top of page

Nery Correa: “La radio es la cara oculta de algo muy bueno.”


Nery Correa. Foto: Juan Correa.



En las memorias de un área específica que encierra el desarrollo de una sociedad, algunas personas, por diversos motivos o circunstancias, suelen gozar de más reconocimiento que otras. En el caso de la industria de la radio y en específico en el de la radio antioqueña, la locutora Nery Correa, realizó con creces su tarea y su huella ha quedado registrada en las páginas que enaltecen la historia local de la radio paisa.


Sus ganas y determinación la llevaron a formar parte de un grupo en donde para la época, las oportunidades para las mujeres eran todavía pocas. Pese a esto, pudo más su valor, y poco a poco, fue demostrando que su carácter, talento y personalidad, eran lo suficientemente valiosos, para probar que, como los hombres, también podía estar frente a un micrófono y ser parte integral de una cabina de radio.


Su voz, alegre y cálida, cautivó el gusto de una audiencia ávida de música popular, en aquellos años en donde los ritmos bailables, gozaban de un gran momento en la industria musical y era el deleite de los colombianos.


Su amor por los tangos formó parte determinante en su carrera como locutora. Nery Correa estaba protagonizando lo impensado y enfrentando aquel umbral creado por los caballeros. Con su voz, conquistó a todos aquellos amantes de melódicas composiciones que hicieron grande a Carlos Gardel, a quién por azares de la vida, llorarían su trágica muerte en la ciudad de Medellín.


Nery Correa ha dejado un legado. La radio antioqueña la respeta y la reconoce. Sus hermanas, Nubia y Lilian, también hacen parte de esa herencia radial, que un día llegó sin prejuicios, para posicionarse con respeto y con altura.




Por: Germán Posada




¿Cómo se inició en la locución?


Inicié la locución con muchos esfuerzos en el año1977.


Me presenté en Colmundo Radio, apenas empezaban en Medellín. En Cali ya hacía rato sonaban. Me entrevistaron y me mandaron a cabina para la prueba para ver si era capaz y me dejaron fija en los turnos de la tarde, así pasaron como cinco años, animando música tropical y dando a conocer los éxitos del momento. Fue una experiencia inolvidable.


En 1982 me resultó un trabajo con el Grupo Radial Colombiano y estuve animando música bailable en Radio 24. Recuerdo que lo anunciaba así: Radio 24 la señal sabrosa de Medellín. En Radio 24 duré unos seis años.


Recuerdo que entré en un mes de octubre y en diciembre sonaba mucho la emisora en Medellín. A las directivas les gustó mucho mi estilo y me dejaron allí. Me hice conocida pero realmente a mí no me gustaba mucho este tipo de música. Lo mío era presentar tangos, música romántica y boleros. Ese era mi capricho. Todo esto representó una inmensa alegría en mi vida porque yo no me veía delante de un micrófono presentando música a la gente, improvisando, esto me ha gustado mucho y ya son 60 años de trayectoria en la radio.



¿Y si tuvo la oportunidad de animar programas cómo los que usted quería?


De Ecos de Rionegro me llamaron para trabajar en esta emisora. El director era Diego Cárdenas Gutiérrez, un gran amante del tango, me dio una hora para hacer tangos bajo su programación y la gente estaba enloquecida.


Los oyentes en su mayoría eran conductores de buses, volquetas, jaulas, era una locura. Este señor supo dirigir la emisora con mucho ahínco, su éxito fue total. Por él, aprendí a conocer mucho más de este género musical que tanto me ha gustado y que en aquel tiempo, era lo que más sonaba con los boleros.

Como locutora en el Grupo Radial Colombiano en aquella época situado en el barrio La América, me propusieron hacer un programa de tangos. Así se dio inicio al programa Buenos Aires que comenzaba a las dos de la tarde y que fue muy acogido por el público.



¿Cómo se dio su incursión en el programa La Ley Contra el Hampa?


Después de Ecos de Rionegro fue mi paso en Todelar en La Voz del Río Grande. Comencé en el programa La Ley contra el Hampa, un programa de historias criminales.


Iba casi todos los días a Todelar para mirar las grabaciones de La Ley contra el Hampa. Yo ni me imaginaba que me fueran a escoger para algún papel hasta que se me dio la oportunidad como radio actriz, que la verdad no me gustaba mucho, pero era una oportunidad más en la radio.


Me inspiré en Celina Cardona, Gilma Velásquez y María Victoria Agudelo que aparte de locutoras, eran también excelentes actrices de radio y eran perfectas. La verdad, me encantaba como hablaban y ellas me inspiraron para avanzar en mi carrera de locutora.



¿Para la época existían escuelas para estudiar locución?


Si. Yo estudie en una institución que se llamaba AUDIO con Iván Madrid Arcila, un buen locutor y además profesor. Lo que más quería para mí, era ser una buena locutora y comencé a ejercitarme leyendo noticias de los periódicos, claro con el aval de mi profesor. Iván nos dirigía de una manera tan amable, que no sentíamos el tiempo, él quería hacer de nosotros unos buenos elementos de radio.


Algunos nos licenciamos en el Ministerio de Comunicaciones, muy pocos en ese tiempo, y cuando empezaron a exigir la licencia, viajamos hasta Bogotá para hacer las diligencias correspondientes en el Ministerio para que nos la dieran.



¿Las mujeres como los hombres tenían igualdad de oportunidades para trabajar en la radio?


No. Las oportunidades no eran las mismas. Solo se escuchaban voces masculinas, era raro escuchar una mujer locutando.


En el caso de la radio novela La Ley Contra el Hampa, el personaje de la mujer no tenía mucho protagonismo en los libretos, pero si se necesitaba en algunos casos, figuras como la hermana, madre, amiga, esposa o vecina, del personaje malo. Más que todo eran personajes masculinos.


Cuando a mí se me dio la oportunidad para animar música bailable, no sé por qué, pero querían escuchar una voz femenina y las cosas se me dieron a mí.


Era la mujer más feliz, era única en ese entonces locutando, claro con música bailable, pero no me importo. Recuerde que llegué a casa y de la alegría, me tomé media de aguardiente, esto era fenomenal. Los hombres eran los únicos que anunciaban en ese entonces, las voces femeninas eran únicamente para los comerciales.




“La Radio es respeto, es aprendizaje, explorar nuevas cosas.”

Nery Correa con el Grupo Radial Colombiano. 1985.



¿Qué comparación haría en la forma actual de hacer radio a la de su época?


Es enorme. En mi tiempo se respetaba mucho al oyente como al locutor. Ahora esto se ha perdido mucho.



¿Ha hecho radio en los últimos años?


Estando cesante, pero con deseos de volver a la radio, visité a don Bernardo Tobón Martínez, y le comenté de mi deseo de volver a la radio y con su aval, estuvimos sonando música bailable, popular, balada, tango, todo ritmo, y fue éxito total.


Lo último fue hasta hace un poco más de un año realizando programas en Júpiter FM sólo de música argentina con tangos.



¿Cuánto tiempo realizó el programa Tangos Inolvidables?


Fueron varios años con el programa, la acogida de los oyentes no tenía límite, más si era una voz femenina, con mayor razón. Para los oyentes acostumbrados a voces masculinas y de pronto surgir una voz femenina, causó mucha curiosidad, nunca había pasado esto, siempre eran voces masculinas, las que presentaban este programa de música argentina.


En realidad, yo no le veía futuro, creía que nadie escuchaba este programa, entonces comencé a reportar sintonía y que sorpresa me llevé, al darme cuenta de que eran más féminas que varones. Y así se fue agrandando la audiencia, esto no lo podían creer los directores y programadores.


Nos vimos en la tarea de buscar en las casas disqueras más música argentina pero poco fue lo que se encontró, así y todo, subió el rating, sintonía arriba cada día, más y más, y pedían más y más temas argentinos que ya no existían.


Me dije, que lo resolvería, mi papá tenía unos cuantos discos, muy pocos, pero como me sirvieron. ¡Dios eso era genial! Le comenté al aire a los oyentes: los que tengan música argentina y la vendan, llamar a este número telefónico. ¡oh sorpresa!, me llevaron mucha pero muy regular en sonido, los sacaba al aire y parecía que la emisora tenía problemas con los transmisores, pero mentira, era el sonido del acetato, ¡cruel muy cruel. Así pues, que la cosa fue, bárbara, pero la sintonía continuaba, los mismos oyentes me llevaron mucha música, pero al poco tiempo de terminó el Grupo Radial Colombiano.


Esta fue la tercera emisora en dónde hice un programa argentino.


La otra emisora fue en Munera Eastman Radio, los sábados. Sintonía total, era la locura y los teléfonos, no daban abasto, era impresionante. Lo mejor que nos ha pasado a don Bernardo Tobón y a mí, esto es inolvidable. Don Bernardo era el director y hacia comentarios de la vida y obra del tango y sus mejores exponentes, era maravilloso, ojalá vuelvan nuestros hermosos tangos a la radio antioqueña.



¿Cómo se siente ser reconocida una personalidad en la historia de la radio antioqueña?


Ser reconocida como personalidad en la historia de la radio antioqueña, para mí, es un orgullo que no cabe en mí, la satisfacción es mucha, es mundial y si me llaman para hacer de nuevo el programa de tango, con mucho gusto lo hago o de cualquier otro ritmo.



¿Qué significa para Nery Correa la palabra radio?


Respeto. Es aprendizaje, explorar nuevas cosas, haber tenido la oportunidad de conocer y trabajar con los compañeros que uno escuchaba es maravilloso. La radio es la cara oculta de algo muy bueno. Amo la radio.





Lilian Correa (Hermana de Nery Correa):


Yo me inicie en la radio por mi hermana Nery. En alguna oportunidad ella estaba trabajando y me pidió el favor de llevarle unos documentos a la emisora y estando allí le dije en voz alta que me gustaría aprender a manejar los controles. El director de la emisora estaba detrás de mí y me invitó para que aprendiera. Así lo hice una semana, por coincidencia a mi hermana la incapacitaron y el director me preguntó que si me sentía capaz de reemplazarla. Esto fue en Radio Disco ZH. Yo estaba estudiando en ese tiempo, salía a las 10 de la noche, pero me daban tiempo de salir antes, para ir a la emisora. Luego estuve en otras emisoras, pero siempre detrás de mí hermana.”


Hicimos radio con Bernardo Tobón Martínez cuando existía Radio 1200, Radio Disco ZH y Emisoras El Poblado. Nunca hice nada como radio actriz, a mis hermanas Nubia y Nery si les tocó.”


Terminé trabajando en Sayco por casualidad. Mi mamá era compositora y yo iba a acompañarla a hacer diligencias cuando necesitaba ir allí. Así empecé como secretaria, mientras trabajaba, estudiaba Derecho hasta que terminé en 2017. En este momento soy la Coordinadora Regional de Antioquia. Tengo más de 1200 socios, es una experiencia muy buena, es muy gratificante trabajar con los creadores de la música.


Mi experiencia en radio fue muy gratificante, aprendí muchas cosas, en especial de Nery, quien me indicó el camino. Una anécdota es que don Bernardo Tobón Martínez cuando veía que solo hacía control, me dio la oportunidad de que hablara, y mi hermana fue mi mentora, luego estudié y tuve como profesor al reconocido locutor Benjamín Castro Salazar.


La radio es un tesoro. Es una experiencia maravillosa en donde aprendimos mucho con respeto por el público. Al salir al are debíamos tener un supremo respeto por los oyentes. La diferencia ahora es que casi nadie cuida lo que dice, inclusive con las noticias tristes, no lo hacen con el debido respeto. La radio es respeto, profesionalismo.


Gracias por darnos la oportunidad de expresar esto que nunca lo habíamos hecho.








203 views

Kommentarer


DSC_0086.JPG

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280). 
  

 

bottom of page