Darío Sabogal: “La radio comunitaria es mi bálsamo, mi alivio, mi aliento”

Updated: Aug 19

El poder ejercer una profesión, carrera u oficio, representa para algunos simplemente una forma más de ganarse la vida, para otros es pasión pura y sólo en casos excepcionales, significa una misión. Este es el caso de Darío Alfredo Sabogal Martínez, quién entendió la comunicación como un deber hacia el prójimo. Como un cumplir y representar para aquellos que no tienen ni voz ni voto.

La radio representa. Y en el departamento de Cundinamarca la radio comunitaria se ha constituido en la manifestación de apoyo que miles de ciudadanos en los diferentes municipios de esta región encuentran para sociabilizar, informarse y entretenerse.


Darío Alfredo Sabogal Martínez ha sido el gestor y pieza fundamental para que la información del Noticiero ‘Reccorriendo Cundinamarca’ a través de las emisoras comunitarias se haga presente en todo el territorio cundinamarqués. Rodeado de un excelente equipo de trabajo, Darío Alfredo Sabogal Martínez ha trabajo incansablemente para sostener este noticiero a lo largo de diez años y aún con las dificultades que se presentan en el camino, no ha desfallecido en su cometido.


Este incansable titán de la radio comunitaria clama por un compromiso más efectivo por parte de la administración nacional que demuestre su real interés por aquellas zonas casi que olvidadas que forman parte también del territorio colombiano y en donde residen personas laboriosas y emprendedoras que también buscan comunicarse.


Darío Alfredo Sabogal Martínez. Foto: UTADEO



Por: Germán Posada

¿Cuántos años dedicados a la labor periodística?

Creo que toda una vida. Desde mi bachillerato participaba en actividades que poco a poco fuimos realizando en varios municipios de Fómeque y que con los años se han extendido por todo el departamento de Cundinamarca y ahí nos ha mantenido Dios al frente de la radio y de las noticias.

Esto nace en uno y nos acompaña y así como dicen aquellos presentadores ‘Hacemos lo que más nos gusta’.


¿Antes de dedicarse al ejercicio de la radio comunitaria tuvo alguna experiencia en la radio comercial?

No. He estado en la radio comercial pero solo de visita.

La verdad es que en radio comercial más que otra cosa fui admirador de grandes personalidades y maestros de la locución en Colombia en recordadas estaciones como Radio Melodía, La Voz de Bogotá. Todelar, y Radio Tequendama entre otras en donde escuchábamos a famosos locutores como Fabio Becerra Ruiz, Jairo Correa Bernal, Luis Hernando Márquez, Armando Plata, Alberto ‘Patico’ Ríos, Eduardo Aponte Rodríguez, Jorge Antonio Vega. Son muchos en la lista y la memoria me falla.

Yo vengo de radio regional de mi departamento Cundinamarca. Desde el año 97 venimos pegados a la posibilidad de hacer radio para las comunidades rurales, campesinas y municipios pequeños a través de la radio comunitaria que abrió puertas para concedernos las primeras licencias en ese año.


¿Qué lo indujo a dedicarse al periodismo comunitario?

El compromiso, las vivencias dentro de las comunidades, el sentir sus necesidades, de darnos cuenta que no teníamos voz y que en la medida en la que pudimos tener una radio y hacer partícipe la comunidad hemos podido demostrar todo de lo que son capaces. Comprobamos que la creatividad está en todas partes y que esas comunidades son también merecedoras de que se les cuente y se les promueva y que en otras latitudes se conozca de su realidad.

Esto es lo que nos ha llevado a tener una radio comunitaria de doble vía que no solamente nos llegue la información sino que la podamos transmitir y por eso hoy en día el noticiero ‘Reccorriendo Cundinamarca’ lleva diez años de servicio y hace parte de un proyecto de red de emisoras comunitarias que es la Red Cundinamarquesa de Radios Comunitarias (RECCO) y fue de ahí precisamente donde tomamos el ‘RECCO’ para llamar nuestro noticiero RECCORRIENDO CUNDINAMARCA.

Comenzamos seis emisoras en un proyecto piloto que hizo el Ministerio de Cultura pensando en sacar adelante al departamento de Cundinamarca con el proyecto ‘Radios Ciudadanas’ con unos 25 años de vigencia. Yo planteé la idea de realizar un informativo semanal que mantuviera informadas a las diferentes regiones del departamento.

Esta es una gran oportunidad para que podamos servir de ejemplos para otras regiones del país que quieran hacer lo mismo que nosotros. Hay 15 provincias en Cundinamarca y todas tienen radio vinculadas al proyecto RC y así no solamente nos llegan las noticias de lo que sucede en la capital sino de manera equilibrada tenemos información de la gobernación, de las comunidades organizadas, de los colectivos radiales, de las juntas de acción comunal, escuelas rurales, y municipios más alejados y quizá marginados de toda ayuda estatal y que necesitan y quieren también comunicarse.

Algunas figuras lo acompañan en esta loable labor como Víctor Manuel Salamanca, Jenny Patricia Rodríguez y Elkin Parra Chávez. ¿Qué tan significativo ha sido el aporte de estos profesionales?

Los dos hombres son veteranos de radio. Víctor Manuel Salamanca fue lector de noticias en Sutatenza, Melodía, RCN. Elkin Manuel Parra fue productor y realizador de programas en la Cadena del Dorado Radio y en Radio 24. En algún momento dado terminamos dirigiendo emisoras comunitarias. Elkin en Sasaima y Vergara. Víctor Manuel en Sopó y yo desde Fómeque.

Conocimos una voz prodigiosa que es la de Jenny Patricia Rodríguez Gómez en la emisora Pacho FM en el municipio de Pacho. Ella aprovechó una alianza de la UNAD y se graduó como Comunicadora Social y Periodista. Hemos hecho equipo, buena química, el grupo ha crecido positivamente al punto que de 2002 cuando éramos un informativo semanal nos dio pie para convertirnos en un informativo diario. Desde el 16 abril de 2012 arrancamos 25 emisoras y hoy día somos 45 emisoras en el proyecto, dos de ellas de interés público que son El Dorado Radio de la gobernación de Cundinamarca y la de la alcaldía de Sopó 95.6.

Con todo esto hemos podido tener acceso a la información como nos lo permite la Constitución Nacional de 1991.

Jenny Patricia Rodríguez y Víctor Manuel Salamanca.

Recorriendo Cundinamarca’ es un ejemplo de tenacidad. Considerado el noticiero comunitario más longevo del continente. ¿Ha recibido algún reconocimiento de asociaciones comunitarias radiales en el mundo?

La meta no es trabajar en busca de un reconocimiento sino más bien en la satisfacción de hacer la tarea diaria y que nuestras comunidades estén debidamente informadas. Con ocasión de la celebración de nuestros diez años de actividad periodística la Federación Nacional de Medios Comunitarios nos hizo un homenaje virtual como ocasión de la pandemia. Diferentes estamentos de la administración local se hicieron presentes en nuestra celebración y recibimos sus mensajes expresándonos sus sentimientos de felicitación y solidaridad.

En cierta forma nos estamos convirtiendo en un proyecto que logra un record especial que sin proponérnoslo lo estamos logrando. Nos hemos dado cuenta que tal vez en Perú existió algún proyecto de radio comunitaria que duró ocho años y nosotros gracias a la voluntad de Dios, a la tenacidad de los radialistas cundinamarqueses y al equipo de trabajo, ya cumplimos 10 años, por eso agradecemos la gentileza y el apoyo de tanta gente y queremos seguir adelante.

Recientemente el Noticiero cumplió 10 años de continuidad al aire y fue muy felicitado. ¿Cómo se sintió en ese aniversario tan especial?

Yo lo resumiría en dos palabras. Agradecido y Feliz. Agradecido con Dios, con toda la gente que ha estado compartiendo conmigo este proyecto.

Muy feliz porque es la oportunidad de darle gracias a Dios y sentirse uno satisfecho del deber cumplido de que lo que se ha hecho se ha logrado sostener y logrado ciertas metas concretas.

Esos saludos de apoyo y felicitación nos enorgullecen, emocionan y comprometen a seguir trabajando y preparar a quienes nos han de suceder para que tanto la red de emisoras de Cundinamarca como el noticiero Recorriendo Cundinamarca avancen y se cumplan esos bellos deseos de perdurar en el tiempo y eso solo se lograría con el relevo generacional.

Los saludos los recibimos de gente que a lo largo del tiempo ha conocido el trabajo que hemos hecho.

¿Por su notable trabajo con la radio comunitaria ha recibido alguna propuesta u ofrecimiento de otros proyectos a realizar?

En el año 2015 fuimos escogidos por Empresas Públicas de Medellín para socializarles un proyecto comunitario que ellos venían realizando aquí en Cundinamarca que era la construcción de unas redes de alta tensión desde la Hidroeléctrica del Guavio hasta el municipio de Soacha y empalmar con una subestación que hay en el municipio de Tenjo y que permite el enlace de redes internacionales para la interconexión con América Latina.

Les desarrollamos 97 programas de radio en un transcurso de casi dos años. Era un programa semanal llamado -La Radiorevista Nueva Esperanza- lo sociabilizamos a través de 16 radios comunitarias ubicadas en las provincias del Guavio, de Oriente, Occidente, Sabana y Bogotá.


¿Qué ha sido lo más dificultoso que han tenido para sacar adelante esta ejemplar labor?

Más respaldo económico. Desafortunadamente tengo que decirlo no lo hemos recibido y si nos ha hecho mucha falta porque a veces nos encontramos en dificultades para poder avanzar en los proyectos. Sería un enorme placer que pudiéramos tener el noticiero ‘Recorriendo Cundinamarca’ en directo desde los municipios, de poder estar presentes en cada de una de las festividades locales, que nuestro equipo estuviera presente en cada localidad de los 116 municipios en sus actividades culturales, deportivas, artísticas, etc.

Hay veces que se quema el transmisor, la consola, un equipo y se queda apagada la emisora por un tiempo mientras se busca la plata para poder mandar a repararlos ó en casos muy esporádicos poder comprar un equipo nuevo.


¿Y cómo pueden ayudarles?

Si pudiéramos con el respaldo empresarial, institucional ó comercial hacer realidad estos sueños y poder expandir la radio comunitaria sería algo maravilloso.

Necesitamos ayuda de alguna organización internacional ó de alguna empresa generosa que quiera apoyar esta clase de proyectos. Del gobierno nacional, del MinTic que lastimosamente se está empuñando mucho la bandera de las nuevas tecnologías ha dejado de lado el Ministerio de las Comunicaciones en un segundo plano. Se necesita que los distintos ministerios piensen en desarrollar proyectos a través de la radio comunitaria.

Me atrevo en este momento a dejar sobre la mesa y preguntar ¿qué pasó con el CONPES 3506 emitido en el 2008? El gobierno quería darle participación a la radio comunitaria en los paquetes publicitarios de los ministerios, institutos nacionales y empresas del estado en lo que tiene que ver con publicidad oficial pero -desafortunadamente entre ires y venires- les terminaron dando estos contratos a las grandes agencias y a las comercializadoras y la plata se quedó en el camino. El gobierno ha pagado cuñas de hasta 70 y 80 mil pesos pero a la radio comunitaria sólo a mil, dos o tres mil pesos. De tal manera que esa plata de ese CONPES 3506 se quedó en otros bolsillos y no vino a apoyar la radio comunitaria que en ciertos casos es tildada como Radio Parroquial.


Creo que vale la pena que se haga una revisión, una auto mirada para darnos cuenta que hemos hecho bien, mal, que tenemos que corregir y para donde vamos.

Juan Gozaín y Darío Alfredo Sabogal Martínez. Foto: UTADEO

Gracias a su trabajo y perseverancia usted es el principal gestor de este gran suceso de la Radio Comunitaria en el departamento de Cundinamarca. ¿Qué le produce ver tan buenos resultados por su labor?

Un compañero de pupitre y profesor en un colegio en Fómeque de manera permanente me pregunta que hago para convencer y para lograr que todos participen y apoyen el proceso en las radios comunitarias. Mi respuesta siempre ha sido: NADA. Simplemente hemos venido trabajando con cariño, compromiso, dedicación, en todo momento haciendo lo que más nos gusta y ponerlo al servicio de nuestras comunidades.

En las reuniones en las que participamos siempre hay alguien que quiere unirse a nuestro proyecto y por eso la cifra ya llega a 45 emisoras.

Todavía hay quienes no ven con ‘buenos ojos’ las adjudicaciones a la radio comunitaria e incluso algunos han querido tildarlas de radios de ‘izquierda’ ¿Qué opina al respecto?

Yo pienso con todo respeto de que a la radio comunitaria han tratado de no abrirle las puertas porque los grandes medios han pensado que la radio comunitaria llegó para quitarles su espacio o presupuesto.

La misma radio comercial ha llegado a hacer el paquete que tengan que hacer para ofrecerle a las grandes empresas o agencias de publicidad con la condición de que el 100 por ciento de los presupuestos terminen en la radio comercial y que la radio comunitaria quede totalmente sin nada.

Esto pareciera que fuera como una guerra pero desafortunadamente ellos tienen su músculo financiero y la radio comunitaria lo único que tiene es a la población vulnerable. Como dice el viejo adagio de que -no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista- confiamos en que algún día será San Juan, será Navidad o será Año Nuevo y ese día será el de la Radio Comunitaria. En el país deberá haber conciencia de este trabajo silencioso que hace la radio comunitaria para su población. Justamente en esta pandemia los campesinos y agricultores han demostrando que son el soporte de las grandes ciudades y de las capitales del mundo.

Usted es un hombre muy valiente. Ha sido capaz de hacerle frente a su tratamiento médico y seguir pendiente de la radio. ¿Ha tenido momentos de angustia quizás en pensar dejarlo todo?

Esta es una excelente pregunta que me permite a mí ver las cosas desde un ángulo diferente. Quizás una de las ayudas más importante que yo he tenido en estos dos años de un tratamiento médico muy profundo y que según los médicos pronosticaban solo meses de vida, la mano de Dios ha estado y estará siempre sobre mi ser y la tarea del noticiero y de la radio comunitaria han sido el aliciente para no quedarme acostado en la cama pensando en mi salud.

Al contrario, como esto me apasiona tanto ha sido el bálsamo, el alivio, el aliento. Mientras Dios me regale vida en este suelo cundinamarqués seguiré comprometido de seguir adelante con mi misión.


¿Y cómo ve el compromiso de las nuevas generaciones para seguir dándole continuidad a este gran trabajo que hace diez años usted emprendió?

Tanto Víctor Manuel Salamanca como Jenny Patricia Rodríguez han venido ayudándome a sacar adelante este proyecto y ellos tienen la capacidad de sacar adelante nuevas metas y logros.

En los últimos tiempos hemos podido vincular gente nueva. Tenemos un semillero de radialistas de la nueva generación que nos ayudan con su soporte en el tema de las redes sociales y nuevas tecnologías.

Como dijo mi tocayo Darío Gómez ‘Nadie es eterno en el mundo’ y solamente estamos aquí mientras Dios desde lo más alto de los cielos esté concediéndonos esta magnífica oportunidad de seguir liderando este proyecto tan interesante y positivo para Cundinamarca y que puede ser ejemplo para Colombia y otros países de América Latina.

¿Cuál es su apreciación de todo lo que estamos viviendo en el mundo entero con la actual Pandemia?

La Pandemia ha sido algo sorprendente para todos porque creo que quienes vivimos en este siglo y en la mitad del siglo pasado no conocimos situaciones parecidas. Estamos aprendiendo a comportarnos y la única manera de superar este tema tan crítico en la salud humana es con el auto cuidado y responsabilidad personal.

Yo creo que es un aprendizaje que estamos viviendo. Una mirada interior de lo que somos cada uno y de lo que hemos hecho. A veces pareciera que nos hubieran enseñado en la escuela el personalismo, el egoísmo, el ‘yoísmo’ y quizás nos olvidamos que a nuestro alrededor hay hombres, mujeres y familias tan valiosos como nosotros y nuestras propias familias.

Creo que vale la pena que se haga una revisión, una auto mirada para darnos cuenta que hemos hecho bien, mal, que tenemos que corregir y para donde vamos. Esto nos va a ayudar a transitar en este tiempo que aún nos queda de pandemia ya que según expertos la situación va para largo.

Debemos prepararnos para reinventarnos y recuperar el tiempo, la economía. Tenemos que ver cómo vamos a resurgir como el ave Fénix que se sobrepone al calor y sobre las cenizas construye un nuevo camino y un nuevo proyecto de desarrollo y superación.

Muchas gracias.

Mi querido don Germán el agradecido soy yo. Debo expresar mi sincero y emocionado saludo de gratitud y admiración por esa tarea que usted lidera, por ese cariño por el periodismo, por querer saber lo que hacemos aquí en Cundinamarca y le deseo con mi corazón que Dios le siga bendiciendo y lo guarde hoy y siempre.

Esto es algo inmerecido para mí pero que en cierta forma me reconforta y me invita a seguir adelante, me estimula y me hace sentir que lo que hemos venido haciendo ha sido con cariño y muy seguramente es una pequeña evaluación de que algo se ha hecho bien para que usted por ejemplo haya tenido este gran detalle de hacerme esta entrevista.

Por aquí cuenta con un amigo y un admirador suyo a su servicio hoy y en cualquier momento.


Mientras Dios me regale vida en este suelo cundinamarqués seguiré comprometido de seguir adelante con mi misión.

Darío Alfredo Sabogal Martínez. Foto Archivo Personal.




430 views

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280). 
  

 

CONTACTANOS O DEJANOS UN COMENTARIO
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin