top of page

Un mes tras la huella del Maestro Fernando Botero


Maestro Fernando Botero. Foto Ruvén Afanador.



El pasado 15 de septiembre murió a los 91 años, en la ciudad de Mónaco, el reconocido pintor y escultor colombiano, Fernando Botero. De acuerdo con dictámenes médicos, su muerte se produjo por complicaciones a causa de una pulmonía.

Fernando Botero, nació en Medellín y su arte lo consolidó como el artista colombiano más célebre que ha representado a nuestro país en el mundo.


En el año 2012, la periodista Vivian Díaz, fue la responsable de coordinar como jefe de Prensa, todo lo relacionado al primer homenaje que el Congreso de la República colombiana, le rindió al Maestro Fernando Botero.


Todo lo relacionado a dicho homenaje tuvo una duración de un mes y Vivian Díaz estuvo al frente organizando y puliendo los detalles para su ejecución, que con todos los pormenores que conlleva realizar un evento de tal envergadura, tuvo finalmente su culminación en abril de aquel año, una fecha antes de festejar su aniversario.


Pocos días después del fallecimiento del Maestro Fernando Botero, la periodista Vivian Diaz, nos recuerda en esta breve charla, algunos pormenores que tuvieron lugar en el desarrollo de este homenaje especial, que, sin lugar a duda, marcó un hito en las muestras de aprecio y reconocimiento al artista de más dimensión que ha tenido Colombia, en el mundo.





Por: Germán Posada.




¿Por qué se le organizó aquel homenaje al Maestro Fernando Botero?


Yo fui jefe de Prensa del Representante Telésforo Pedraza desde el 2009 hasta el 2013. Pedraza era miembro desde el 2010 de la Comisión de Relaciones Exteriores y mantenía la inquietud de que nunca el Congreso le había rendido un homenaje al Maestro Fernando Botero y averiguó que ese año además el maestro cumplía 80 años el 19 de abril, así que anunció en la Comisión, la proposición de homenajear al Maestro y condecorarlo con la Orden de la Democracia ‘Simón Bolívar’ Gran Cruz Extraordinaria con Placa de Oro, en plenaria el miércoles 18 de abril de 2012. Así que todos nos dispusimos a hacer los contactos con el exministro Fernando Botero y concretar si el Maestro aceptaba.


La buena suerte estaba de nuestro lado porque el Maestro estaría en Colombia para celebrar su cumpleaños con exposición de varias de sus obras en diversas ciudades del país, incluida Bogotá, se dispuso entonces el protocolo para que el acto se hiciera en el Salón elíptico en plenaria.



¿Cómo se vivió aquel momento, imagino trascendental, para el Maestro?

Se llegó el día, hacía un sol terrible, había mucho revuelo, dispositivos de seguridad para la llegada del Maestro, llegó con su esposa la señora Sofía Vari, una señora encantadora, simpática y amable y con los hijos Fernando, Juan Carlos y Lina, entraron al salón elíptico, se hizo la ceremonia, Telésforo hizo un discurso destacando las calidades del Maestro, haciendo un recorrido por su exitosa carrera y el reconocimiento a nivel mundial, se le impuso la banda y se le entregó la condecoración.



¿Siendo el primero que hasta ese momento se le hacía en el Congreso de la República, cómo se sintió él Maestro con este homenaje?


Estaba muy emocionado, también hizo su discurso en el que dijo que le parecía que Juan Manuel Santos, en aquel entonces presidente, se había preparado para la presidencia, que lo estaba haciendo bien y que esperaba que el proceso de paz con la guerrilla llegara a buen término.



¿Cómo se dieron las cosas para que usted se encargara de manejar las relaciones públicas de dicho homenaje?


Telésforo Pedraza quería que las personas que manejaran las comunicaciones que se necesitaban para el homenaje del Maestro Fernando Botero, se encargaran también del tema mediático para el mismo. Una vez que hicimos todos los contactos pertinentes y se confirmó que el Maestro Botero estaría en Colombia para esa temporada y que además aceptaba ser condecorado en el Congreso, se determinó que no fueran personas externas que manejaran las relaciones públicas y yo fui la persona designada par hacerlo. Como jefe de Prensa de Telesforo Pedraza se me encomendó llamar al Maestro Botero al igual que a sus hijos y de común acuerdo finiquitar los detalles pertinentes para el homenaje. También hice la labor de avisar a medios internacionales y manejar la prensa colombiana.



¿Cuánto fue la duración del evento desde su inicio hasta su culminación?


La proposición se hizo en marzo y todo lo relacionado al homenaje duró un mes. El evento se realizó un día antes de su cumpleaños 80 y la ceremonia tuvo una duración de una hora. Luego en el salón en donde se tomaron el café estuvieron alrededor de una hora más.



"Estar cerca del artista más renombrado del país en el exterior con todo el prestigio que tenía, con todo el reconocimiento del que gozaba a nivel mundial, se siente uno haciendo un trabajo para una persona muy importante."

La periodista Vivian Díaz junto al Maestro Fernando Botero. Foto Johnny Hoyos.



¿Cómo se produjo el desenvolvimiento del homenaje, tuvieron percances, quizás dificultades, todo fluyó de maravilla?


Como Jefe de prensa había corrido desde la mañana, pendiente que estuvieran listos los medios, en especial el Noticiero de la Cámara quién cubriría el evento. Como anécdota, por ese motivo se me olvidó pedirle una foto al Maestro, pero un colega me la tomó al descuido. Fernando Botero estaba contrarreloj, molesto un poco por la gente que se "arremolinó" a su alrededor a la salida del elíptico y también porque el evento se retrasó un poco ya que algunos congresistas no llegaron a tiempo.


El presidente de la Cámara en ese entonces era Simón Gaviria, quién por supuesto, también hizo su discurso. Una cosa en particular fue que no asistieron todos los Congresistas y la otra cosa es que los medios internacionales, sobre todo mexicanos, recibieron con mucho gusto el comunicado y divulgaron más el hecho que los nuestros. Se decía por los pasillos qué varios Congresistas estaban celosos porque no se les había ocurrido antes que al Representante Pedraza y algunos periodistas decían que era una lagarteada.


Fernando Botero estaba molesto porque todo se había retrasado y él tenía dispuesto salir máximo tres y media del Congreso de la República y finalmente salió a las cuatro y media.



¿Cómo fue estar cerca de un artista tan célebre cómo Fernando Botero?


Estar cerca del artista más renombrado del país en el exterior con todo el prestigio que tenía, con todo el reconocimiento del que gozaba a nivel mundial, se siente uno haciendo un trabajo para una persona muy importante.



“Que mi alma vaya a la tienda donde vendan aguardiente”, ha sido una de las frases célebres que luego de su muerte, se ha convertido en tendencia en las redes sociales. Esto marca quizás, su cercanía con la gente, con sus orígenes humildes. ¿A propósito nos recuerda aquella historieta que el Maestro protagonizó con un señor llamado Jairo Rodríguez, de oficio lustrador?


Después de la ceremonia fueron al Salón Luis Carlos Galán a tomar café. Una de las anécdotas del día fue que de camino hacia el Salón se acercó Jairo Rodríguez, un señor siempre muy bien arreglado, decente, que le brillaba los zapatos a los Congresistas y le pidió al Maestro que le autografiara su caja de "embolar" zapatos y el maestro caminando le dijo que si, y se sentaron, le hizo un dibujo y se lo firmó, todo el mundo aplaudió y nadie más se atrevió a pedir autógrafos.


Dicen que Jairo vendió esa caja y con ese dinero compró una casa. Aunque esto tan solo es un comentario, un rumor, sin confirmar.



¿A usted en el plano personal y profesional que le dejó esta experiencia vivida con el Maestro Fernando Botero?


Digamos que para mí fue muy satisfactorio el estar pendiente de todo lo que aconteciera con su homenaje. La satisfacción de haber hecho el trabajo para un personaje tan importante. Yo había hecho muchos trabajos para personalidades reconocidas, pero de otra índole. Nunca para personas de ese calibre. Fue muy significante estar a su lado. Fue una experiencia maravillosa.


En lo personal y es jarto decirlo porque ya murió, lo sentí un tanto arrogante, no lo sentí tan cercano. En cambio, su esposa era una señora súper querida, amable, simpática, tranquila. Sus hijos, Fernando, Juan Carlos y Lina, súper amables también.


Sentí al Maestro un tanto malgeniado, poco simpático. Lo sentí altivo hasta cuando el señor que brillaba los zapatos le pidió que le autografiara la caja, ahí cambió, sonrió con tranquilidad, con naturalidad.


Cuando a Fernando Botero se le preguntaba por la palabra Maestro, la describía como 'muy ambiciosa'. Sin embargo, a él se le catalogó como Maestro de Maestros. ¿Cuál es su definición de lo que fué, de lo que representó Fernando Maestro para Colombia?


Fernando Botero representa esa parte buena, culta, decente, con valores que tiene el país. Entonces yo creo que indudablemente es ese tipo de colombiano que contrarresta la mala imagen que en algún momento hubiéramos podido tener en el exterior. Fernando Botero representó muchos hechos del país en sus esculturas y pinturas. Creo que es la otra cara de la moneda. Es mostrar que en Colombia existen personajes con grandes talentos que son capaces de mostrarle al mundo un lado diferente del país. Sin lugar a duda, él y Gabriel García Márquez, representan los más altos estándares en cuanto al arte, la literatura, las cosas buenas que puede tener un país.





127 views

Kommentare


DSC_0086.JPG

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280). 
  

 

bottom of page