top of page

Mildred Vargas: “Hay que volar y soñar en grande.”

Updated: Jul 2, 2022


Mildred Vargas.



Es muy usual que cuando le preguntan a una persona que se ha desempeñado en el ejercicio de la locución, cómo se inició en ella, traiga a su memoria aquellos recuerdos que desde la infancia le indicaban que esta actividad sería la que elegiría para desempeñarse activamente en sociedad. Y en el caso de la locutora y comunicadora, Mildred Vargas, no ha sido la excepción.


Esta mujer que desde niña era una cotorra, como ella misma lo indica, suma en su haber dos décadas de estar comprometida con esta apasionante labor, pero como la vida es de ciclos, Mildred Vargas considera que aunque sigue queriendo la radio, esta misma le ha mostrado que el camino en ella ya ha sido lo suficientemente recorrido para afianzarse en un nuevo sendero, quizás más distante de aquellas cabinas de radio por donde trasegó y disfrutó, animando, comunicando y compartiendo un mensaje alegre, a todos quienes la escucharon a través de los micrófonos.


Hace seis años, después de alejarse de la radio, Mildred Vargas, viene disciplinadamente posicionando su propia empresa como Talento de Voz, en el mercado de la publicidad y el doblaje. Una decisión que en su momento no fue fácil pero que hoy por hoy, le ha ayudado a reafirmar todo su potencial, talento y experiencia, para consolidarse en un mercado fascinante pero también exigente y competitivo.


Mildred Vargas va con todo porque quiere conquistar el mundo con su voz, ese don que la vida le regaló y el cual ama y agradece como el más grande tesoro.



Por: Germán Posada




¿Qué la indujo al mundo de la locución?


El gusto por comunicar, por hablar, viene desde la niñez. Desde niña era una cotorra. Es la fascinación de poder comunicarse en tercera persona a un montón de personas que no conocemos y que no vemos, pero es hablarle al que está en el carro, en la casa, a quien está triste, al que le fue mal en un examen.

Me encantaba preguntar y me gustaba cantar. Mis recuerdos de infancia en casa era escuchar siempre radio. Mi familia fue muy de radio. Recuerdo que escuchaba muchísimo audio cuentos y jugaba a ser la voz de la bruja, de Blanca Nieves, de Pinocho, que eran cuentos que mi papa no compraba en casetes y los repetíamos hasta mas no dar. Ese en realidad fue el primer juego de aprender a hacer voces y meterse en esas historias y narrarlas.


Es trabajar con ese imaginario, con esa creatividad de pensar que le estamos transmitiendo un mensaje que tiene que ser lo suficientemente bueno que haga que alguien deje por un momento sus tristezas y sienta que hay cosas interesantes por hacer. De todo ese deseo por querer transmitir y comunicar un mensaje alegrando otras vidas y otros oídos, nace ese gusto por trabajar con la voz.

Después de una carrera de más de 20 años trabajando con mi voz decidí hace seis años retirarme de la radio para dedicarme a trabajar como talento de voz.



¿Dónde realizó sus primeros pinitos como locutora?


Mi primera oportunidad de tener un programa y salir al aire, fué a los 19 años. Empecé en Caracol radio en la ciudad de Cali. Esta empresa me edificó en la parte profesional como personal porque yo era una niña que apenas estaba estudiando locución, después comencé a estudiar Comunicación Social y allá me abrieron las puertas para aprender.


Cuando uno entra a la radio, comienza por contestar el teléfono y por hacer una gran variedad de funciones. Después de mi constancia y aprendizaje tuve la oportunidad de entrar a las emisoras musicales comenzando en Tropicana Estéreo.


Recuerdo muy especialmente a personas como don Rodrigo Cobo Arceyuz, que en aquel tiempo era el director de operaciones de Caracol Radio en Cali y don Sammy Jalil que era el director de noticias. Y en la parte comercial musical a John Jairo Megudan quien fue mi jefe. Todos ellos creyeron y tuvieron confianza en mí.




En Colombia hay una larga lista de voces femeninas que hacen parte de ese enorme caudal de talentos que dejaron huella en la locución de Colombia. ¿A quién recuerda en especial? ¿Quizás alguna influencia en su carrera?


Una voz que siempre admiré fue la de Judith Sarmiento, me parece que es una mujer con una voz hermosa. En mi época de adolescencia escuchaba a Ana María Bayer y me parecía divina su voz. También a Beatriz Elena Llano y Aleida Salcedo, otros referentes para mí.

Definitivamente mi escuela fue Caracol. Yo escuchaba esas grandes voces femeninas y otras masculinas como las de Lunio Cardozo y Vicente Moros Ortega, y yo quería algún día ser como ellos. Todos ellos fueron como esa primera guía que yo necesité en radio.


¿Dentro de la variada lista de actividades que ha realizado en radio está el de haber sido programadora, actividad que, según el experimentado hombre de radio como Oscar Tito López, no es tan fácil, realizar. ¿Cómo le fue a usted?


Yo tuve la oportunidad de programar cuando trabajé en La Vallenata. Digamos que en cualquier género musical lo que dice Tito es cierto. Es muy difícil tener esa agudeza de que te llegue un disco y que te digan que el objetivo de este trabajo musical es tal. Uno lo puede escuchar y quizás le guste, pero resulta que la disquera no esta de acuerdo y al final uno lo deja a los oyentes y son ellos finalmente quienes deciden por la canción. Uno programa siguiendo un reloj musical que uno acomoda, es un esquema para que uno vaya llevando a la gente hacia lo que ellos quieren teniendo en cuenta, día, noche, fin de semana, y muy especialmente la hora.



¿Para cuales cadenas radiales ha trabajado como DJ?


Trabajé con Caracol en Corazón Estéreo, Tropicana, La Vallenata, Cadena Básica de Caracol, Radio Internacional, Boom FM y RCN.


Yo me he considerado una persona mas bien tímida. Es decir, yo tengo en frente un micrófono y digamos que se sale de mi otro espíritu, es una transformación total, pero ya como tal, animar un público que es tan vivo y que te exige otras condiciones, no es mi área. A mí me ha gustado mas estar en la cabina y con mi cómplice numero uno que es el micrófono y a través de el montarme con mis audífonos en un imaginario de un sinnúmero de situaciones y esto se me hace divertido, además de que juega con la creatividad ciento por ciento de uno y con ese nivel de improvisación que tu puedas tener.


Uno debe si o si, tener cierto carisma, puede que no tengas la voz más bonita del mundo, pero lo que si tienes que tener es carisma porque hay que tener una conexión y es esa la que te brinda el imaginario con tus emociones porque en lo personal yo considero que la voz debe está conectada al corazón.




¿Uno de sus clientes es Italia, acaso habla italiano?


No. Lo que hago es en español. Lo que pasa es que actualmente hay una tendencia mundial que se ha hecho mucho más notoria después de la pandemia y es el emprendimiento a través de las Startup y yo trabajo con una firma italiana.

Su servicio se basa en audio libros con un enfoque muy noticioso, empresarial, que van dirigidas a las personas que, por su trabajo, poco tiempo tienen para leer, pero necesitan estar muy bien informadas y al mismo tiempo relajadas, y yo hago esos libros para el mercado hispano en ese país.



Se ha capacitado en diversos formatos del Voice Over. ¿Qué tan necesaria considera la formación académica en esta época para el desarrollo y desempeño de esta carrera?


Para entrar a los medios de comunicación es importante estudiar y tener una carrera porque eso te eleva el sentido crítico, uno tiene una responsabilidad que es la de transmitir a través de un medio masivo. Entonces es muy importante tener un perfil profesional. Una cosa es la radio y hacer el trabajo de DJ al aire y otra cosa es ser un Voice Talent y trabajar con tu talento de voz.

En el trabajo de hacer locución en radio musical te exige hacer un personaje que es el de DJ. Pero tu trabajo como Voice Talent te exige hacer muchos personajes, narrar un libro, hacer un IVR, interpretar un comercial, hay un nivel de exigencia muchísimo mayor y para eso hay que estar a la altura.


Para un cliente con la necesidad puntual de hacer un video corporativo hay que tener la capacidad para abordar ese texto, transformarlo y transmitirlo a sus exigencias. Y esto se logra estudiando mucho. La voz es un instrumento maravilloso que cargamos con él para arriba y para abajo. Creo que no nos alcanzamos a imaginar todo el valor que hay allí y toda la magia que puede salir de allí. Podemos cantar, respirar, hablar y comer.

Por eso una persona que se dedica a trabajar con su voz debe estudiar todo el tiempo y esto es de nunca terminar, ni siquiera para los grandes maestros de la ópera.




¿Forma parte de la ACL, qué le ha aportado esta entidad a su carrera cómo locutora?


Es importante asociarse y estar vinculados porque en Colombia nos hace falta más regulación en cuestión de respetar las tarifas. Digamos que en Estados Unidos y creo que también en Canadá, hay sindicato y asociaciones que los ampara y esto es muy importante porque como profesionales nos sentimos más seguros. En ese sentido la ACL te ayuda en la parte de derecho, en la parte laboral, también contable, cuando se tiene una inquietud en algo en particular te asesoran y te guían.


La ACL, es una importante vitrina a través de su página web y tiene el respaldo de su presidente, un señor con tantos años de carrera y tan reconocido como lo es, Armando Plata Camacho, y una cantidad de figuras que también hacen parte de ella. Hay un respaldo grande en la parte de formación y educación.


Creo definitivamente que nos sentimos fortalecidos cuando nos unimos.



En México, país de grandes locutores tengo entendido que es requerimiento tener cursos de actuación para poder trabajar en locución. ¿Dentro de sus formaciones académicas también ha incluido la actuación?


México tiene grandes voces y grandes locutores y son una fortaleza en el negocio del doblaje. Por consiguiente, el trabajo del doblaje es actuación de voz, lo que quiere decir que hay que estudiar actuación.

Nosotros tenemos una costumbre muy latina y es que nos le medimos a hacer de todo y es un error en el que caemos. Creemos que por el hecho de ser locutores de radio podemos hacer de todo, pero no, cada formato tiene su técnica.


Hacer doblaje, si o si, requiere al menos tener nociones de actuación para poderlo hacer. Y obviamente en este ejercicio de trabajar con la voz entre más disciplina tengamos, muchísimo mejor. Si sabes cantar o actuar mucho mejor. Todas estas disciplinas nos ayudan a crecer y yo he hecho todos los cursos que te imagines, por ejemplo, técnica vocal hablada, técnica vocal cantada, en mis inicios aprendí a respirar con la técnica vocal que se utiliza en la ópera y he realizado varios talleres de actuación.




Actualmente estoy trabajando en mi marca personal y mi idea es salir al mercado más allá, traspasar fronteras, que más gente me conozca.

Mildred Vargas.



¿Cuál es el tono de voz con el cual usted se identifica?


Yo me caracterizo por ser muy tierna, maternal, y esa parte de la ternura precisamente me ha tocado trabajarla muchísimo. Mi tono de voz es dulce por decirlo así, y a partir de allí me ha tocado aprenderlo a manejar, a engrosarlo, a hacerlo más serio, formal, y jugar con diferentes tonos de voz.

En especial los tonos de niña se me dan muy fácil.


La locución en Colombia se ha considerado como un oficio. ¿Considera que ahora se ha profesionalizado más o sigue siendo un oficio?


Es una profesión porque hay que trabajar mucho, hay que estudiar, subir los estándares y estar continuamente actualizándose. En la ACL, se quiere eso y se logró con la actuación, ya que la idea es que se tenga su acreditación como actor profesional.



¿Es clave poseer una hermosa voz para ingresar en este campo?


Que una persona para hacer locución tenga que tener voz bonita, no. La voz bonita es un plus, pero si no la sabes manejar, interpretar o transformar un texto, no pasa nada. Hay que saber transmitir, proyectar, enganchar con emoción a quien te escucha. En tiempos actuales es muy importante la naturalidad y desde allí hacer llegar al receptor un sentimiento, una emoción y eso se logra con la interpretación. Me parece que en la locución que hemos pasado todos los estados, por el gutural, el dramático, el exagerado y ahora ya estamos volviendo a la naturalidad.


Hay que conectar las cuerdas vocales con el corazón y el alma. Es más, hay gente que no tiene una voz bonita, pero son grandes interpretes y logran conectar perfectamente lo que el cliente quiere. Finalmente, lo que se busca es satisfacer las condiciones del cliente.




Dos de sus profesores han sido la reconocida locutora uruguaya Simone Fojgiel y el colombiano Jorge Herrera. ¿Qué tanto le ha aportado a su trabajo haber sido su alumna?


Yo salí de la radio y siempre tuve como proyecto de vida trabajar con mi voz y en mi propio estudio. Finalmente era montar mi empresa y esto siempre da miedo. Cuando uno siempre ha trabajado para una empresa, no es tan fácil tomar el camino de su propio emprendimiento.

Una de las cosas que entendí en este proceso cuando empecé a trabajar sola era que me tenía que actualizar y esto incluía salirme de aquel cuento de ser DJ y de aquel sonsonete característico que queda de trabajar en radio. En esa búsqueda encontré a Simone Fojgiel, una mujer con más de 30 años de experiencia en el campo de la locución. Fue la voz de CNN en español y de marcas muy importantes, solo por mencionar, Cartier. Me propuse que ella fuera mi mentora y así lo fue. Fuera de lo profesional, tenemos una amistad muy bonita. Ella me ayudó montones, prácticamente me abrió los ojos y me cambió completamente la perspectiva que tenía sobre mi carrera y hacia donde quería llegar. Definitivamente Simone ha sido clave para mi emprendimiento personal como una artista de la voz.


Con el maestro Jorge Herrera que muchos lo conocen como el papá de Betty la Fea, fue muy enriquecedor el haber tomado clases de actuación con él. Es un hombre muy intelectual, sabe mucho. Desde los 14 años es actor, de manera que es alguien muy experimentado y es muy enriquecedor aprender con él.



¿En estos veinte años de experiencias profesionales que podría resumir entre lo bueno y lo menos bueno en su carrera?


Yo creo que todo lo que le pasa a uno en la vida es bueno. Me parece que con el grado de madurez que ya uno ha alcanzado, ha logrado afianzar un carácter suficiente para alcanzar las metas propuestas. De hecho, hasta las experiencias malas te ayudan a madurar. Yo sigo queriendo el medio de la radio, pero fue una experiencia lo suficientemente explorada y por eso di otro salto más adelante.


Pienso que cada cosa que he hecho ha sido maravillosa. Lo único que de pronto cambiaría si volviera atrás es que no me hubiera demorado tanto en tomar la decisión de mi emprendimiento personal. La verdad lo hubiera hecho mucho antes, dejando el miedo de lado.



¿Por qué Midred Vargas es una artista de la voz?


Porque estoy capacitada para serlo. Soy una profesional que se ha preparado para eso, para tener esas cuentas. Técnicamente cuento con todos los equipos profesionales para dar una buena entrega de trabajo. Soy efectiva, recursiva, creativa y soy una muy buena Voice-Talent. Tengo todo para entregarles lo mejor.



¿Por qué un cliente puede depositar la confianza en su voz para sacar adelante su marca de negocio?


Actualmente estoy trabajando en mi marca personal y mi idea es salir al mercado más allá, traspasar fronteras, que más gente me conozca.


El mercado está en cualquier parte del mundo y no importa quién, que necesite una voz en español, que necesite transmitir un mensaje, ahí estaré y es allí donde yo quiero llegar y para eso estoy trabajando actualmente construyendo una identidad, un lugar donde la gente en todo el mundo pueda conocer mi trabajo y así poder llegar así a más clientes.


Sigo estudiando y preparándome continuamente porque el doblaje es algo que me gusta mucho y tiene muchas fortalezas a la hora de interpretar.




Muchas gracias.


A usted, gratitud siempre. Gracias por brindarme la oportunidad, por escucharme y por el espacio.


Se vale soñar y hacerlo alto. Hay que soñar en ir a la luna para por lo menos alcanzar las estrellas. Creo que los latinos tenemos un potencial muy grande y unas ganas de volar inmensas. Mi mensaje para todos es que hay que volar y soñar en grande y todo lo podemos alcanzar. Siempre con una gratitud inmensa a la vida porque cada día en el que nos podamos despertar ya es un milagro y por ello hay que agradecerlo siempre.



181 views

Comentários


DSC_0086.JPG

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280). 
  

 

bottom of page