top of page

James Fuentes: "A la radio la quiero y la respeto."


James Fuentes.



El nombre de James Fuentes tiene una particularidad, y es que no se debe pronunciar como normalmente lo diríamos en español o estamos acostumbrados en nuestro caso, en Colombia. Y es que el mismo James, hace la aclaración porque así fue bautizado y su nombre debe sonar (Yeymz), como aquel mítico personaje que representa al agente secreto más famoso del mundo: James Bond.

 

"Yo soy llanero, de Villavicencio y tengo una mezcla sanguínea algo compleja. Mi abuela materna es 'aguachiqueña' de Aguachica Cesar. Mi abuela paterna es de Fusagasugá y de ascendencia francesa", comenta James, explicando que quién tuvo la idea de que su nombre se pronunciara así, fue precisamente su abuela paterna.  

 

James Fuentes es un hombre de radio, apasionado y entregado a su profesión. Su fuerte es la producción y animación de formatos musicales de género popular y tropical. En Colombia, se ha divertido de lo lindo trabajando en diversas cadenas radiales que promueven este género de música y su vasta experiencia lo ha llevado a ser corresponsal para el programa El Jukeo de La Mega de Nueva York, como en el pasado para la emisora Que Buena Monterry en México.

Actualmente trabaja para Tele Hit y Bandamax, dos canales musicales de Televisa.

 

James (Yeymz) tampoco ha sido la excepción. Su sueño de trabajar en la radio comenzó siendo un niño y se materializó cumplida la edad adulta. Desde aquel entonces no ha parado y su éxito profesional se multiplica bondadosamente. Es un agradecido de la vida y de todos los que lo han ayudado en su carrera. También tiene sus héroes de radio, pero su mayor heroína, es su mamá. "Mi mamá ha sido una guerrera incansable en esta vida que no se queja de nada.", expresa afectuosamente.

 

Hoy, en el Día Mundial de la Radio, sea esta, una particular ocasión para conocer parte de la vida de este entusiasta comunicador llanero, que ha traspasado las fronteras con lo que más le gusta hacer: Radio.

 

"Yo quiero mucho la radio. Por ella aprendí y tengo lo que tengo. La radio ha sido como una mujer para mí. A la radio la quiero y la respeto y respeto al que hace radio".

 

 

 

Por: Germán Posada

 

 

¿Qué nos cuenta de aquella época especial de niñez cuando le ayudaba a su mamá en los quehaceres domésticos y a su abuelo en el oficio de la mecánica?

Yo me crie con mi abuela materna y toda esa música del Caribe colombiano. Las gaitas y los porros son parte de mi niñez. Ahí, también entra a colaborar mi abuelo, a quien le gustaba mucho la música de la Sonora Matancera. En casa había una colección de 8 acetatos de música del Caribe. Se escuchaba a Orlando Contreras, La Sonora Matancera y Daniel Santos, entre otros.

Más tarde mi madre en su época ochentera, escuchaba canciones de Michael Jackson, Joe Arroyo, Fruko y sus Tesos y el Grupo Niche. Toda esta música comenzó a conectarme con la radio.

Escuchaba onda corta y el Top 40 de Caracol. Recuerdo mucho a locutores como Juan Manuel Gómez, William Bustos, Alberto Suarez López y Marco Aurelio Álvarez.      

En aquella época recuerdo mucho cuando en casa con un cepillo de peinar frente a un espejo yo simulaba ser presentador de televisión o animador en radio. Incluso con mi abuelo en su taller, yo me ponía a narrar fútbol o a presentar canciones y a veces a cantarlas.

 

 

¿Pudo haberse inclinado por la mecánica, por qué no lo hizo?

Así es, pero a mí me gustaba mucho la radio. En la noche escuchaba en onda corta emisoras de Cuba, de la costa, del Tolima y Bogotá. Eso me iba marcando mucho el camino a lo que era la radio. Me encantaba escuchar baladas en español y en inglés. Eso me empezó a abrir el camino para el tema de la radio. 

 


¿Cómo es aquello que siendo un niño soñaba con tener un teatro para títeres?

Resulta que en la época del Betamax nos aglomerábamos los muchachos del vecindario en las casas en donde tenían este aparato y nos subíamos ayudados con ladrillos a las ventanas de los vecinos para ver películas.

Éramos entre 15 o 20 muchachitos y a mí se me ocurrió que un día iba a hacer un teatro de títeres en mi casa para invitar a mis amigos. Siempre tuve ese deseo de poder desarrollar ese sueño. Lo hice entre bambalinas y lo recuerdo con mucho cariño. Yo quería hacer títeres por el tema de jugar con las voces.

Desde niño siempre me ha gustado el tema de la imitación. Esta experiencia también me sirvió mucho para el tema de la radio. Me considero polifacético en todo lo que he hecho en la parte de radio y locución comercial.    

 


No vamos a pasar por alto aquella experiencia de trabajar clandestinamente en la radio.  ¿Qué pasó allí?

Cuando tenía 16 años, en el colegio las coreografías que hacían los muchachos de décimo y undécimo grado eran de salsa, y el Grupo Niche, estaba de moda.

En la semana cultural un día llegó al colegio un señor llamado Gustavo Calle locutor de la Súperestación, una emisora de la Cadena Súper en esa época. Hoy Radio 1 Villavicencio.

Como no podía ingresar a la emisora por mi edad, yo hablé con él para que me dejara ir a colaborar entre las 8 y 9 de la noche. Empecé conociendo los discos, escuchando canciones y contestando el teléfono.

Luego conocí a otro locutor llamado Noé Peñalosa que hacía el programa de los éxitos el sábado. Yo me inventaba la manera de entrar, por ejemplo, compraba café y buñuelos y decía que eran encargos para los locutores, a veces me dejaban entrar y otras veces no, pero eso sí, se llevaban lo que les traía. (Jajaja).  

En RCN Radio, clandestinamente entraba a las 3 de la mañana. Allí hay un personaje muy importante en mi carrera y es José Vicente Monsalve, a quién le decían ‘El Uruguayo Monsalve'. José Vicente fue una de las voces más bonitas de la radio, esposo de Jacqueline Lara de La Voz de Colombia y primo de Rubén Darío Arcila. Nunca se me olvida que muy amablemente nos buscaba contratos a otro muchacho que también iba a la emisora y a mí, para que pudiéramos facturar clandestinamente en la radio.      

De aquella época, también recuerdo a alguien a quien aprecio y respeto mucho que es Eddy Rojas, quien le dio a la radio juvenil de Villavicencio, un impulso impresionante. Con Eddy, la radio de Villavicencio fue otra. Me parece que a los jóvenes que hicimos radio en ese entonces, nos dio ese camino de aquella parte juvenil de la radio. El forma parte de esos personajes con los cuales yo me empiezo a identificar en aquella época y es así como empieza mi camino en la radio. Eddy Rojas, era una persona con una gran visión de la música. Tenía su propia producción y hacia un programa llamado Sonido Joven que en su momento fue número uno en la juventud de Villavicencio.        

 


¿En dónde considera qué alcanzó el estatus de locutor profesional?

A los 18 años. Apenas resolví mi situación militar me fui a la capital. En mi cabeza estaba terminar el bachillerato e irme para Bogotá porque en mi concepto la radio de la capital ha sido la número uno. Obviamente no desmerito la radio que se hace en otras ciudades de excelente calidad.

Llegué a Bogotá un lunes y el martes ya estaba repartiendo casetes en algunas emisoras como Rumba Estéreo, RCN, Candela y Radio K.

Yo conocía a Orlando Torres, director de Rumba Estéreo, me reuní con él y me dijo que había llegado en un momento clave ya que en La Mega se estaban produciendo algunos cambios interesantes. En ese momento Alejandro Nieto (Q.E.P.D.) se había ido y se estaba posicionando como director Jorge Marín quien quería llevarse para La Mega a un Dj de nombre Víctor Méndez.

Orlando Torres me había advertido de que esa vacante podía ser para mí y efectivamente, ese martes en la tarde, me llamaron de RCN para avisarme que el puesto de Dj era para mí. El jueves ya estaba trabajando en RCN Radio. Esto significó para mí el hecho de comenzar a hacer radio de manera profesional            

 


¿Ha dirigido y programado varias emisoras en Colombia, acaso existe algún recuerdo muy especial en alguna de ellas?

En todas. He trabajado con Caracol, RCN, Todelar, Olímpica Estéreo, Melodía, y agradezco muchísimo la oportunidad que todas ellas me han brindado.

Si hay un capítulo muy interesante en mi vida y es mi llegada a Olímpica Estéreo a Bogotá. Ser Dj de Olímpica Estéreo era de estatus. La experiencia allí, con Cesar Jaimes (Q.E.P.D.) y Andrés Lopera, quienes fueron las personas que me llevaron a Olímpica Estéreo fue fenomenal. Siempre los recuerdo con una inmensa gratitud.

Trabajé con un equipo maravilloso, recuerdo muy especialmente a colegas como Mauricio Trujillo, Mónica Hernández, Don Jediondo, entre otros.       

 


En su hoja de vida figura su apoyo incondicional a artistas del género del reguetón. ¿Qué es lo positivo que se deriva de esta música cuando tantos la detestan?

La historia mía con el reguetón se da desde cuando estaba en Olímpica Estéreo en Bogotá. En aquel entonces alternaba mi trabajo en la emisora grabando comerciales para radio y televisión. Yo fui el primer presentador comercial de Bravísimo en City TV.

Luego tomé la decisión de renunciar a Olímpica Estéreo porque me fui a trabajar a La Z con Cesar Jaimes que también había salido de Olímpica.

Trabajando en La Z, un día J. Fernando Quintero que estaba en Rumba Estéreo, me propuso arrancar mi carrera como director, acepté su propuesta, dejé todo en La Z, y arranqué. En ese entonces el Sistema Rumba con J. Fernando estaba iniciando el tema del reguetón.

Con Rumba, me fui a dirigir a Villavicencio, luego pasé a Ibagué y posteriormente a Medellín, la ciudad en donde el reguetón estaba sonando más a nivel nacional. Cuando llegué a Medellín no había artistas locales hechos y apenas sonaban grupos como Latinos en la Casa y Tres pesos. Yo me propuse hacer trabajo de campo con los artistas locales y tuve la oportunidad de hacer parte de los procesos de aquellos artistas, entre ellos, J. Balvin, también tuve que ver con Maluma, Golpe a Golpe y Nicky Jam, todos, pasaron a través de mí, por la radio.

El reguetón es un género que levanta ese tipo de perspicacia. A unos les gusta y a otros no. En particular, opino que algunas letras del reguetón son bonitas y románticas. Pero como en todo, hay unas letras muy feas. Pienso que es un ritmo que engancha, que hace 20 años sigue vivo y creo que le queda mucho camino más.

En Medellín hace 20 años no existían maquilladoras profesionales, o quien hiciera un video. Hoy en día es una ciudad con una gran industria del espectáculo y de la música en donde abundan numerosos estudios de grabación. Todo esto, gracias al boom del reguetón.

 

 

"Yo quería hacer títeres por el tema de jugar con las voces. Desde niño siempre me ha gustado el tema de la imitación. Esta experiencia también me sirvió mucho para el tema de la radio."        

James Fuentes en compañía de Luis y Jorge Hernández integrantes de Los Tigres del Norte.


 

Fue jefe de prensa del fallecido cantante Darío Gómez. ¿Qué palabras le dedicaría en esta entrevista a este artista que ya no nos acompaña?

Darío Gómez fue uno de mis mejores jefes. Un tipo de un corazón bondadoso y dadivoso. Un ser humano único. Muy especial y talentoso. Ayudaba a la gente de una manera muy especial que es difícil de encontrar en una persona como era él. Un ser extraordinario.

 

Ha sido coautor de tres libros. ¿Tiene proyectos de escribir los propios suyos?

Claro que sí. Estoy terminando de escribir mi primer libro y otros dos más que están en proceso. Es un libro de historias de vida muy especiales.

Le cuento una de ellas que fue la venida del cantante Elton John a Colombia. Mucha gente no sabe lo que pasa tras bambalinas cuando una de estas estrellas visita un país. Resulta que a una semana del concierto explotó un petardo en Bogotá, acto considerado como terrorista.

Esto generó confusión en el país y fue noticia que llegó a Inglaterra. Por este hecho, Elton John dijo que no venía a Colombia y los empresarios que tenían la tarea de traerlo empezaron a mover contactos y conexiones importantes para cumplir dicha tarea. Finalmente, el artista exigió que cuando entrara a territorio colombiano debían escoltarlo dos aviones Kfir de la FAC. Su rutina sería aterrizar, bajarse del avión, dirigirse al estadio, cantar y una vez terminado el concierto, devolverse de inmediato. Elton John no se quedó un minuto más en Colombia y no disfrutó absolutamente nada de lo que había exigido para ir a Colombia. 

 


Me gustó mucho cuando leí lo mucho que admira a su mamá. ¿Por qué la admira?

Mi mamá ha sido una guerrera incansable en esta vida que no se queja de nada. Hoy en día está estudiando Administración de Empresas y mi admiración por ella es grande. Mi mamá siempre me ha apoyado en todas las cosas que yo he perseguido. Su respaldo es incondicional y siempre ha creído en mí.     

Ella trabajaba en Cenpro TV y fue asistente de Juana Uribe y de Jorge Enrique Abello. En Cenpro, conocí a mucha gente de la televisión.

 

 

Tres personajes de los medios a quién admira son Francisco Restrepo Arroyabe, Jorge Antonio Vega y Hernán Darío Usquiano. ¿Qué le gusta de cada uno de ellos?

Francisco Restrepo Arroyave, fue un visionario de la radio con un conocimiento radial muy serio, de un corazón muy bonito. Cuando hizo en Bogotá El Show de América, La Feria RCN, en Corferias, trajo las estrellas más importantes del momento como Juan Gabriel, Xuxa, Wilfrido Vargas y Grupo Clase. Recuerdo muy especialmente que el Grupo Niche, que eran parte de la gala, invitaron a Joe Arroyo, para que cantara Cali Ají. Eso fue la locura.

Cuando yo llegué a RCN a trabajar tenía una pausa de 4 a 6 de la tarde y aprovechaba y me iba a la Cadena Básica para escuchar Radio Sucesos RCN en donde leían noticias Jorge Antonio Vega y Jairo Moncada Cortes. Esos dos señores eran unos monstruos leyendo noticias. Más que narrador Jairo es un lector de noticias extraordinario. Ese mano a mano era extraordinario. Ver improvisar a Jorge Antonio Vega era algo espectacular. Siempre iba adelante de lo que estaba leyendo y al mismo tiempo corregía. Es una institución de la radio y de la televisión en Colombia. Es un general de cinco soles. Ojalá y las nuevas generaciones de locutores tuvieran conocimiento de quienes son estas personas y lo que han significado para los medios en nuestro país.

Hernán Darío Usquiano lo aprecio mucho. Es un gran amigo. Se ha ganado su reconocimiento a base de pulso con su programa musical La Viejoteca.          

 

 

¿Cuál fue su carta de entrada para trabajar con Televisa?

En la pandemia me llamaron para presentar una audición para ser corresponsal en Tele Hit y Bandamax, dos canales musicales de Televisa. A la semana me llamaron para decirme que lo había ganado y comencé con ellos en septiembre de 2021 desde Colombia. Ha sido una experiencia maravillosa.

La idea era presentar el Top 5 de las canciones más sonadas, pero yo les propuse dar a conocer los artistas colombianos mejor posicionados y lo primero que se me ocurrió para hacer para Bandamax fue entrevistar a manera de homenaje a Darío Gómez.

Hicimos un informe en vivo de 11 minutos y creo que es una de las cosas más bonitas que a mí me han pasado en mi carrera. En México quedaron bastante impresionados con la personalidad de Darío Gómez.

 


¿Cómo van sus estudios de sicología?

Soy Comunicador Social y me gusta mucho el comportamiento humano y estoy haciendo una maestría en Comunicación.

La sicología es una profesión desde la cual puedo apoyar a otras personas de manera muy profesional.

Hoy en día hay una gran cantidad de charlatanes que aparecen en las redes sociales dando consejos y guiando a la gente. Esto es muy peligroso y lo peor es que tienen una gran cantidad de seguidores.   

    


Colombia y México comparten gustos similares por la música popular, la salsa y el uso del acordeón. ¿Se ha sentido como pez en el agua trabajando en este país?

Así es, me he sentido muy bien. A nivel de entretenimiento debo decirte que son dos conceptos totalmente diferentes. Con el respeto que a mí me merecen los medios en Colombia, debo decir que los mexicanos nos llevan años luz en este negocio del espectáculo.

Yo estuve en el lanzamiento de una aplicación para los compositores en un gran centro de convenciones, y en las promociones que hacían para dicho evento, escuché una invitación para el Congreso Nacional de los Empresarios de la Música. Imagínate que en México realizan un evento anual para empresarios que hacen conciertos. Esto es algo fabuloso. En Colombia esto no existe. Desde ahí podemos partir para ver la gran diferencia.

El vallenato gusta en la ciudad de Monterrey y la salsa en Veracruz. Anexo de que el cantante Galy Galiano hizo dos giras nacionales por casi todos los estados de México.

 


Lo que nos contó con Elton John en Colombia fue muy particular. ¿Acaso tiene alguna otra anécdota similar?          

Bueno, no es similar, pero es una anécdota muy importante para mí y fue en Bogotá un día que presenté a Joe Arroyo en un concierto en el estadio El Campín.

Resulta que, trabajando en Olímpica Estéreo, un día en cabina Cesar Jaimes anunció que Ricardo Leyva y John Sepúlveda iban a hacer un concierto en homenaje a Celia Cruz con invitados como Tito Rojas, Víctor Manuel, Willie Colón, Oscar De León, José Alberto El canario, Joe Arroyo, Celia Cruz y Rey Ruiz.

Cesar Jaimes preguntó qué a quién se iba a presentar como artista de Olímpica Estéreo y yo respondí de inmediato que a Joe Arroyo.

El estadio estaba a reventar, ese día habían entrado unas 65 mil personas. Usualmente Cesar Jaimes no asistía a conciertos, pero aquel día si fue y me llamó para decirme que llegaba con Andrés Lopera. Yo me sentí respaldado y entramos los tres.

En la tarima, el locutor de otra emisora me dio el cambio cuando era el turno para Joe Arroyo. Muy animado saludé al público y lo presenté así: "A nombre de Olímpica Estéreo vamos a presentarle al artista más importante en Colombia, el número uno, el rey de esta noche, señoras y señores el Joe Arroyo", la gente gritaba.  

Invite al público a corear y cantar el nombre de Joe Arroyo y la gente respondía. Luego volví a presentarlo más brevemente, cuando apareció Joe Arroyo, me abrazó y después de saludar comenzó a cantar Tamarindo Seco. Esto fue una locura total en el Campín. Los críticos calificaron como el mejor de aquella noche a Joe Arroyo y yo tuve la bendición de presentarlo y de vivir una experiencia maravillosa aquel día.

 


¿Supongo que esa es una de las historias que va a contar en su libro?

(Jajajaja) ¿Sabe que no lo había pensado? Pero ahora que usted me lo pregunta, la voy a incluir. Muchas gracias.   

 


¿Cómo observa el futuro de la radio?

Yo siento que la radio no se va a acabar. Lo que si veo es que la radio está en este momento en una metamorfosis adaptándose a las nuevas plataformas que, para mí, son la competencia de la radio.

En una época la radio fue la reina, antes la única manera de hacerse escuchar un artista era a través de la radio, hoy en día ese concepto cambió porque ya hay cientos de plataformas que permiten hacer esta tarea.



¿La gente en México escucha bastante radio?  

Vuelvo y repito que el negocio del espectáculo en México es muy desarrollado y ahí entra el negocio de la radio. Este mercado es el más apetecido para cualquier cantante de América Latina.  En México el contenido hablado es mucho y variado y se consume bastante.     

Recuerdo que cuando Ricardo Alarcón era el presidente de Caracol, Colombia era el segundo país que más consumía radio después de Inglaterra.   

 


¿Qué representa la radio para James Fuentes?

Todo. Yo quiero mucho la radio. Por ella aprendí y tengo lo que tengo. La radio ha sido como una mujer para mí. A la radio la quiero y la respeto y respeto al que hace radio. El sentarme frente a un micrófono despierta en mí dos sentimientos que son el respeto y el miedo. Como dice el Maestro Jorge Antonio Vega, "si usted se para frente a un micrófono y no le da miedo, no es un locutor.".

Me parece que los tiempos han cambiado, pero muchos no se quieren dar cuenta de ello. He visto ejecutivos y gente de la radio muy reconocidos que han atacado el uso del podcast, y hoy en día, están haciendo podcasts. Esto me parece curioso y hasta gracioso.

Mi experiencia en la radio me ha proporcionado la oportunidad de dictar cursos de oratoria y de cómo hablar en público. Estos cursos los he impartido en la ciudad de Nueva York y otra parte en Colombia.  

     


A propósito del uso del podcast, usted se ganó un premio. ¿Nos cuenta al respecto?

Si. Yo me gané un Premio Latin Podcast en Estados Unidos. Hace dos años tengo un podcast que se llama Protagonistas de la Música.

Resulta que a última hora me dio por participar al concurso Latin Pódcast World que se entrega cada año y participé en la categoría Historia de la Música con la vida de Carlos Gardel. Honestamente, no sabía por qué, pero quería que fuera con él.

Contacté a Horacio Pebete Godoy, un experto bailarín de tango en Argentina, productor discográfico y realizador de la famosa milonga La Viruta. Con él y otros invitados hice mi podcast y me gané el premio.

 


Muy amable.

Muchas gracias por permitirme contar un poquito de mi historia. Un abrazo.

 

           

"El sentarme frente a un micrófono despierta en mí dos sentimientos que son el respeto y el miedo. Como dice el Maestro Jorge Antonio Vega, 'si usted se para frente a un micrófono y no le da miedo, no es un locutor'." 

James Fuentes en los estudios de Televisa (México). Lo acompañan de izq a der: Evelyn Alvarez, Marie Claire Harp y Eloisa Gutiérrez.

416 views

Comments


DSC_0086.JPG

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280). 
  

 

bottom of page