Confidencias con Bernardo Tobón Martínez

Updated: Jan 21

Muy joven Bernardo Tobón Martínez, se inició en la industria de la radio como así lo menciona en el siguiente párrafo el periodista Antonio Pardo García en su libro 100 años de radio, 90 en Colombia, 280 hitos: Bernardo Tobón Martínez nace en junio de 1944. En agosto de 1965, su padre Bernardo Tobón de la Roche, creador de Todelar lo nombra asistente de Gerencia y así firma su primer contrato como empleado de La Voz de Cali. (Pág. 452).


La primera vez que entrevisté a Bernardo Tobón Martínez fue sumamente especial pero luego sentí que habían quedado muchas cosas por preguntar. Y en realidad lo que se necesita es mucho tiempo para consignar incontables anécdotas que una persona como él, pudo vivir siendo miembro fundador de la familia que forjó la inolvidable empresa radial colombiana Todelar.

No se equivocó el periodista Antonio Pardo García cuando en su libro lo describe como: Hombre alegre, expresivo, de gran actitud de vida. Relacionista por excelencia y de gran sensibilidad artística. (Pág. 452) Y es que Benny como así lo llaman todos sus amigos, le fascina que lo reconozcan como un gocetasde la vida.

Quizás si algún día Bernardo Tobón Martínez se anima a escribir su libro sepamos muchos más detalles de su vida y de aquel emporio que fue Todelar. Por ahora los invito a leer esta corta charla que muy gentilmente aceptó realizar, así como la ha hecho en ocasiones anteriores.


Bernardo Tobón Matínez





Por: Germán Posada



¿Qué opina del año que recién acaba de terminarse?


Como tengo una magnífica relación con mi señora he sabido llevar esta situación con mucha tranquilidad. El internet, la radio y la televisión también me han ayudado mucho. Aunque no estoy practicando deportes me he cuidado mucho de no aumentar de peso y esto también me ha servido bastante.



En el reciente libro sobre la historia de la radio en Colombia de Antonio Pardo García titulado: 100 años de radio, 90 en Colombia, 280 hitos, su familia y Todelar, tienen un espacio muy importante en sus páginas. ¿Qué significado le produce este reconocimiento?


Son muchas las personas las que me han llamado a felicitarme por nuestra historia con Todelar incluida dentro del libro. Me encantaría poder viajar a Bogotá y hablar personalmente con Antonio Pardo García además para que me firme el libro. Curiosamente me preguntan el por qué se habla más de mí que de mi papá y sencillamente les he respondido que mi papá nunca fue una persona de vitrina ni de escenario. La vida de mi papá era de la casa a la oficina y de la oficina a la casa, mientras que yo era la persona encargada de todas las relaciones públicas.

Le cuento que yo no pierdo las esperanzas de escribir mi propio libro de la radio porque quiero contar muchas cosas. Me veo en la obligación de que antes de mi muerte se sepan muchas realidades de nuestros problemas familiares.



¿Qué perdió la radio colombiana con la partida temprana de su hermano Germán Tobón Martínez?


Lo más importante es que si Germán viviera estoy seguro que no estaríamos viviendo la situación actual de Todelar.

Su temperamento era fuerte, muy distinto al mío, incluso con mi papá llegó a tener encuentros bastante fuertes. Muy seguramente nuestras empresas en mi caso el Sistema Radial BT y la de él, El Sistema Radial Toca, serían muy fructíferas.

El era alguien con mucha visión empresarial, muy brillante en los negocios y no se limitaba solamente a hacer empresa con la radio sino con varios negocios más.


¿Se le ha pasado por la cabeza qué en su momento tal vez le mostró a su papá qué tenía demasiada ambición para tomar su relevo en Todelar?


Mi papá era muy discreto para ciertas cosas pero tomaba unas decisiones muy drásticas y muy inesperadas. Lo mío no era una ambición desmesurada ni desesperada y estaba listo para cuando fuera el momento de tomar las riendas de la empresa pero sin ninguna imposición mía.

Las grandes reuniones y decisiones importantes las manejaba yo, en realidad tenía mucho respaldo por parte de mi papá, de hecho el me confiaba muchas cosas a mí.

Pienso que él nunca estuvo prevenido en contra mío por mis aspiraciones las cuales no me criticó, excepto quizás una vez en una reunión en la que estaban entre otros, Jimmy García Camargo, Alberto Giraldo, Gabriel de Las Casas, Antonio Pardo García, Joaquín Marino López, Fernando Franco García, y alguien mencionó el tema y -yo lo que respondí era que un día quería tomar el sillín de mi papá- el me miró se rió y dijo: sueños de pulgarcito mijo. Esto lo que causó fue risa en los allí presentes.


¿De su papá cual considera era su mayor virtud y su peor defecto?


Su gran virtud era la manera como decía las cosas. Era un especialista en su manera de expresarse y su tono de voz era muy agradable. Era muy decente y tranquilo.

Su peor defecto diría que era muy asocial. Creo que era muy tímido. Tenía también un temperamento muy difícil y tomaba decisiones que desconcertaban. No tenía comunicación permanente con la gran mayoría de empleados de la Compañía. Pero lo más triste y doloroso fue la forma como nos abandonó a todos los miembros de la familia incluyendo a sus propios padres. Yo siempre he expresado mi incomprensión a las actitudes y decisiones que tomó mi padre. No sé qué motivos de fuerza mayor lo incitaron a hacer lo que hizo con su primera familia e inclinarse completamente a favor con su segunda.


¿Cómo se dieron las cosas para que el cantante Gabriel Romero lo incluyera en su canción La Subienda?


Yo soy muy amigo de Gabriel y estando de gerente de Todelar en Medellín nos frecuentábamos bastante. Un día cualquiera fue a mi oficina y me sacó un casete con una canción que recientemente había grabado. Escuchándola me di cuenta que había un saludo para mí que decía: un abrazo para el viejo Benny.

En esa época Claridad era la emisora de la música tropical y yo di la orden para que sonara varias veces durante el día. Si no estoy mal sonaba entre diez y quince veces y así se impuso en poco más de una semana. Ya suman 25 años de esta canción y sigue siendo del gusto de mucha gente.


¿Cuál es la historia del programa OIGALO y que según el reconocido Ruben Darío Arcila era prohibido para la época?


Esta historia hace parte de mi especialidad que fueron las relaciones públicas. Con mis amigos salíamos mucho y bebíamos. En una época en la tomábamos bastante Rubencho Arcila, Iván Zapata (qepd), Carlos Quintero Arroyabe (qepd) y Luis Hernando Posada, estábamos reunidos en un lugar muy popular llamado El Molino y a Rubén se le ocurrió la idea de hacer un programa de variedades y a mí me gustó la idea.

A los dos días nos reunimos de nuevo en Rionegro y estuvimos trabajando en el programa desde las 10 de la mañana hasta las 3 de la madrugada. Elaboramos el plan del programa y lo promocionamos muy duro. Salió en prensa y en radio en la emisora Claridad con una sintonía impresionante. OIGALO fue en su momento comparable a lo que hoy es La Luciérnaga. Fue en su momento el programa más escuchado en la ciudad de Medellín y alcanzó a sonar también con éxito a nivel nacional.

Ruben Arcila fue quién lo ideó, el es un profesional de ideas brillantes. Un día me llamó el gerente de RCN para decirme que estaban interesados en sus servicios para narrar la vuelta a Colombia y yo no me interpuse dándole vía libre a Rubén y ese fue un segundo despegue con mucho éxito en su carrera profesional.


Rubén Darío Arcila también dice que “Oigalo se adelantó10 años a La Luciérnaga. ¿Usted qué opina?


Así es. Por la manera como ellos trataban los temas eran de alguna manera irreverentes para la época y utilizaban algunas palabras y términos algo subidos de tono. En ciertas ocasiones había una especie de doble intención en sus mensajes.


¿Por qué utilizaba un seudónimo para escribir sobre fútbol, tangos y radio en la columna Nuevo Estadio?


Yo estaba de gerente de Todelar en Cali y Javier Giraldo Neira que era nuestro gerente en Manizales nos visitó y yo aproveché para pedirle que me dejara escribir una columna de deportes y fútbol en Nuevo Estadio y él aceptó. Empecé a hacerlo en compañía de El Gallego Blanco (qepd). Yo le pregunté a Fulvio González Caicedo famoso escritor de radio novelas de Todelar que nombre le ponía a la crónica y me respondió “Magovich” en referencia a los jugadores yugoslavos que estaban muy de moda en Colombia y le hicimos de caricatura una bruja con una escoba.

Le enviamos el material a Javier el viernes por la mañana por Telex. En la tarde me llamó felicitándome por ella. Salía el domingo en la noche y el lunes ya estaba distribuida en las calles. Recuerdo que al lunes al medio día don Alex Gorayeb llamó a Javier a preguntarle quién era “Magovich” pero él no le dio respuesta. El caso es que esa primera columna causó gran impacto y sensación en el país y empezó a coger fuerza.

En Medellín la hice en el periódico El Colombiano pero ya más enfocada en farándula, me fue muy bien y la escribí alrededor de 4 años. Luego vino un cambio en la dirección de El Colombiano y salí para El Mundo en donde la escribí por dos años. En total estuvo en circulación unos 15 años. La dejé porque me estaba quitando mucho tiempo y no devengaba nada, además mi objetivo no era dedicarme al periodismo escrito cuando mi trabajo era completamente distinto. Me dejó inmensas satisfacciones y nunca tuve demandas ni enfrentamientos con nadie ni siquiera con mis detractores.



En su momento usted estuvo a punto de contratar a Yamid Amat para Todelar y dicho por usted mismo fue Fernando Londoño director de Caracol en aquel entonces quien se lo arrebató para esta empresa. ¿Qué pasó en esta historia más a sabiendas que la afección de su papá hacia Fernando Londoño era ninguna?


La verdad sea dicha, mi papá nunca fue amigo de Fernando Londoño y siempre eludía cualquier comentario al respecto. Yo nunca supe por qué.

Yamid y yo éramos muy buenos amigos, el era un periodista de farándula que escribía para el periódico El Espacio. Nuestra amistad comenzó en el bar -La Barra de la 23- en Bogotá en donde concurría mucha gente de los medios. Algún día estando Yamid en mi oficina le sugerí que hiciera radio y le ofrecí la dirección del Noticiero Todelar, el me respondió que iba a pensarlo. A mi papá no le disgustó la idea pero se preocupó por su sueldo ya que Yamid estaba muy bien cotizado.

Luego me reuní de nuevo con Yamid quién siempre se mostraba interesado al punto que ingenuamente yo di por un hecho su vinculación a Todelar. Luego me enteré que Caracol lo había contratado lo que me causó un fuerte impacto. Tiempo después él mismo me dijo que nosotros no habíamos firmado ninguna negociación y que había recibido una excelente oferta de Caracol empresa en la que tuvo mucho éxito.

Yo tenía otros dos candidatos para el noticiero que eran Daniel Samper Pizano y Javier Ayala, un periodista económico de mucho renombre y quién escribía en primera página en El Tiempo. Daniel Samper Pizano no aceptó pero con Javier Ayala si llegué a un acuerdo y los resultados fueron formidables. La facturación del Noticiero Todelar de Colombia al segundo mes de estar dirigiéndolo Javier Ayala se triplicó. Empresas que nunca habían invertido en radio lo hicieron con Todelar gracias a su protagonismo. Esa fue una de las épocas en donde más utilidad dio nuestro noticiero.


Nuestros oyentes siempre nos admiraron la calidad de nuestro sonido.

Bernardo Tobón Martínez, Bernardo Tobón de La Roche y Germán Tobón Martínez.


¿Para la época cómo estaba preparada Todelar en cuanto a tecnología?


La parte técnica de los Tobón fue fundamental para el éxito de Todelar. En nuestra época estábamos bien dotados con los equipos normales que se utilizaban. Obviamente Caracol era mucho más avanzada en este aspecto.

Nosotros nunca tuvimos la tecnología que tuvo Todelar hace algunos años y una de las razones es que mi papá fue una persona muy austera. Sin embargo nuestros oyentes siempre nos admiraron la calidad de nuestro sonido.


Más que hacer radio usted se preocupó en Todelar especialmente en el manejo de las relaciones públicas y de hacer contactos. ¿Cómo describe esta experiencia profesional y qué tanto le ha servido en su vida?


Mi satisfacción ha sido inmensa. Yo también hacía radio pero por mi carisma con la gente terminé fue ocupándome de las relaciones públicas las cuales me abrieron muchas puertas en el país y pude hacer inmensos amigos que desgraciadamente están desapareciendo cada día más.


El Sistema Radial BT empresa que usted fundó fue una de las causas del rompimiento de sus relaciones con su padre. ¿Qué pasó con su empresa?


Mi empresa la conformaban tres emisoras y tenía una junta directiva de lujo conformada por tres personajes muy importantes de Antioquia que fueron Nicanor Restrepo Santamaría, Juan Felipe Gaviria y Alberto Velásquez Martínez.

Cuando las compré quedé con una deuda la cual pude pagar con un préstamo de Suramericana. Desafortunadamente comenzaron las diferencias entre mi papá y yo y prácticamente se me vino el mundo encima porque él nunca aprobó esta compra al punto que jurídicamente entramos en problemas. El fin de la historia es que me vi obligado a vender mis emisoras dos en FM y una en AM con las cuales tuve mucho éxito en Medellín en un periodo de unos cuatro años. Este por ejemplo es uno de los episodios que quiero narrar en mi libro.


¿Alguna anécdota inolvidable que recuerde en el famoso bar Unicornio que tanto frecuentaba en Bogotá?


Esto fue impresionante. El sitio era fascinante y allí llegaba todo el que tenía que ver con la farándula de la época en el país. Para mi Unicornio era lo de mas caché que tenía Bogotá décadas atrás.

Quizá algo especial fue en un show del cantante argentino Jerónimo quién se presentaba por primera vez en Colombia. Se enfadó conmigo porque le dije que cantaba más un pollo asado (jajaja) pero fue una cuestión más de tragos y ambos estábamos muy jóvenes. Después el tuvo una excelente carrera como baladista con gran aceptación y ganó mucha admiración y popularidad entre el público colombiano.


Se le reconoce como un amante de la melodía. ¿Cuál sería su canción del alma?


Las Acacias. Era la canción de mi mamá. Cuando yo estaba muy jovencito salía de Cali el 20 de julio que terminaba el año escolar y el 21 me venía para Medellín en el primer vuelo de Sam y al medio día arrancaba para Santa Fe de Antioquia y allí me quedaba tres meses de vacaciones. En esta tierra era en donde escuchaba mucho esta canción y me trae gratos recuerdos de mi mamá y esta tierra que quiero muchísimo.



Un hombre conocedor de las cosas de fútbol. ¿Qué hace falta en la Selección Colombia para que vuelva y levante vuelo?


Para mí lo fundamental es un director técnico que una. Que sea un imán y no una pared.

El manejo de grupo es tan fundamental que a mi parecer, con esto, tiene un cincuenta por ciento ya ganado. Lo último que sucedió con nuestra Selección fue muy lamentable con una nomina de jugadores como los que tiene.

Reinaldo Rueda me da la impresión de que es alguien con muy buen manejo de grupo, muy decente, muy culto y muy preparado que puede llegar a ser la persona que le entregue de nuevo la mística a los jugadores.


¿Cómo se siente ser el único sobreviviente de aquella familia forjadora de lo que fue Todelar?


Muy solo y triste. A mí me salva mi temperamento y la compañía de mi esposa. La situación de Todelar a mi me ha afectado muchísimo. Ya no oigo a Todelar porque no se justifica. Una empresa tan hermosa como la que hicimos nosotros verla en su condición actual es lamentable.

Todos los días me escriben para que vuelva a recuperar lo que fue Todelar. Mi felicidad es estar haciendo radio y a mi edad me siento muy bien físicamente para estar al frente de cualquier proyecto.


¿Qué es lo que más anhela en este 2021?


Lo que todo el mundo quiere. Que desaparezca esta epidemia pero veo que esto va para largo. La salud mental del mundo va a ser muy distinta. Este cambio que estamos viviendo es tan brusco que no se a donde vamos a parar.



Muchas gracias.

Siempre a sus órdenes.



No pierdo las esperanzas de escribir mi propio libro de la radio

Bernardo Tobón Martínez. Foto: Caracol.


203 views
DSC_0086.JPG

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280).