrera de periodista y productor.


No creo que mi permanencia en la radio haya pasado desapercibida.

Jairo Velasco en compañía del cantante Juanes. Foto Archivo Personal.



¿Qué llamada se le ha caído al aire?

J.V.: Una vez tuvimos al Papa Juan Pablo II, en ese momento él estaba en Japón y cuando lo íbamos a saludar se nos cayó la llamada, y le estoy hablando de la nueva tecnología.



¿A quién no ha podido contactar?

J.V.: De pronto la Reina Isabel.


¿Cuál es el promedio de personas qué contacta durante una emisión?

J.V.: Mi promedio en mi jornada laboral es de 10 a 15 personalidades para contactar y poder entrevistar. Todos los días propongo temas y además hasta preguntas para los personajes. Lo mismo hacía antes con Darío Arismendi y con Yamid Amat. Uno cree todo el tiempo que los directores están enterados de todo y la verdad no es así, entonces toca apoyarlos bastante para algunas entrevistas.



¿Definitivamente su labor no es como conducir un auto de Fórmula 1 pero se requiere de adrenalina, verdad?

J.V.: Este es un trabajo de mucha acción, en donde hay que estar muy atento y concentrado. También tiene sus riesgos. En la época de la violencia en Colombia con en el narcotráfico éramos amenazados por ellos.

En la toma de la Corte Suprema de Justicia por el M-19, yo estaba en la Casa del Florero cuando entró el M-19, yo corrí al Congreso y llamé a Caracol Radio y Yamid me dio el cambio con un extra por lo que estaba ocurriendo allí, siete horas y media estuve viendo y haciendo informes con los congresistas que estaban en el Senado. Después comenzaron a dejar entrar a los periodistas y mis compañeros reforzaron la información.

En la catástrofe de Armero, Rubén y yo sugerimos en Caracol contactar a nuestros operadores que eran radioaficionados para que se comunicaran a través de una avioneta que volara la zona. Así se hizo y contactamos a un radioaficionado y este con un piloto volaron la zona y a través de Caracol le anunciaron a Colombia y el mundo que de Armero no quedaba nada. Que había sido borrado del mapa.

Sinceramente, todo esto es como para escribir un libro y uno muy grande.

¿Y se animaría a escribirlo?

J.V.:¡Sí, claro! Y sobre todo para explicar la labor que mucha gente detrás de cámaras y de micrófonos realizamos y que contribuimos para el logro del éxito de un programa o de una empresa radial.

A mí me quisieron contratar de otras cadenas como CNN y pude haber trabajado allí al lado de la periodista Ángela Patricia Janiot, pero no fue posible por no hablar bien inglés. Eso fue triste para mí.

La Cadena SER también me hizo varias ofertas pero tenía responsabilidades familiares muy fuertes que me impedían hacerlo. He tenido tristezas y alegrías, también objetivos que no se han podido lograr, pero al mismo tiempo todos los días me levanto y le doy gracias a Dios por la satisfacción que me da de poder seguir trabajando.



Usted menciona que algunas veces no se han logrado objetivos. ¿Cuéntenme qué en especial lo ha frustrado en su carrera?

J.V.: Cuando uno hace su labor de productor quiere que el personaje al que uno le dedico tiempo y esfuerzo, sea aprovechado al máximo, pero suele suceder que en algunos casos las personas encargadas no hacen preguntas claves. Yo les mando preguntas y a veces se quedan tan cortos en la entrevista que da lástima desaprovechar así a los invitados. Uno está enterado y le ha costado tiempo para lograr conseguir a esa persona.

A veces el ego de determinados personajes puede más. Queda la satisfacción que como productores conseguimos el personaje pero si queda la frustración cuando uno siente que fue desaprovechado. Esto molesta porque dedicamos mucho esfuerzo. Yo creo que un personaje no se puede malgastar con preguntas que no van.

A Yamid Amat yo lo admiro, quiero y respeto mucho. El que es mi maestro y que ha sido maestro de maestros, me decía a veces: ¿Jairo tú por qué no preguntas?

Cuando yo me gané el primer premio me dijo que tenía que ganarme varios porque yo era muy bueno. Para él yo tenía que ganarme varios premios para que no pareciera como si ese primero me lo hubiera ganado de suerte. Y efectivamente así fue, puedo decir con orgullo que he ganado varios premios, algunos compartidos con mis colegas. Tener galardones como el Simón Bolívar, CPB, Rey de España y Ondas, es una satisfacción y orgullo muy grande. Yamid siempre nos tenía presentes en esos premios porque para él, esa era la labor más fuerte que se hacía en el periodismo.


¿Tiene en mente algún candidato para que herede este importante legado de información cuando usted decida definitivamente dejar de trabajar en radio?

J.V.: La gente que está comenzando me llaman a pedirme información, yo soy una guía abierta para todos los medios, no solamente en Caracol.

Hay muchachos que si pueden dar, que son buenos, pero hay otros que les falta mucho compromiso y amor por lo que se está haciendo. Esto hay que sentirlo.

En esto hay que estar muy bien informado y leer mucho. Hay que leer hasta las páginas en donde figura información de personas fallecidas porque de pronto figura alguien conocido a quien ya no se le puede llamar.


Si se presenta la oportunidad con alguien yo le ayudo y le dejo completamente esa herencia que espero la aproveche. A veces hasta en los mismos compañeros que uno tiene uno les propone un tema pero no es fácil cuando uno da con gente que pretende saberlo todo. Yo no soy tipo de polemizar, me gusta ayudar pero a la gente que se deja ayudar con humildad.


¿Cómo resume su vida en la radio?

J.V.: Yo creo que la radio en mi vida es lo más grande que yo he podido realizar como ser humano, como persona. Cuando me retire me iré muy satisfecho porque pude sacar una familia adelante. Porque mis hijos aprovecharon lo que yo hice. Todos son profesionales. Hace poco me regalaron la primera nieta que es mi felicidad.

Mi paso por la radio ha sido exitoso y yo creo que la gente que me conoce saben de mi capacidad, de lo comprometido que soy, del amor que demuestro por mi labor, no creo que mi permanencia en la radio haya pasado desapercibida.

Mis logros han sido fruto del trabajo de un equipo, con los directores, colegas, a todos les doy su importancia, los admiro y los quiero, me han ofrecido trabajo en otros medios en donde colegas todavía nos destacan a Rubén Alfonso Castañeda, William Rojas, Gustavo Verbel y a mí, como los grandes productores de radio en Colombia.

La radio la hacemos todos, tanto la gente que está frente a un micrófono como los que estamos atrás, porque somos un equipo. Si no trabajáramos en equipo no se podrían hacer realidad los grandes logros que se han conseguido.


Trabajé con Yamid 12 años, con Darío Arismendi casi 30. Siempre trabajando con el programa bandera de Caracol 6AM-9AM, y actualmente trabajo con Gustavo Gómez.


¿Qué tan cierto es que no se ha retirado por pedido expreso de Caracol?

J.V.: Caracol y los dueños de Prisa me dijeron que me quedara porque para ellos represento un valor muy grande por mi experiencia. Siempre les enseño a los muchachos que están comenzando que uno no sea más que el personaje y viceversa.

El estrés y la responsabilidad en mi trabajo me ocasionaron diabetes pero gracias a Dios actualmente la controlo muy bien. Esto de parar es muy difícil. Yamid Amat ha declarado que nunca se va a retirar y Hernán Peláez que está cerca a los ochenta años, sigue vigente en la W.

Pero yo si calculo que en unos 3 años estaré retirándome definitivamente.


Muchas Gracias.

J.V.: Le agradezco por esta entrevista y creo que esto es bonito que la gente lo conozca y el mundo sepa que esto es un equipo y que lo hemos logrado todos.

En las empresas que me dieron la oportunidad siempre les estaré eternamente agradecido. Esto es compromiso con uno mismo, creo que a veces la estabilidad de un trabajo se la da uno mismo. Uno se destaca por su entrega, su amor, amistad, humildad, honestidad y ayuda.


Uno de los Premios CPB que me he ganado fue por ayudar a salvar una niña en el Perú que tenía hidrocefalia, contacté al famoso científico Salomón Hakim (qepd) creador de la válvula para tratar esta enfermedad, la construyó en ocho horas y me la regaló, viajé a Perú a entregarla, hasta me recibió en aquel entonces el presidente Alán García, fue la noticia del año en este país por haber salvado la vida a esta niña. Creo que Dios le da a uno sus gratificaciones. Dios es muy grato con uno y uno tiene que ser grato con las demás personas.


Yo creo que la radio en mi vida es lo más grande que yo he podido realizar como ser humano, como persona.

Jairo Velasco y su familia. Foto Archivo Personal.

452 views
DSC_0086.JPG

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280).