Mí entrevista relámpago con Julio Sánchez Cristo


Julio Sánchez Cristo. Foto: Juan Carlos Sierra. Semana.




Por: Germán Posada



En 2018 el reconocido periodista Julio Sánchez Cristo concedió una entrevista de las escasas que se le conocen, al también periodista Juan Carlos Irragori. Entre varias de las preguntas que este último le formuló, el invitado respondió así a una de ellas:



J.C.I.: Usted ha entrevistado a Barack Obama y Paul McCartney, a Mick Jagger y a Hillary Clinton. ¿Cuáles son las dos mejores entrevistas que ha hecho?


J. S. C.: Cuando usted piensa en las entrevistas inalcanzables, cree que son las mejores. ¿Cuánto tiempo se demora uno en conseguir al presidente de Estados Unidos? Muchísimo. Y sí: uno hace la entrevista y hace otras parecidas, pero con esas entrevistas no pasa nada. Esos personajes no dicen nada. Son demasiado calculadas y cuidadas. Hemos tenido el privilegio de hablar con Obama tres veces, con Bill Clinton siete veces, con Jimmy Carter… Son personajes históricos, pero no son las mejores entrevistas.



En mi caso en particular y dada la importancia de Julio Sánchez Cristo, un fenómeno radial de vastas proporciones que trasciende las fronteras de la patria, como así lo describiera Fabio Becerra Ruiz, abogado y recordado hombre de la radio y la televisión , pareciera que yo también pudiera manifestar ese sentimiento de frustración que a él le produjo en el momento de responderle al señor Irragori.


La verdad, siempre consideré inalcanzable una entrevista con Julio Sánchez Cristo. Y creo que muchos coincidirán en que esta breve charla fue demasiado calculada y cuidada al punto de que no fue la mejor entrevista o peor aún, de que no pasó nada.


Pero no. Créanme que haber tenido la oportunidad de este encuentro relámpago con el periodista catalogado como el más influyente en Colombia y en tan solo cinco preguntas matizar en breve lo que ha significado su padre Julio E. Sánchez Vanegas en la historia de los medios de nuestro país, conocer su posición de lo que está sucediendo con la represa Hidroitunago, su concepto de lo que él considera es un periodismo sesgado, revelar su valiosa implicación social que desarrolla desde la radio, actividad que tal vez algunos todavía desconocen y quizás lo más curioso, saber que todavía nadie le ha ofrecido un trabajo de disc jockey cuando se retire de la radio, ha sido un inmenso honor poderlo publicar en mi propia página web.


No niego que me hubiera encantado que de las veinte preguntas que preparé las hubiera respondido todas, pero dentro de la rigurosidad con la que se manejo el encuentro sólo había cabida para cuatro y considero que afortunado fui cuando de insistente agregué una más y de ñapa generosamente respondió.


Uno nunca sabe y como dicen por ahí: mejores cosas vendrán”. Aspiro entonces a que esta haya sido el abrebocas para una futura entrevista más larga y tendida en la que pueda tener respuesta a todas mis inquietudes y poder saciar mi curiosidad, aquella que también considero de muchos, de saber que tanto le incomoda cuando le mencionan aquella popular frase: Julito no me cuelguey que en su momento el periodista Gustavo Gómez Córdoba mencionó de impajaritable.




Por: Germán Posada




¿Cómo su propio hijo qué palabras tiene para el legado que construyó su papá, Julio E. Sánchez Vanegas, en la historia de los medios en Colombia?


J.S.C.: El gran soñador que se atrevió a lo imposible y lo logró, arrancó de cero pero lleno de ilusiones.



Su implicación en la recuperación de la represa Hydroituango es muy significativa. ¿Qué nos puede contar de este inmenso objetivo?


J.S.C.: Simplemente que no se ponga en riesgo la obra de infraestructura más importante de Colombia y que no afecte la estabilidad de EPM y que paguen los responsables de los errores e incumplimientos.



Su labor en radio no sólo es informar, también realiza importantes obras sociales. He sabido por ejemplo que está tratando de ayudar a algunos jóvenes universitarios en Colombia que tienen problemas con sus pagos estudiantiles. ¿Qué lo mueve a solidarizarse de esta manera con la sociedad?


J.S.C.: El verdadero triunfo del poder informativo es para eso, ayudar a la gente, lo demás no me importa.



¿Cuál es su opinión acerca del periodismo sesgado o 'amañado' como algunos lo nombran?


J.S.C.: Cada persona es dueña de su dial y se queda donde está quién le da confianza.



¿Ya tiene en mente cuál será el pueblo en donde retirado de su profesión se dedique a hacer de disc jockey ?


J.S.C.: Me gustaría Itagüí, La Estrella o Santa Fe de Antioquia. Nadie me ha ofrecido puesto.




“Cada persona es dueña de su dial y se queda donde está quién le da confianza.”

Foto: Jet - Set.

450 views
DSC_0086.JPG

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280).