Armando Plata Camacho: “La ACL esta retomando un alto índice de credibilidad.”

Updated: Mar 30


Armando Plata Camacho. Foto: ACL.




El 24 de marzo de 2022 marcó un precedente de suma importancia en la historia de la locución colombiana, porque se realizó la primera edición del Salón de la Fama, otorgándole a 11 personalidades del gremio esta máxima distinción.


Armando Plata Camacho, actual director de la Asociación Colombiana de Locutores (ACL), respaldado por un equipo de jóvenes talentos, lideró esta valiosa misiva que espera volver a repetir cada año.

Gloria Valencia de Castaño (qepd), Monseñor Joaquín Salcedo (qepd), Javier Darío Restrepo (qepd), Angela Patricia Janiot, Alfonso Lizarazo, Julio Sánchez Cristo, Yamid Amat, Juan Gossain, Hernán Peláez, Daniel Samper Pizano y Jimmy García Camargo, con el premio a toda una vida, fueron los personajes que tuvieron el privilegio de inaugurar con sus distinciones, esta primera entrega de este magnífico evento.


Durante la ceremonia se hizo un énfasis en especial al considerar que la Asociación Colombiana de Locutores por su constitución también es de comunicadores.

Damos entonces la bienvenida a esta ilustre ceremonia que, a partir del presente año, promete reunir cada 24 de marzo, una especial amalgama que fusione aquellas legendarias figuras que forjaron con su talento, trabajo y dedicación, el camino de los medios en Colombia, con las nuevas generaciones de talentos que están dispuestos a ensanchar ese recorrido que sus predecesores les marcaron.





Por: German Posada



¿Primero déjeme preguntarle como va su vida después de los quebrantos de salud que como noticia nos tomó por sorpresa a muchos?

Es una nueva vida. En este momento he cambiado mi alimentación, incrementado mi deporte, tomando las cosas con más calma. Luego de dos infartos y dos stents, hice una terapia de 33 sesiones de recuperación cardiaca y me siento muy bien. Pero debo llevar un régimen alimenticio para continuar bajando de peso y mantenerme en forma, evitando una serie de comidas que desafortunadamente fueron las que ocasionaron que mi corazón hubiera tenido ese accidente.


Segundo, felicitarlo por esta fabulosa idea de crear el Salón De la Fama a los locutores y Comunicadores de Colombia. ¿Qué sensación dejó esta primera edición de tan magno evento?

Gracias por tus palabras tan bondadosas. La sensación que esta primera edición ha dejado del magno evento es muy agradable porque primero revitalizamos la imagen de la ACL. Creamos un alto sentido de permanencia entre los afiliados y se dejó un índice de gran credibilidad. Pudimos reunir las personas más adultas, con más tiempo en la locución. Pero también reunimos a los más jóvenes, a los estudiantes, a los decanos de las diferentes facultades de comunicación, a la gente de la publicidad, a los productores de audio, a desarrolladores de páginas web, etc.

Hicimos mucho énfasis en que la Asociación Colombiana de Locutores por su constitución también es de comunicadores. Y es un área la cual queremos impulsar porque es inmensamente grande. Pienso que la ACL en este momento está retomando lo que por muchos años tuvo, que fue un alto índice de credibilidad y una imagen de una organización muy seria y muy profesional.



¿Por qué un Salón de la Fama para los locutores y comunicadores de Colombia?

El Salón de la Fama ya existe en muchas áreas. Esta El Salón del Automóvil, El Salón de la Fama del Beisbol, El Salón de la Fama de la Lucha Libre, El Salón de la Fama de la Música, del Rock, por ejemplo.

Nosotros pensamos que podía ser viable hacerlo. Para los comunicadores había un espacio ahí, con buenos premios, pero no había esa connotación de que se reuniera lo más selecto y lo más granado de los comunicadores y de los locutores a lo largo del tiempo. Y otro aspecto muy importante, era el que se incluyera también personas fallecidas pero que dejaron una gran obra. Ese espacio lo tomo la ACL, y el pasado 24 de marzo comenzó a rodar este Salón de la Fama.



El premio se otorga a personas que hayan realizado obras extraordinarias a lo largo de su vida. ¿Es exclusivamente bajo esta exigencia que se otorga el premio?


Los criterios para ingresar al Salón de la Fama son muy variados.

En esta oportunidad hicimos mucho énfasis en la responsabilidad social. En las obras sociales. Por eso hay talentos como Alfonso Lizarazo que construyó numerosas escuelas con su campaña Lleva una Escuelita en tu Corazón. Angela Patricia Janiot, con su Fundación Colombianitos con la que ha construido numerosas canchas de futbol a lo largo y ancho del país. Julio Sánchez Cristo, con sus numerosas obras sociales que ha hecho a través de la radio, entre ellas recaudar millones de pesos para los soldados que han tenido lesiones en combate, etc.

También incluimos los comunicadores, Juan Gossain que además de ser locutor y presentador de noticias, también es escritor y libretista. Daniel Samper Pizano, excelente escritor de humor y columnista.

Tuvimos la suerte de invitar a Hernán Peláez, otro gran comunicador. También a Yamid Amat. Le dimos el premio a toda una vida a Jimmy García Camargo.

Dentro de las personas que ya han fallecido incluimos personas en el área del desarrollo ecológico como doña Gloria Valencia de Castaño que hace 50 años comenzó a concientizar al público acerca del cuidado del planeta con programas como Naturalia que en su época fué un verdadero icono. Encontramos a Monseñor Joaquín Salcedo, un hombre que construyó una de las obras más importantes del siglo XX, que lamentablemente desapareció, pero alfabetizó alrededor de 5 millones de personas usando la radio. Una obra para mí, absolutamente titánica. Y Javier Darío Restrepo un periodista muy brillante que dedicó su vida a la ética, escribió 36 libros y nos dejó un gran legado.

O sea que los criterios son muy variados. Ahora, supongo que con el tiempo irán variando algunos de esos parámetros, pero en general esos son los lineamientos claves para continuar con el Salón de la Fama que cada año va a tener 10 personajes.



Una obra maravillosa, a mi parecer, fue la que lograron muchos locutores de noticias que con su extraordinaria voz marcaron durante su carrera un precedente único en una época especial de nuestra locución. ¿Esta, podría ser una categoría bastante especial?

En realidad, entrar al Salón de la Fama es por un trabajo integral de toda su vida. Por eso se escogen personas que ya son iconos, que están prácticamente en el final de su carrera porque se suma su trayectoria, su influencia, su legado, su comportamiento, su profesionalismo. No importa de donde venga. Puede venir del fútbol como narrador, de leer noticias, de ser un extraordinario entrevistador, puede ser un periodista, un escritor, un comunicador visual, todo depende de lo que el comité preseleccione y finalmente considere que en ese año se debe incluir.



Julio Sánchez Cristo, uno de los galardonados termino su discurso de agradecimiento: Al final lo único que queda es la voz.” ¿A usted en particular que le ha quedado de este magnífico oficio que en su momento eligió para Ser Alguien en la vida?

En lo personal a mí me ha quedado una gran satisfacción de haber hecho todo lo que quise hacer a mi manera, a mi estilo, respetando lógicamente todas las reglas, a las personas, buscando un desarrollo integral en mi vida y eso me hace feliz porque es una labor difícil, de mucha disciplina, de mucha constancia, pero muy gratificante también encontrar la respuesta del público, el cariño de quienes te siguen, de tus colegas y en esta etapa de ser presidente de la ACL, una gran responsabilidad.

Se trata de ayudar un gremio, devolverle a esa profesión, a ese oficio, con el cual ya llevo casi 55 años, algo de lo que me ha dado. Gracias a la locución, gracias a mis trabajos como comunicador tuve un ingreso que me permitió educar a mi familia, vivir con cierta comodidad, capitalizar algo para estos años finales de la vida, conocer el mundo, establecer grandes relaciones, disfrutar un viaje fantástico.


Yo creo que es un oficio absolutamente único. Una oportunidad que la vida me dió y la disfruto día a día.



Me pareció sumamente interesante el hecho de que la rectora de la Universidad EAN, Brigitte Baptiste, reconoce la importancia de la locución en Colombia. ¿Podría decirse que esta será la sede oficial para que se siga repitiendo este certamen?

Hemos establecido una colaboración inter institucional con EAN. Ellos muy amablemente nos han prestado este año su magnífico auditorio, absolutamente hermoso, ojalá que podamos el año próximo hacerlo allá pero también hemos recibido una serie de ofertas de las demás universidades colombianas que nos parecen interesantes porque cada universidad tiene diferentes enfoques.

Por ejemplo, en el caso de EAN, tiene una Facultad de Comunicación que desarrolla la comunicación muy orientada al emprendimiento y ellos quieren desarrollar algunos cursos para los miembros de la ACL, pero hay otras universidades que tienen otros enfoques, digamos más técnicos, enfoques más globales o más de tendencia a lo digital, que vale la pena contemplar. No te diría que nosotros no vamos a trabajar con la EAN, al contrario, queremos trabajar con ella, pero no somos exclusivamente EAN, repito, existen otras entidades que nos ayudan y lo que queremos es el beneficio de los afiliados.



Otro homenajeado, Yamid Amat, finalizó su discurso diciendo: “En el mundo nada pasa hasta cuando un locutor anuncia que algo pasa.” ¿Piensa que las nuevas generaciones de locutores están creando conciencia de la responsabilidad que conlleva realizar esta labor?

Claro. Las nuevas generaciones están quemando etapas. Esta es la época de la juventud en la que uno es loco, disruptivo, le gusta chocar, es irreverente y eso está bien. Es parte del proceso de la vida.


Está la etapa en la cual la gente se asienta. La etapa de la responsabilidad cuando se casa, se tiene hijos y se piensa de otra forma. Está la etapa cuando se eleva un poco más el nivel profesional y yo diría que las nuevas generaciones las van cumpliendo.


No se puede decir que la nueva generación no está haciendo las cosas bien. Al contrario, me sorprende ver gente con un alto sentido de colaboración, de trabajar en equipo. Hay universidades que están estructurando muy bien a los comunicadores de hoy en día con una gran capacidad, con un sentido de liderazgo, con conciencia de responsabilidad social, con el deseo de cambiar el planeta, de cuidarlo, las nuevas generaciones yo diría que vienen con otro chip, con otra forma de ver la vida, mucho más humanos, menos clasistas, las nuevas generaciones son una delicia.


Yo me siento absolutamente feliz de haber podido conectar con ellos en lo personal, en lo profesional y disfrutar en esta etapa de mi vida esa energía de la sangre joven que es un verdadero privilegio.



Usted es un veterano de la locución en Colombia y conoce muy bien el legado que han dejado tantos en esta historia de los medios en nuestro país. ¿Dentro de la ACL las nuevas generaciones están preparadas para reconocer aquellos predecesores que harán parte de futuras premiaciones?

Yo estoy absolutamente emocionado de ver la gran cantidad de talentos jóvenes que están en la ACL. Trabajan de una manera diferente, muy colaboradores. Cada comité hace las cosas a su manera, con una gran libertad, pero siempre con un orden que es favorecer a los colegas.


Esa estructura de la ACL con comités independientes ha dado un gran resultado. Tiene total autonomía, saben exactamente qué es lo que hay que lograr, diseñan su tiempo y llegan a la meta. Y si en un momento necesitan un poquito de ayuda, claro que se les da.

Pero hay que dejar que la gente actúe. Además, porque todos somos personas de un buen nivel. En la ACL, hay gente muy valiosa. Muy preparada. Con unos talentos únicos. Son multi talentos, son locutores, diseñadores, operadores de audio, expertos en música, productores de video, productores de programas de televisión, videografos, publicistas. Sumar todo ese conocimiento hace que se vayan generando líneas de liderazgo.


De hecho, cuando un comité está trabajando tiene un líder que hace las cosas a su manera y cumplen un objetivo. Yo creo que vamos a tener muy buenas personas en la medida que uno vaya dejando esto con el interés de continuar hacia adelante y la ACL va a ser cada vez mucho más fuerte, más sólida y más llena de ideas. Es una profesión que se merece todo.


“Entrar al Salón de la Fama es por un trabajo integral de toda su vida.

Alfonso Lizarazo y Armando Plata Camacho. Foto: ACL.


Fue muy agradable ver los rostros de felicidad de personalidades como Jimmy García Camargo y Alfonso Lizarazo. ¿Qué significó tener presentes estos dos pilares de la locución en esta primera edición de esta ceremonia?

Una de las cosas que a mi más me subyuga es justamente esa comunión, esa conexión emocional que logramos nosotros a través de este primer Salón de la Fama.

Como lo expresas en la pregunta, el ver a un Alfonso Lizarazo recibiendo una ovación hermosa, a un Hernán Peláez, es la admiración completa por todos estos personajes que han hecho de la comunicación algo muy grande.

Quizás para muchos jovencitos no tienen idea de que estamos hablando. Pero en la medida en la que van entrando en esta profesión, se van dando cuenta de la trascendencia, de la dimensión de su trabajo. Y eso les sirve como espejo, como motivación. Yo creo que eso es lo que va a lograr que el Salón de la Fama se convierta en un semillero motivacional para las nuevas generaciones y en un olimpo de gente muy trabajadora que dedicó su vida entera a esta actividad con unos valores que están presentes.



Terminó el 2021 con Premio Nacional de Periodismo. ¿Qué le ha significado este premio en este momento de su vida?

Significó algo muy especial porque la imagen que yo he tenido siempre es de un locutor, pero en realidad yo comencé mi trabajo fue como periodista. De hecho, Yamid Amat, fue muy amable al recordar que yo fui una de las primeras voces del Reportero Esso, el noticiero más influyente de los años 60. Tuve ese privilegio, recién comenzada mi carrera, de ser el lector de ese noticiero.

Formar parte de programas legendarios como Monitor. Y siempre fui un entrevistador, un periodista. Pero la vida me fue también llevando hacia la música y hacia la locución comercial.

Volví después al periodismo. De hecho, trabajé con CNN en Atlanta alrededor de 6 años como director del departamento de radio como anchor y el periodismo siempre ha estado al lado mío de la locución. El haber tenido este reconocimiento con el Premio Nacional de Periodismo fue algo muy bonito. Reivindicó esa otra faceta tan poco conocida de mi trabajo profesional.



Seis personalidades le sirvieron de inspiración en su sobresaliente carrera en los medios, lamentablemente casi todos fallecidos, el único que sobrevive es el Maestro Jorge Antonio Vega Baquero. ¿Alguna dedicación para él?

Jorge Antonio Vega es el Maestro de Maestros. Fue la persona que me ayudó en un gran momento de mi carrera. De él aprendí muchas cosas. Fue un norte. Fue un gran presidente de la ACL. Ya en el ocaso de su vida sigue recibiendo la admiración y el cariño de todo un gremio que ve en él un gran ejemplo.

Estoy absolutamente seguro que va a ser uno de los próximos integrantes del Salón de la Fama porque tiene todos los pergaminos para serlo. Ojalá que Jorge nos acompañe por muchos años para celebrar en vida un homenaje que se merece.



Este es su último periodo como presidente de la ACL y quizás sea todavía prematuro para hacer un balance de su gestión. ¿Pese a esto como califica lo hasta ahora hecho en la ACL durante su presidencia?

Yo creo que en mi presidencia lo que hicimos fueron unos cambios importantes, pero básicamente continuamos lo que se venía haciendo de la presidencia anterior y de anteriores administraciones. Nosotros llegamos a estudiar que era la fortaleza de las administraciones anteriores y continúamos.


Adriana Serna Ruiz hizo un gran trabajo. Comenzó a darle a la ACL mayor visibilidad internacional al asistir a seminarios y convenciones en otros países. A estructurar lo que ya está funcionando hoy un poco mejor en los comités. Ella logró darles a los estatutos una mayor dinámica y pudo sanear en parte las finanzas que estaban extremadamente raquíticas. Y esta administración llegó y saneó completamente.


Lo mío ha sido más rescatar el valor de la marca ACL, crear cohesión entre los miembros, aumentar y dar más oportunidades a otras áreas de la locución, integrar a los comunicadores, globalizar la asociación, crear una página de la ACL, muy funcional, muy dinámica y muy orientada hacia el negocio. Tenemos ahora que trabajar mucho en el mercado internacional. Poder darles a nuestros afiliados ojalá un buen volumen de trabajo porque ellos confían en nosotros en que podamos sacar adelante estos proyectos y es una responsabilidad que la hacemos con gusto.

Estoy muy feliz de tener un partner como William Vinazco y una gran Junta Directiva de gente muy talentosa y profesional. Muy colaborativa. Se viene la nueva elección y si consideran que yo estoy para servir más, pueden contar conmigo. Hasta el último día estaré trabajando con el amor que le profeso a la ACL, a mi profesión, a mis colegas. Es muy bonito, es devolverle después de 50 años a la profesión parte de lo que ella me dió a mí.



Le agradezco mucho por su tiempo y le reitero mis felicitaciones por tan magnifica idea porque estoy muy seguro de que a muchos les regocijara un día ser tenidos en cuenta y especialmente en vida.

Muchísimas gracias por este espacio tan agradable con preguntas que me permiten expresar algunos puntos de vista sobre la ACL.


La sensación que esta primera edición ha dejado del magno evento es muy agradable porque revitalizamos la imagen de la ACL.

Armando Plata Camacho y Jimmy García Camargo. Foto: ACL.

273 views
DSC_0086.JPG

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280).