“Mis padres dejaron una huella inmensa”: Jaime Zuluaga Krumsieg

Updated: Oct 26, 2021


Jaime Zuluaga Krumsieg (Foto Archivo Personal).




Como en toda historia que impulsa el desarrollo y la evolución de un país, la industria del espectáculo tiene una importancia muy significativa, y en cada una de estas historias, va quedando una valiosa lista de personajes que aportan un papel inestimable a este crecimiento.


En nuestro caso, dos de los personajes de aquel gigantesco repertorio de personalidades que le dieron vida a la historia de la radio y la televisión colombiana, fueron el humorista Guillermo Zuluaga “Montecristo” y la actriz Erika Krum.


Jaime Zuluaga Krumsieg y su hermana Gloria Leonor, fueron el fruto del amor entre estas dos inolvidables figuras, y hoy a través de esta breve charla, Jaime a querido rendirle un homenaje a sus padres, compartiéndonos tan solo una minúscula parte de ese inmenso caudal de experiencias y de vida artística que cada uno recopiló, y que forma parte indiscutible de aquel tesoro que muchos otros al igual que ellos, contribuyeron para escribir la historia de la radio y la televisión de Colombia.




Por: Germán Posada




¿Cómo se siente ser uno de los hijos de dos famosas y queridas personalidades de la radio y la televisión en nuestro país?

J.Z.: Es un orgullo y es un honor que pocos tenemos de que nuestros padres hayan tenido ese reconocimiento y lo sigan teniendo no solamente en el país sino en otras latitudes por el trabajo que hicieron en el arte. Mi padre, Guillermo Zuluaga “Montecristo”, considerado el mejor humorista de América y que también trascendió a otras latitudes, y mi madre Erika Krum, un actriz no solamente de radio y televisión, ella hizo cine cuando tenía 14 años participando en la película “Senderos de Luz”, también hizo teatro y café conciertos, mi madre amó el arte desde su niñez hasta su partida con Dios, y fue testimonio y ejemplo para las nuevas generaciones.

Es un orgulloso ser descendiente de ellos. Yo soy actor, director de televisión, editor, mi esposa es actriz, hija de actores, y mis hijos son artistas porque todos son músicos.


¿Siendo usted un niño cómo recuerda a su papá? ¿Era gracioso o serio en la casa?

J.Z.: Nosotros no vivimos nunca con él. El vivía en Medellín y nosotros en Bogotá. Fuimos dos hijos, Gloria y yo. Pudimos compartir algunas veces cuando viajábamos a la casa de Medellín, lo recuerdo como una persona seria en casa pero afuera en su profesión era afable y se hacía querer por la gente.


¿Cuándo compartía con él lo llegó a ver practicando sus personajes? ¿Cuál de ellos por ejemplo?

J.Z.: Nunca lo vi practicando sus personajes, el solamente sacaba sus personajes cuando iba al escenario, pude acompañarlo algunas veces cuando venía a Bogotá a presentaciones en el Hotel Tequendama y a otros lugares en donde era contratado pero mi padre jamás decía que era lo que iba a hacer.

De hecho recuerdo una anécdota cuando grabó uno de sus discos que fuimos al estudio de Discos Fuentes en Medellín, nadie sabía cuál era el repertorio que él iba a tener para su grabación, mientras estaba grabando sucedió algo técnico razón por la cual debía repetir y el dijo que no lo hacía porque para él ya no valía la pena ya que la gente no se iba a reír igual, y la idea era que las risas fueran reales, no pregrabadas.

Nunca lo vi ensayando. Lo que sí sé, es que tenía libros de historietas de donde se inspiraba y rescataba algunas ideas para sus personajes.



“A mi papá siempre le gustó la radio.”

Guillermo Zuluaga Montecristo”. Foto Archivo Personal de Jaime Zuluaga Krumsieg.


¿Igual si no veía mucho a su papá me imagino qué era complicado en época de infancia salir con cada uno de ellos dada su popularidad?

J.Z.: En realidad no lo era. Al contrario era muy agradable saber que los dos estaban en una actividad en donde la gente los admiraba, era muy bonito cuando mi hermana y yo veíamos como los reconocían y en especial a mi papá a pesar de que él no era un hombre de televisión.



¿Cuando salía en compañía de ellos la gente les pedía autógrafos? ¿Me imagino qué esto les parecía bastante especial siendo niños?

J.Z.: Claro que sí. Sobre todo por mi mamá con quién compartí todo el tiempo y era muy agradable. Qué bonito ver como la reconocían, además que mi mamá nunca fue una persona apegada a la fama, al contrario fue sencilla, humilde, humana, se hacía querer de todo el mundo, no tenía problema en compartir con la gente en la calle, no era de “dedito parado”, todo lo contrario, por eso la quisieron tanto y la siguen queriendo. Hoy en día es mucha la gente que habla y la recuerda no solo como actriz sino como persona.

Al parecer el personaje que más le gustaba interpretar a su papá era Montecristeso, el marihuanero. ¿Tiene idea por qué?

J.Z.: Yo no diría que ese era su personaje favorito o el que más le gustaba interpretar, en sus presentaciones siempre tuvo a “Montoño”, personaje muy reconocido, también a “Montecristico”, el niño.

Cada uno de los personajes tenía lo suyo. Personalmente siento que a todos sus personajes eran muy importantes para él y los quería por igual.


¿Siendo su papá un hombre tan chistoso y gracioso qué recuerda era lo qué le incomodaba o lo hacía enojarse?

J.Z.: Recuerdo que en casa era muy disciplinado y muy estricto. Obviamente había cosas que le incomodaban y no solamente en casa sino por fuera. Y pienso que una de esas eran las injusticias, y que no se hicieran las cosas de manera correcta.


¿Me imagino que con los trabajos de sus padres llegó a conocer a muchas personalidades de la radio y la televisión. ¿Quiénes por ejemplo visitaban más frecuentemente su casa?

J.Z.: Si claro. Era muchísima la gente que conocíamos tanto con mamá como con papá. Yo mantenía una estrecha relación desde niño con gente de la radio, la televisión y el teatro en especial por mi mamá, además que el centro era Bogotá en donde vivía con mi mamá y mi hermana.

La lista sería muy larga porque a todos los conocía y ellos a mí. De aquella época podría mencionar por ejemplo a Harry Geithner, Pepe Caparrosi y Mary Carmen Gordon, que eran españoles pero actuaron mucho tiempo en Colombia, también a Alicia del Carpio y a Bernardo Romero Lozano.

En definitiva es mucha la gente que conocí. Recuerdo muy especialmente que para preparar los programas de televisión iban a ensayar al apartamento nuestro. A veces ensayaban en la Televisora Nacional de Colombia en la calle 24 debajo de La Biblioteca Nacional ó en los apartamentos de los otros actores.

En nuestro apartamento ensayaban con mucha frecuencia y no solamente por cuestiones de trabajo sino a compartir como amigos. Definitivamente es un listado interminable.


Le damos muchas gracias a Dios porque nos dio esos padres que dejaron huella, que fueron ejemplo.

Jaime Zuluaga Krumsieg, Erika Krum(qepd) y Gloria Leonor Zuluaga Krumsieg.



Tengo entendido de que su papá llegó a ser arquero del Deportivo Cali. ¿Le hablaba sobre esto? ¿Sabe de quién era hincha?

J.Z.: Así es, a mi papá le gustaba mucho el fútbol. No hablábamos mucho sobre esto, si acaso mencionamos este tema alguna vez, fue más por una entrevista que le hicieron que por una charla entre familia. Creo si no estoy mal que era hincha del Club Independiente Medellín.


Su papá viajó bastante presentando sus chistes, hasta llegó a venir a Canadá. ¿Usted lo acompañó en alguna de sus giras? ¿A qué país le gustaba a él más viajar?

J.Z.: A mi papá le gustaba ir a todos los países, iba mucho a Chile, a México y a Estados Unidos, allí la colonia colombiana para el 20 de julio siempre lo invitaba, y precisamente en la ciudad de Nueva York se creó el Festival del Humor Guillermo Zuluaga “Montecristo”. También iba con frecuencia a Venezuela, y Panamá.


En México su papá alternó nada más y nada menos que con Cantinflas y Bob Hope, parece que en un principio no le fue tan bien pero logró cerrar con mucho éxito. ¿Sabe sobre esta anécdota?

J.Z.: Si se que actuó con ellos pero de aquello de que no le fue bien al principio no tengo información. Creo que no fue así porque al contrario siempre fue muy cotizado y tuvo muy buena relación con varios humoristas de todo Latinoamérica y de Europa con quienes compartía mucho. De hecho la creación del Festival del Humor aquí en Colombia fue una idea de mi papá y en la cual participó, después pasó a manos de otras personas.


¿El apellido Krunsieg de su mamá de donde es originario?

J.Z.: Es un apellido alemán. Mi abuelo materno era alemán. Mi abuelo se llamaba Henry Krunsieg Smith y mi abuela era tolimense. En el repertorio de una obra de teatro en la que participó mi mamá lo pusieron como Erika Smith, pero luego fue cambiado por el de Erika Krum ya que así se facilitaba más su pronunciación.



Quizás el personaje que le dio más popularidad a su mamá en la radio fue el de Solín en Kaliman. ¿Veía a su mamá ensayando este personaje, recuerda cómo lo hacía?

J.Z.: Es cierto, este personaje identificó mucho a mi mamá. Obviamente si nos remitimos a aquella época, “Kaliman” fue la serie que marcó un hito en nuestra radio porque duró muchos años. Pero cada uno de los personajes que hacía eran muy especiales para ella. Los títulos que se grababan en aquella época en el Circuito Todelar de Colombia, eran 10 radionovelas diarias. Y entre esas estaba “Kaliman”. Mi mamá protagonizó muchas de las otras radionovelas, muchas de Julio Jiménez.

No la veía ensayando el papel de Solín. En la radio lo que hacían era entregar los libretos de los capítulos que se iban a grabar cada día y cada uno iba preparándolo y haciendo las correcciones del caso para luego entrar a grabar.

Lo que si veía todo el tiempo era la manera como grababan. Yo prácticamente gateé en estudios de televisión y de radio. Yo empecé a actuar en el año 58, también soy operador de sonido, veía seguido a actores y locutores como a Ester Sarmiento de Correa, Boris Roth, Cesar Borrero, Gaspar Ospina, Hernando Madrid, Luis Chiape y Leticia Palacios, entre muchos más.


La Tía Loly en Dejemos de Vainas también fue muy popular. ¿Su mamá le hablaba de este personaje? ¿Quizás le mencionaba con cuál de sus personajes se identificaba más?

J.Z.: Mi mamá no hablaba de los personajes, si compartíamos al respecto pero para ella cada personaje era muy especial. Obviamente “Solín” y “La Tía Loly” como también “Clarisa” en Las Señoritas Gutiérrez, su actuación en la serie de Yo y Tú que marcaron una época porque fueron muchos años haciéndolos y los quería mucho. Pero cada personaje que ella interpretaba lo amaba y se esmeraba por prepararlo y hacer de cada uno de ellos un gran reto. Cada uno de sus personajes fue tan importante que marcaron su vida artística.

Personalmente no considero que tuviera un personaje en especial con el cual se identificara. Pero la cachaca de “La Tía Loly” en Dejémonos de Vainas, creo que se acercaba bastante a la personalidad de mi mamá, ella no era tanto así de cachaca, pero si tenía muchas cosas bonitas de esa Tía consentidora.


A su papá le gustaba más la radio que la televisión. ¿Acaso fue lo mismo para su mamá?

J.Z.: Tiene razón. A mi papá no le gustaba mucho la televisión. El decía que la televisión “quemaba” a los humoristas. Por eso siempre le gustó la radio y por eso hizo más de 36 años de programas diarios de radio. Las Aventuras de Montecristo que se emitió por todas las cadenas, Caracol, RCN y Todelar, en todas fue un gran éxito.

A mi mamá le gustó siempre todo. Ella decía que quién hacía radio también hacía televisión porque era partidaria de que con la voz se podían generar sensaciones y emociones al punto de transportar a las personas a través de libretos, ella decía que la actuación imprimía un sentido tal que la gente podía imaginar lo que está pasando, al punto de vivir las historias.



La relación de sus papás es aún desconocida para algunos, al punto que esto causa sorpresa. ¿Nos puede hablar al respecto?

J.Z.: Como es bien sabido quienes conocieron en vida a “Montecristo” y tuvieron la oportunidad de escuchar sus entrevistas, mi papá siempre manifestó que el tuvo 20 hijos. Un primer matrimonio que dio como fruto 10 hijos, una segunda unión que fue con mi mamá en donde nacimos mi hermana Gloria Leonor y yo y el resto de hijos de su tercera y última unión que fue en donde estuvo hasta el final de su vida.

Nosotros nunca vivimos con papá, él vivía en Medellín y nosotros en Bogotá con nuestra abuela y esa fue la relación que mis papás mantuvieron durante varios años. Cuando mi hermana y yo íbamos a Medellín, compartíamos con nuestros hermanos, de hecho tenemos una excelente relación con todos ellos, lo cuál ha sido una bendición.


¿Qué representaron sus papás para la historia de la radio y la televisión colombiana?

J.Z.: Yo puedo decir mucho, pero que bonito que lo puedan decir las personas que los conocieron y que aún los recuerdan.

Son muchas generaciones que vivieron con ellos, que se divirtieron, que lloraron y que gozaron, que se entretuvieron en aquella época inolvidable de la radio en donde en el campo los campesinos con sus transistores vivían y se entretenían mientras realizaban sus labores, también en la ciudad, en los autobuses y vehículos, la radio los acompañó por años y se divirtieron con las actuaciones de mis papás. Lo mismo en televisión en especial con mi mamá que fue fundadora y catalogada la primera actriz como lo dice el libro de La Historia de la Televisión Colombiana de Fernando Sarmiento, mi mamá fue la primera mujer en participar en la televisión colombiana.

Mis padres dejaron una huella inmensa y es un gran honor para mí como hijo y para toda su familia y su descendencia. Le damos muchas gracias a Dios porque nos dio esos padres que dejaron huella, que fueron ejemplo.

Para mí personalmente es un enorme reto, un compromiso para seguir honrando siempre su memoria con nuestros buenos actos y comportamientos.


“Cada personaje que ella interpretaba lo amaba y se esmeraba por prepararlo.”

Erika Krum. (Foto Archivo Personal de Jaime Zuluaga Krunsieg).

738 views
DSC_0086.JPG

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280).