Charla con Sergio Ramírez “El Mundialista”

Updated: Sep 6


Sergio Ramirez El Mundialista”.



Cuando el ahora reconocido ex narrador de fútbol, Sergio Ramírez, empezaba a abrirse una carrera en el mundo de la radio en Colombia, una persona le dijo que estaba equivocado de profesión y que no tenía talento al punto de despedirlo en su momento de la empresa para la cual laboraba. Lo que resulta sorprendentemente paradójico dentro de esta historia, es que esta misma persona tiempo después, lo enaltecería diciéndole que era único en su oficio y el narrador de fútbol de su preferencia.


Con el pasar de los años Sergio Ramírez logró consolidar una lucrativa carrera y ser reconocido en su campo como El Mundialista. Ahora como un Pastor cristiano evangélico, su vida se reparte viajando entre Colombia y los Estados Unidos, teniendo como destinos las ciudades de Barranquilla y Florida.


De manera prematura, quizás para muchos, quedó atrás aquella historia escrita en medio de viajes, micrófonos y estadios, para darle paso a otras experiencias de vida con sensaciones y emociones distintas pero iguales o superiores a las que dejó dentro de su trayectoria profesional.

Yo le agradezco a Dios que me dio esa oportunidad porque yo no era nadie prácticamente”. De esta forma agradece Sergio Ramírez el éxito profesional que construyó en su vida y en la que decidió continuar su legado más espiritualmente, porque según él, tenía un llamado para servirle a Dios.




Por: Germán Posada




Siempre hay un por qué para iniciarse en una actividad cualquiera. ¿Cuál fue el suyo para iniciarse en la radio?


S.R.: Cuando yo era estudiante del colegio Liceo Carmelo Pérez de Corosal del departamento de Sucre las directivas me escogieron para llevar la palabra en eventos y cuando una radio local le ofreció un espacio al colegio me lo encomendaron a mí y yo comencé a dirigir ese espacio y ahí inició realmente la radio para mí. La emisora fue La Voz de Corosal. Ahí comencé llevando el espacio cultural del colegio con la palabra, enseñando, hablando de cosas culturales.


En Medellín tuvo la oportunidad de trabajar en Todelar haciendo el turno del bombillo, pero parece que no le fue bien. ¿Estaba muy joven? ¿Quizás inexperiencia? ¿Podemos saber quien fue la persona que rechazó su trabajo en esta cadena radial?


S.R.: Fue Paco Luna en una visita a Todelar en Medellín cuando yo trabajaba en una emisora llamada Radio Ya filial de Todelar. Yo hacía el turno de 2 a 6 de la mañana. Paco Luna era una especie de Director y Gerente Nacional de Programación. Tal vez le hablaron de mí y en esa visita escuchó lo que yo hacía y me llamó al día siguiente y me dijo: usted para esto no sirve, no funciona, busque otra cosa que hacer, hay tantas cosas que hacer en la vida, tantas áreas en la que puede mirar una de ellas, haga lo que sea menos esto. Esa misma mañana me mandó un cheque de liquidación y me fui. Yo nunca cesé, nunca aflojé en mi inspiración, yo creía en lo que Dios me había dado y avancé.



¿Luego de esta degradante experiencia cómo fue que resultó tan reconocido en la narración de futbol?


S.R.: Hice algunos esfuerzos para trabajar en Caracol y luego en Barranquilla en una ocasión en que había un partido me invitaron a participar como locutor comercial pero el locutor principal que era Roger Araujo (qepd) no llegó.

A ellos les urgía alguien que narrara que el partido porque iba a ser transmitido por Cadena Nacional y me encomendaron salvar la patria. Yo me negaba porque nunca había transmitido un partido pero ellos me insistieron. El caso es que ya no tuve más opción y con los alineamientos de los equipos en la mano después de la pitada del árbitro yo comencé a narrar por espacio de unos 30 minutos cuando apareció Araujo pero él me dejó prácticamente terminar el primer tiempo.

Varios ejecutivos de la cadena escuchaban la trasmisión desde Bogotá y por orden de ellos me enviaron a Santa Marta para iniciarme en una especie de escuela de narración. En esta ciudad el gerente de Caracol me dio la libertad para aprender porque la referencia que me había enviado allá decía que yo iba a ser muy grande. Allí me hice y empezó mi periplo en la narración, de Santa Marta pasé a Pereira, luego a Medellín, en estas plazas conquisté los primeros lugares y luego pasé a Bogotá.


¿Se volvió a encontrar después con el señor Paco Luna?


S.R.: Si. Yo me había ganado el premio Antena de Oro en Bogotá. A nivel nacional por una votación grandísima a mi me eligieron como Locutor Revelación y en el homenaje si mal no recuerdo en el Hotel Tequendama, Paco Luna estaba allí y me llamó aparte para decirme: tu eres una persona que comunica profundamente, cuando uno pone el radio no permites que uno se quite hasta cuando se termine tu narración. Y me preguntó que como lo lograba. Yo le respondí que eran cosas que me daba Dios. Me felicitó diciéndome que yo era el locutor más grande e importante que el escuchaba y me dio un abrazo.


Ese momento por ese espíritu noble que uno recibe de Dios yo no lo quise dañar recordándole el pasado y simplemente le agradecí diciéndole que era un honor para mí recibir sus palabras siendo alguien tan conocedor y experimentado en la materia.

En realidad todo eso fue un momento muy sublime. Después no sé si él se enteró de que yo había sido ese chico inexperto que un día el despidió de Todelar.


¿Tengo entendido de que fue el periodista Oscar Restrepo Trapito quién lo llamó El Mundialista. ¿Es así?


S.R.: Sí señor. Yo tenía planes de irme a vivir y a estudiar a Estados Unidos. Estando en Bogotá de paso para emprender mi vuelo me encontré con Oscar Restrepo quién me propuso quedarme en esta ciudad diciéndome que Pastor Londoño había fallecido y que luego de una importante reunión habían concluido que la única persona que podía remplazarlo era yo y me dijo de escuchar a los Pava Camelo, los dueños de Radio Súper. Yo le decía que estaba listo para viajar pero él me insistía en quedarme al punto de ofrecerse a pagar la penalidad por la cancelación de mi vuelo. Yo aplacé mi vuelo y hablé con los Pava pidiéndoles una fuerte cifra -bastante más grande lo que ganaba Pastor- con el objetivo de poderme ir para los Estados Unidos pero para mi sorpresa la aceptaron y me quedé en Radio Súper de Bogotá.


Ya había tenido la experiencia de cubrir el Mundial de Fútbol en Argentina y Oscar Restrepo -me llamó El Mundialista- tildándolo como mi grito de batalla. De ahí para adelante todos me llamaban así. Luego pasé por otros mundiales más y así me afiancé como Sergio Ramírez El Mundialista. Al Trapo le agradezco eso.

Muchos lo recuerdan y no tienen idea qué ha sido de su vida. ¿Hace cuanto dejó su profesión como narrador deportivo y cuál fue el motivo principal por el cual dejó de hacerlo?


S.R.: La dejé porque tenía un llamado de servirle a Dios, un llamado espiritual muy profundo en mi corazón. Yo había caminado el mundo entero con mucho éxito pero sentía que no había hecho nada para la obra de Dios. Esto aconteció después de una gira de la Selección Colombia por Europa que nos llevó entre otros países a Inglaterra, Bélgica y Finlandia.

Yo sentía que la vida se me iba desgastando aunque tenía mucho éxito con mi profesión y entendí que tenía que dar ese paso espiritual. Terminada la gira y estando en Bogotá renuncié en ese entonces a RCN empresa con la que estaba trabajando y me vine a Barranquilla a montar emisoras evangélicas, a hacer la obra de Dios en el evangelio.



¿Y lo dejaron ir tan fácilmente?


S.R.: En realidad recibí ofertas para volver, entre ellas de Caracol, pero las rechacé porque estaba instalado haciendo la obra y necesitaba mi tiempo. La verdad no tenía una necesidad urgente de volver.



¿En cuál emisora podría decir fue en donde logró su consagración como narrador?


S.R.: Definitivamente yo creo que en RCN Bogotá. Aunque en Súper con la familia Pava Camelo logramos unas cifras muy altas en materia de sintonía, cuando yo llegué a RCN la Cadena estaba muy abajo en sintonía, tecnología y económicamente.

Profesionales como Oscar Restrepo, Iván Mejía, Gerardo Santamaría, Ricardo Henao El Colorado, Alejandro Selis, Fabio Restrepo, Ramiro Dueñas, entre otros y que conformamos un equipo que reunimos unas catorce personas pusimos nuestro granito de arena y levantamos la sintonía. Se logró que se reestructurara el departamento técnico y logramos levantar esa Compañía. Fue un tiempo inolvidable, de desarrollo y de conquista. Prácticamente aplanchamos las competencias con una sintonía casi total.


Es médico y también abogado. ¿Hasta qué punto ha ejercido estas profesiones?


S.R.: El Derecho si lo he ejercido y hasta he ganado un par de casos pero realmente me queda poco tiempo. La medicina la estudié en Estados Unidos pero tampoco la ejerzo porque es un compromiso de mucha responsabilidad y no queda tiempo para nada. La practico de alguna manera dentro de la comunidad de la iglesia de la cual soy responsable, en estos tiempos de Pandemia hemos desarrollado un trabajo muy grande aquí en Barranquilla.



Mi mayor agradecimiento es a Dios.

Sergio Ramírez. El Mundialista”.



El reconocido locutor Fabio Becerra Ruiz se retiró de la radio en plenas condiciones de popularidad para dedicarse al Derecho, lo mismo ocurrió con usted y luego con los años también estudió Derecho, Fabio Becerra Ruiz me ha dicho que siempre lleva la radio en el corazón. ¿También le sucede lo mismo a usted?


S.R.: ¡Claro que sí! Yo hago la radio espiritual y sigue siendo un aspecto muy importante en mi vida aunque sigo mirando el fútbol. Referente a Fabio Becerra Ruiz yo lo admiré por su trabajo y lo considero junto a otros locutores, excelentes lectores de noticias, él es un ícono de la locución colombiana. Gran persona.


¿De su experiencia en varios Mundiales de Fútbol que estuvo cubriendo cual de todos le dejó mayor recordación?


S.R.: El de México 86 en el que ganó Argentina, nosotros estuvimos muy cerca de esta Selección. Carlos Salvador Bilardo era su técnico y él tiene mucho nexo con Colombia. Dirigió El Cali y la Selección Colombia, el es un colombiano de adopción. El nos convocaba mucho y estuvimos bastante cerca a esta Selección.


Nosotros éramos como hinchas y seguidores de Bilardo porque había hecho prácticamente su carrera técnica en Colombia y para nosotros que hubiera quedado técnico campeón mundial fue un desborde de alegría. En esa final espectacular con Alemania bajamos al camerino de Argentina y nos fundirnos en un abrazo con Bilardo y su Selección. Allí estaban entre otros Maradona y José Luis Brown que había jugado en el Atlético Nacional.

Ese Mundial lo recuerdo muy especialmente porque precisamente queríamos que ganara Argentina especialmente por Carlos Salvador Bilardo.


Los seguidores de la Selección Colombia recordamos a Freddy Rincón entre otras muchas de sus actuaciones por ese magnífico gol que le marcó a Alemania empatando 1-1 en el Mundial de Italia 90, pero quizás muy pocos conocíamos de esa anécdota en la que usted sirvió de puente con uno de sus hermanos para que rehiciera su vida. ¿Nos la cuenta?


S.R.: Yo fui como una especie de asesor espiritual de esta Selección. Orábamos en los camerinos y en el hotel. De ahí se originó una linda amistad con jugadores como Freddy Rincón, El Pibe Valderrama, Leonel Álvarez, Arnoldo Iguarán, Iván René Valenciano, El Tren Valencia, Carlos Peréa, Bolillo, Barrabás Gómez, Carlos Mario Hoyos, Chonto Herrera, etc, con esta Selección nosotros vivimos muy de cerca y la asesoramos y apoyamos espiritualmente y creemos que parte de su éxito fundamentó allí, en su fe.


Freddy Rincón vivía un momento difícil con su hermano que era adicto a las drogas. Un día antes del partido con Paraguay, en Asunción en el hotel en donde la Selección se hospedaba yo bajé a buscar agua, iban siendo casi las dos de la madrugada y vi a Rincón en el bar del hotel y me le acerqué curioso a ver que le pasaba. En un principio se mostro distante pero poco a poco comenzamos a dialogar y me confesó el problema de su hermano lo cual no lo dejaba concentrarse para el partido. Yo le pedí tranquilizarse para jugar el partido y me comprometí a traerme a su hermano para Barranquilla. Le puse mis manos sobre su cabeza y él se quedó dormido profundamente. El partido era en las horas de la tarde y efectivamente Freddy se dispuso a jugar y Colombia ganó 1-0 a Paraguay en el Estadio Defensores del Chaco con gol de Freddy Rincón.


De regreso a Colombia su hermano estuvo con nosotros seis meses en Barranquilla y a través de terapias espirituales y médicas su vida cambió completamente y la amistad entre Freddy y yo se incrementó.


Aún retirado sigue vinculado en la actualidad del fútbol. ¿Confía en que la Selección actual de Colombia pueda clasificar al próximo Mundial de Fútbol?


S.R.: Yo he visto bastante fútbol y en algún momento pensé en dedicarme a la carrera de director técnico. Si tengo la ocasión de hablar con Reinaldo Rueda voy a insistir en esta parte espiritual que es definitiva. Leonel Messi en su despedida del Barcelona dijo que se puede tener el mejor equipo y también perder.

El componente espiritual anímico es muy importante y esta Selección veo que tiene extraordinarios jugadores pero hay que armarlo y buscar esa fe que tenía la Selección que le mencioné anteriormente.


¿Y cuáles son las actividades que en materia de radio realiza dentro de su conglomerado?


S.R.: Básicamente programación espiritual, predicando a Jesucristo como salvador. Nuestra radio tiene primer lugar de sintonía en Barranquilla y con nuestras actividades de carácter espiritual hemos desarrollado una ejemplar tarea a favor de la comunidad con cero contagios y muertes a causa del COVID-19.


Hemos hecho un buen trabajo en materia de medicina gracias a la preparación que Dios me ha dado. De hecho hace unos siete años yo di conferencias aquí en Barranquilla sobre la guerra de microorganismos patógenos que son precisamente estas pandemias.

El gobierno no nos ha ayudado en nada, todo esto es con recursos propios. Los virus son caseros, el único virus hospitalario ha sido este por el dinero que genera. Sabemos que el estado paga cantidades enormes de dinero a las EPS que tratan a los pacientes infectados, pero igual pasa en Estados Unidos.

Nosotros aconsejamos a la gente de lidiar esto en sus propias casas con los medicamentos elementales que se aplican y hemos salido adelante gracias al señor.


Muchos siguen recordando y añorando sus apoteósicas narraciones. ¿Esa felicidad con la que narraba los goles como la transfiere ahora en sus actividades como Pastor de una Iglesia?


S.R.: Es muy interesante tu pregunta. Bien sabes que uno mueve mucha emoción en el futbol. El fútbol es pasión. Pero el evangelio es mucha más pasión todavía.


Aquí están las vivencias verdaderas, aquí gozamos con alguien que Dios sanó de un cáncer ó mismo de este virus letal. Yo creo que los niveles con los que yo predico son todavía más grandes en comparación a los que utilizaba cuando narraba fútbol.

Yo he hecho campañas frente a 30 ó 40 mil personas en un estadio y se logran unos niveles de gozo y de emoción impresionantes de mirar lo que Dios hace.

¿Cómo se ha involucrado con las nuevas tecnologías? ¿La utiliza?


S.R.: Yo hice una carrera tecnológica en Estados Unidos y hoy en día cualquiera tiene que saber que hay que conocer de esto.

Anteriormente el fútbol se narraba en los estadios, en medio de las tribunas con gente, yo tuve hasta presidentes dentro de la cabina que se gozaban mis narraciones. Hoy en día el locutor se limita a estar en un cuarto de hotel con una pantalla gigante porque si narra desde el estadio el sonido sale atrasado o adelantado en la televisión, por eso tratan de llevar el ritmo del partido mientras se observan las imágenes en televisión.

La voz sigue siendo indispensable. Ahora, si la voz no tiene tecnología, ni criterio ni opinión, no es nada.


¿Qué no lo deja aceptar una oferta tentadora para regresar a la narración deportiva?


S.R.: Primeramente cuando uno inicia este camino con el señor es un compromiso y una responsabilidad muy grande. Como dice la Biblia: la salvación no tiene precio.

Si he tenido ofertas muy buenas y atractivas pero he desistido. He recibido ofertas que tientan a cualquiera y admito que lo he pensado hasta una semana entera de si aceptarlas para finalmente decidir que no.

No me siento capaz de ir a encerrarme en un cuarto de hotel a narrar un partido de fútbol cuando viví el regocijo de narrar con cifras de hasta 60 mil personas en un estadio. Además mi trabajo en la iglesia no compensa cualquier dinero que quieran darme.


¿Cuáles son sus palabras de agradecimiento a ese tiempo en el que le dedicó parte de su vida a la narración deportiva y que lo hizo tan famoso en Colombia y en el exterior?


S.R.: Yo le agradezco a Dios que me dio esa oportunidad porque yo no era nadie prácticamente. Yo arranqué de cero y comencé a subir ayudado por el señor. De manera que mi mayor agradecimiento es a Dios y después a las personas que estuvieron al lado mío. Mi familia, mi papá, mi mamá.

Recuerdo un gerente de radio que se llamaba Jairo Restrepo, yo estaba en Sincelejo descansando porque me había tomado un año sabático y él me mando a llamar, incluso me pagó los pasajes de Montería a Medellín para instalarme en la radio de esta ciudad y allí fue el primer lugar grande que conseguí. Fue histórico con Nacional e Independiente Medellín. Sentado en su oficina, Jairo Restrepo me dijo: Recuerde esto siempre, usted puede triunfar en cualquier cosa que se dedique en la vida, si usted va a vender periódicos será el mejor vendedor de periódicos, si va a ser médico, arquitecto ó abogado, será el mejor. Yo tomé esas palabras de don Jairo y fuimos primer lugar en la ciudad de Medellín. A él le agradezco.

A la familia Pava con la que firmamos un contrato grande con la Cadena Súper. Le agradezco al Dr. Ardila Lule que nos llevó a RCN. Le agradezco a Oscar Restrepo Pérez Trapito un hombre muy especial, amigo y socio intachable. Fabio Becerra Ruiz me motivó muchísimo, para él yo siempre era el mejor.

Muy amable.


S.R.: Gracias por este tiempo y tu medio en Canadá. Aquí me tienes.



Si he tenido ofertas muy buenas y atractivas pero he desistido.

Afiche Los Dueños del Balón. Iván Mejía, Sergio Ramírez y Oscar Restrepo. Foto: Zona Cero.

435 views
DSC_0086.JPG

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280).