top of page

¡Villada, Vení Conversemos!

Updated: Jun 15, 2023


Carlos Villada Duque.



Carlos Villada Duque es un hombre de medios que siempre tiene mil ideas en su cabeza. Su espíritu bonachón y amable lo identifica. Como hombre de radio reúne cuatro décadas de estar vinculado en la atmósfera de las ondas hertzianas y sus inicios datan de abril del 83, cuando comenzó esta aventura en Discos ZH. Fue uno de los pioneros de la muy recordada Veracruz Estéreo en la ciudad de Medellín.


Dos de sus creaciones en las que ha ganado popularidad y reconocimiento son el Extramedios y la famosa Chicharronda de los Medios o de Villada.


A Villada, como buen paisa, se le reconoce lo buen conversador que es. Y como hombre de ideas, se le ocurrió de que podía plasmar en un programa de radio, su actitud de locuaz. Y fue así, como finalmente le dio vida a ¡Villada, vení conversemos!”, proyecto que ya venía orquestando desde hace un buen tiempo.


Villada está feliz porque se le hizo realidad su sueño. Y más dicha siente porque su esposa, Liliana Sierra, “La Chiqui”, lo está apoyando de lleno en este proyecto. Liliana, sin nunca haber estado trabajando dentro de una cabina de radio, simplemente aplaudió la oportunidad de poder hacerlo y junto a su esposo animan y conducen “¡Villada, vení conversemos!.

Deseamos que este nuevo reto y emprendimiento de Villada, sea exitoso y duradero, ya que sus pretensiones no son más, que sus oyentes pasen un rato agradable con ellos y sus invitados.



Por: Germán Posada



¿Qué lo llevó a idearse “¡Villada vení conversemos?


Después de haber hecho realidad el proyecto del Extramedios, se me metió en la cabeza este proyecto de radio, incluso hasta de llevarlo a la televisión. Hablé de él, con Miguel Jaramillo Luján, un amigo periodista y politólogo.

Este año en el mes de marzo me dio por ir a visitar a Felipe Tobón a La Voz de Antioquia y tomándonos un café empezamos a hablar y le manifesté mis inquietudes con “Villada, vení conversemos”. Felipe no me dejó terminar y me ofreció hacer el programa en la emisora. Yo ni corto ni perezoso le respondí que listo.

Mi esposa sorprendida me dijo que como había aceptado si aún no teníamos nada organizado, pero yo la tranquilicé diciéndole que ya tenía un mapa de ruta en la cabeza y el 10 de abril dimos inicio al programa.



¿Por qué “¡Villada, vení conversemos!”?


El programa es para hablar de cosas buenas, positivas y cargadas de buena vibra. Contarles a los oyentes, quienes son esos personajes que hacen las cosas bien en el departamento o en el país, aprovechamos cuando vienen algunos personajes a la ciudad de Medellín.

El nombre del programa es porque a veces cuando me encuentro con la gente me invitan a una conversación y me dicen “vení, vení…” y eso se me fue quedando en la cabeza, hasta que entendí que esas palabras podían ser parte del título del programa que yo quería hacer. Además, se me hacía muy sonoro.

Ya luego concreté el título, hice un diseño y lo organicé para finalmente concretar “Villada vení conversemos”.


¿Quiénes hacen el programa?


Mi esposa Liliana Sierra “La Chiqui” y este servidor Carlos Villada Duque.



Tengo entendido de que su esposa es la primera vez que participa en un programa de radio. ¿Es así?


El 10 de abril acompañado de mi esposa, la invité para que sentara a mi lado en cabina porque la idea era que hiciera el programa conmigo.

Otra vez sorprendida me respondió que ella no tenía la más mínima idea de hacer radio y que lo de ella eran las ventas. Yo la tranquilicé diciéndole que poco a poco iría aprendiendo y muy asustada aceptó el reto.

Afortunadamente cada día ha venido ganando confianza y posicionándose en su nuevo papel de locutora.



¿Y desde que se inició el programa como se ha sentido su esposa acompañándolo en la animación?


Esta experiencia ha sido muy bonita. “La Chiqui” ha recibido elogios por su talento. Y no es porque yo lo diga. Los mismos invitados lo dicen. Por ejemplo, Néstor Restrepo que estuvo varios años en RCN y que ahora está en La Voz de Antioquia. Juan Carlos Benjumea que lo vemos en el Consejo de redacción de Teleantioquia. El gerente del Metro que estuvo hace poco, el cantante Fausto. Su evolución ha sido muy interesante y cada día mejora mucho más.

Han sido dos meses de mucho aprendizaje y me encanta porque es una voz diferente en radio.

Te cuento una anécdota: cuando comenzamos el programa al otro día le hablaron del programa Creo en Antioquia que lo hacen allí mismo y la invitaron para que participara en él porque les gustó su estilo.



Lo catalogan como hombre soñador, buen conversador, pero ante todo un buen amigo. ¿Cuál de las tres cree qué lo identifica más?


Sin sonar pretencioso, yo creo que las tres. Soñador he sido toda mi vida. Me considero muy buen amigo. Y por lo de conversador, te cuento una anécdota muy bonita que me pasó recientemente y es que me llamaron de la Gobernación de Antioquia para invitarme a acompañar al gobernador en una gira. Ya en el helicóptero y como para romper el hielo, se me ocurrió decirles agradeciéndoles la invitación, que estaba en un proceso para dejar la timidez. Todos soltaron la carcajada porque saben lo conversador que soy.

Yo me siento a conversar con el que sea. A veces salgo con “La Chiqui” a alguna parte y me recuerda que la estadía en ese lugar puede ser de unos tres minutos pero que se nos convierten en tres horas. (Jajajaja).


“Han sido dos meses de mucho aprendizaje y me encanta porque es una voz diferente en radio.”

Carlos Villada Duque y su esposa Liliana Sierra “La Chiqui”



En el tema de la radio se habla mucho de buenos contenidos. ¿Por qué “¡Villada, vení conversemos! es un buen contenido?


Porque la radio se llenó de basura. Y eso lo hablo con mucha gente de la radio y de los medios. Ya no existe pena para abrir un micrófono y decir cuanto vulgarismo exista sin pudor de nada. Me parece que volvieron la radio chabacana y ordinaria.

Yo siempre he pensado que cuando uno abre un micrófono la gente que está al otro lado es inteligente y que espera respeto. “Villada vení conversemos” es un programa cargado de buena vibra, trayendo a la vida recuerdos de infancia, de juventud, y eso es muy bonito. Cuando uno evoca, toca sentimientos y al oyente como tal le gusta que un personaje por importante que sea su cargo muestre ese lado humano que lo hace un ser común y corriente. Que le gusta el café con leche, un aguapanela, un arroz con huevo, o cualquier cosa simple. Eso es lo que buscamos con ¡Villada, vení conversemos!. Que nos volvamos más humanos y que nos demos cuenta de que hay historias que nos marcan y que vale la pena escucharlas.



¿Es muy prematuro hablar del éxito de su programa, pero hasta ahora cual ha sido el impacto que ha causado?


Ha tenido muy buena aceptación gracias a Dios. Estamos prácticamente en shock. No recuerdo en este momento la cantidad de invitados que hemos tenido, pero casi que la gran mayoría cuando estamos al aire, sueltan una lágrima.

Tocamos fibras.

Cuando vemos estas reacciones de parte de los invitados recapacitamos al decir que estamos haciendo bien las cosas y que vamos por el camino que tiene que ser.



Algún día hizo como una especie de promoción de “Villada, vení conversemos” en el Teatro Laureles con varios invitados, en ella escuché a Oscar Tito López.


Así es. En noviemnbre del año pasado se me ocurrió hacer un conversatorio en el Teatro Laureles invitando a Tito López desde México, Jacqueline Lara desde Miami, Carlos Calandrio Montoya y Fernando Londoño El Gurú. Esto gustó muchísimo, al punto que un centro comercial quiere que yo haga esta actividad en sus instalaciones con gente que tiene historias para contar.


¿Disculpe la confianza por qué le decían a su mamá “Moriscas”?


Le decíamos Moriscas o Morisquetas por el color de sus ojos. Eran grises. Yo la utilizo a ella como esa oyente que nos llama o nos envía un mensaje por WhatssApp y así la traigo a la vida todos los días. Y para mi es un honor tenerla como esa oyente que siempre está pendiente del programa y de ahí salió lo de nuestro personaje Moriscas.

Mi mamá era una persona muy sabia. Alguna vez, hace unos años le hice un trabajo de prensa a alguien, por espacio de tres meses, su costo era de unos 10 millones de pesos y desafortunadamente esta persona por algunos inconvenientes que tuvo no me pagó. Yo le conté a mi mamá y lo que ella me respondió fue de tranquilizarme y mandarle bendiciones a esa persona y dejar que todo fluyera.

Eso que mi mamá me enseñó yo lo aplico mucho en mi vida. Agradezco que mi esposa también actúa de esa misma línea de pensamiento. Creo que uno debe ser muy correcto en la vida. Yo recuerdo mucho a mi mamá todos los días con mucho cariño y mucha alegría.



Ya sumó 4 décadas de estar en los medios, televisión, prensa, eventos, radio, podcasts ¿Su gran pasión, la radio?


La radio me apasiona, a mi me encanta conversar. La televisión también me encanta. Quiero llegar a hacer este programa en televisión, ya he tenido acercamientos con gente de televisión regional. Me parece que vale la pena que la gente vea algo muy humano de manera rica y charlada.



¿Lista la Chicharronada de este año?


¡Claro que sí! La vamos a hacer el sábado 29 de julio en Son Habana Poblado. Su propietario ha sido muy amable conmigo y quiere celebrar conjuntamente los 13 años de su negocio.

Vamos a cumplir 11 años haciendo La Chicharronada de los medios. Ya hay expectativa y marcas que se han vinculado, y estamos muy contentos de ver que hay empresas que creen en este evento.

Este año incluiremos en nuestra programación planes que tienen como objetivo ayudar a los perros y gatos.



¿Cómo va su proyecto de escribir el libro con historias de la radio en Antioquia?


Ya sabes que por la pandemia muchas cosas se frenaron. Estamos retomando nuevamente la idea. He tenido conversaciones con Marcelo Montoya, un buen amigo y periodista, también con “La Chiqui” que me acompaña en ese proyecto. Siempre anhelando que pueda hacerse realidad.



¿Y su conjunto musical “Parrandarepa”?


El proyecto no ha muerto. De nuevo, menciono lo de la pandemia en donde tuvimos que pararlo. De todos modos, es algo que necesita presupuesto y no siempre es fácil tenerlo. La idea sigue latente, porque los objetivos con el grupo son muy interesantes.

Sabemos como quererlo vender, la música que queremos producir que es parranda. Son muchachos jóvenes con muchas ganas de trabajar y aspiramos a que en cualquier momento podamos reactivar este otro sueño.

Son muchas cosas en esta cabeza y espero estar dando la sorpresa con algo que hace rato he venido pensando para los medios de comunicación.



¿Cómo invitaría a la gente para que escuche ¡Villada, vení conversemos!?


A todos, decirles que, si quieren escuchar un programa entretenido con risas, anécdotas, camaradería, en donde los invitados son todos cajitas de música, que vale la pena sintonizar el programa de 4 a 5 de la tarde en La Voz de Antioquia por los 1080 todos los días.


“Villada vení conversemos”, se trata de que los oyentes pasen un rato agradables con nosotros.



Muchas gracias.


A ti, muchas gracias.



¡En Villada, vení conversemos! tocamos fibras.”

Carlos Villada Duque y Liliana Sierra con invitados: Amparito y su esposo Ricardo.





190 views

Comments


DSC_0086.JPG

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280). 
  

 

bottom of page