José Ángel Fonseca: “La radio es el medio por naturaleza del ser humano.”

Updated: Mar 22


José Angel Fonseca.



Tomar la decisión de cambiar de profesión no es tarea fácil para una gran mayoría, pero hay quienes lo hacen. El periodista, José Ángel Fonseca, lo hizo en su momento y su decisión fue abandonar el periodismo para ejercer el Derecho.

Su actividad periodística no fue muy extensa pero lo suficientemente valiosa y productiva, para dejarle en su haber, momentos únicos e irrepetibles que nunca imaginó le pudieran pasar.


Como periodista conoció la magia de la radio, aquella que lo ilusionaba siendo un niño. Tuvo de cerca aquellas maravillosas voces que endulzaban sus oídos, mientras las escuchaba en su casa junto a sus padres. Importantes personalidades de la historia de la radio colombiana tuvieron que ver con sus inicios como periodista. Su nombre quedó inscrito en el anecdotario de Caracol, como el periodista que, sin proponérselo, literalmente sacó del aire en una transmisión, al muy respetado comentarista, Hernán Peláez.


Para José Ángel Fonseca, la radio siempre tendrá un lugar en su corazón, pero con valor y determinación supo en su momento desprenderse de ella, para seguir siendo útil a través del Derecho, su otra profesión.





Por: German Posada



¿Qué lo llevó al mundo de las ondas hertzianas?

A mí me encantaba la radio desde muy pequeñito porque mi papá y mi mamá escuchaban muchas radionovelas, en Caracol y Todelar. Recuerdo por ejemplo a Kalimam. También escuchaba las transmisiones de las vueltas a Colombia y me imaginaba todos los paisajes y lo que estaba pasando en esas competencias como si fuera real, como si fuera en televisión. Y desde esa época me imaginaba poder vivir y transmitir todo ese mundo. Siempre tuve la inclinación de ser periodista y empecé a estudiar Comunicación Social en la Universidad Jorge Tadeo Lozano.


¿Y cómo fueron sus inicios?

Cuando estaba cursando el tercer semestre de Comunicación Social me presenté a un programa que tenía Todelar que se llamaba Juventud en Acción que se emitía a eso de las cuatro o cinco de la tarde y lo manejaba en su momento Fernando Calderón España y luego con Gustavo Torres Rueda. Era un programa sobre fútbol y mi primera aparición fue como comentarista de fútbol. El programa duró alrededor de un año y medio por cambio de programación.


Cuando terminaba mi carrera, sin mayores contactos, me presenté al periódico El Tiempo como egresado de Comunicación Social y la respuesta que me dio en ese entonces el jefe de redacción, que por lo menos aceptó entrevistarme, fue decirme que quien escribiera para ese periódico era un honor y que de pronto me llamaban. Yo entendí que no había cabida y me fui para Caracol. En ese tiempo estaba Javier Ayala (qepd) de jefe de redacción, a quien me presenté también pidiendo una oportunidad. Mientras esperaba una respuesta, estuve en una emisora que se llamaba Punto Cinco y redactaba deportes para un programa que hacían los hermanos Marco Tulio y Regulo Iguavita Puerto.

Pasados unos dos meses, Javier Ayala me llamó ofreciéndome manejar la redacción de las noticias breves de Radio Reloj. Esto lo hice por espacio de un mes y de manera simultánea pasaba al periodo de prueba en la redacción de noticias en la Caracol Radio Básica.

Cuando llegó El Noticiero Nacional con William Restrepo, Javier Ayala me dijo de si quería quedarme en radio o irme para el Noticiero Nacional y yo elegí la radio. Así me quedé en la planta de redacción de Caracol y duré desde el 83 hasta el 89 como periodista.

En Caracol la primera persona que me dio la oportunidad de hablar por primera vez a nivel nacional fue Antonio Pardo García. Siempre tengo presentes en mi carrera como periodista a Javier Ayala la persona que me permitió ingresar como periodista y a Antonio Pardo García, quien me brindó por primera vez la oportunidad de hablar frente a un micrófono.



¿Quiénes leyeron las noticias que usted redactaba?

Yo tuve la fortuna de compartir con grandes voces de la locución colombiana como Gustavo Niño Mendoza, Juan Manuel Rodríguez, Jesús Alzate Arroyo, Fernando Calderón España, Manolo Villareal, Edwin Paz García, Vicente Cortez Almeida (Tesorito), Jorge Antonio Vega, Arley Londoño en su momento cuando no estaba en los deportes, Fred Emiro Núñez, Florentino Mesa y Juan Harvey Caycedo.



¿Y es cierto que trabajó con la reconocida actriz Teresa Gutiérrez?

No realmente. Ella cubría los horarios de 2 a 5 de la tarde y leía los informes de la hora o de la media hora. Me impresionaba su calidad de voz y su vocalización. digamos que en el lenguaje coloquial era muy grosera, pero era una maravilla, una mente brillantísima. Normalmente se sentaba en la sala de redacción y se la pasaba llenando crucigramas. Frente al micrófono era muy seria con una capacidad de improvisación impresionante cuando había un texto mal redactado. Era Muy tranquila, buena gente, encantadora y asequible.



¿Qué tanto le llegaron a corregir la escritura de sus noticias?

La verdad, gracias a Dios no me corrigieron mucho. Un maestro de la improvisación era Jorge Antonio Vega. A él me le quito el sombrero. Tenía la capacidad sobre la lectura de la noticia para improvisar lo que fuera y darle sentido. Creo que su capacidad no tiene punto de comparación. Otro, muy bueno, era Juan Harvey Caycedo.



¿Y cómo se dio su participación en el famoso noticiero 100 Noticias Caracol del Día?

En la noche uno de los periodistas que redactaba las 100 Noticias Caracol del Día que se llamaba Servido Tulio Diaz se fue y dejó un espacio vacante que yo llené. Javier Ayala me dio la oportunidad para que yo las siguiera redactando. Entre paréntesis, nunca en todo el tiempo que estuve haciendo este trabajo no llegábamos ni a cincuenta porque el noticiero tenía tanta sintonía que su nivel de comerciales era tanto que no había espacio para completar la cifra de las cien noticias.


Estando en Caracol comencé a estudiar en las mañanas la carrera de Derecho en el Externado y desde las 2 me iba para Caracol para preparar mi turno que empezaba a las 4 de la tarde y que consistía en escoger del material nacional, e internacional, las noticias más importantes en todos los aspectos, que cubría economía, política y deportes.



¿Qué opina de ese revolcón que desplazó a famosas voces reconocidas en la lectura de noticias?

Era una época de voces espectaculares y muy sonoras. Lamentablemente se perdieron porque se introdujo una nueva modalidad de desaparecer a los locutores de la lectura de noticias y ahí pasó una generación importante.

Cuando llegó William Restrepo al Noticiero Nacional fue notoria su participación con el estilo del famoso Anchorman en donde no se limitaba solamente a leer o presentar las noticias, sino que también hacía las veces de periodista. Luego los fines de semana se comenzó a notar que en los programas deportivos en donde se narraban completamente los partidos de fútbol y en donde eran estrellas los narradores, comenzaron también a tener importancia los comentaristas que los acompañaban para pasar a ser una radio más hablada.


En los noticieros empezó también a crearse la imagen de que era más práctico y creíble tener a un periodista que leyera las noticias y no sólo el locutor. Yo tengo mis diferencias en ese punto porque de alguna manera los locutores le daban mucha importancia y solemnidad a lo que se leía. En lo personal siento que se creó una especie de vacío con ese cambio tan radical ya que fue como -corte de machetazo- para estas personas que se destacaron tanto en su oficio. Yo vi muchos locutores famosos con voces increíbles que prácticamente desaparecieron del mapa.


Se comenzó a notar la ausencia de un Juan Harvey Caycedo, incluso de un Jorge Antonio Vega. Creo que muchos de ellos sufrieron de depresión, de sentirse completamente desvinculados de algo que era su esencia en su vida.



¿Impensable que la lectura de noticias vuelva a tener espacio en la radio actual?

Me parece que en Caracol aún se acostumbra un poco este formato de locución, pero considero que ya es difícil que vuelva a pegar porque se creó un estilo de la radio más hablada, obviamente esto trajo cambios notándose un bajón en la calidad de la lectura, la vocalización, presentación y el cultivo del buen idioma.

Ahora se escucha en el dial mucho grito y en ocasiones con terminologías vulgares, que difieren de aquella locución elegante y respetuosa, pese a esto, no veo un espacio para estos locutores de antes. Y ahora con las nuevas tecnologías el campo se ha abierto tanto que uno mismo puede producir una noticia en una canal como Youtube.

Todo esto evolucionó en unos casos para bien y en otros para mal.


Complicado. Primero que todo, creo que tiene que haber una importante fuente económica que apoye esto y pienso que no le vayan a postar. Ahora uno ve que los propios narradores de futbol tienen sus propios programas en canales como Youtube y han creado su propia audiencia.



¿Cómo ve la influencia en los medios ahora con todo este boom de las redes sociales?

Obviamente que se acabó con la exclusividad de la información, ya existe multiplicidad de fuentes en todos los sectores, uno encuentra a nivel político, por ejemplo, 20 mil versiones desde diferentes ángulos, y antes esto dependía del manejo y del trasfondo político que manejara el medio.

De alguna manera la información que recibía la gente estaba restringida. Con esta apertura de las redes sociales, esto se multiplicó en todos los sentidos. Esa creo, es la parte buena.

La parte mala es, que, así como se presta para divulgar cosas que son ciertas, igual hay mucha información falsa. Reina el oportunismo y gente que se aprovecha de la influencia del medio para crear imágenes e ídolos que no tienen ningún tipo de formación transmitiendo con mensajes que no están bien manejados. De esta manera, sin una ley o un control de calidad, se han prostituido muchísimas cosas.



¿Cuál es esa anécdota en su carrera en la cual le interrumpió la transmisión de un partido de fútbol a Hernán Peláez?

Eso fue en la tragedia de Armero en 1985. Con otro periodista de apoyo, yo era prácticamente el que estaba manejando toda la información de la noche, pero obviamente estamos hablando de una época en la que yo apenas era un recién egresado de la universidad y estábamos alertados de lo que estaba pasando en Armero. Esa noche de turno nos llegaron dos anuncios de erupciones y un tercero en donde se comunicaba que era una emergencia.

En el momento en el que se verificó que la situación era de suma gravedad, en simultanea se estaba transmitiendo el partido Cali-Millonarios en la ciudad de Bogotá y efectivamente el comentarista era Hernán Peláez. Para la época se anunciaban los extras con este fondo que decía: Cuando la noticia se produce Caracol se la comunica, a mí me encantó toda la vida este anuncio. Creo que a Hernán Peláez nunca le habían interrumpido un partido al punto de acabar por completo su transmisión.

A mí me llegó la información de un radioaficionado informándome que Armero estaba prácticamente en tinieblas porque se había venido una avalancha. Yo le hacía preguntas y el me describía los hechos. Dejé al radioaficionado en línea y logré llamar a Telecom Armero y contactar a su gerente al señor Julian Avila, quien me dijo que estaba muy delicada la situación, que se escuchaban muchas versiones y que estaba cayendo demasiada ceniza, pero que no sabían que hacer porque por la información que había dado el cura del pueblo, no había ningún riesgo y que se podían ir tranquilamente a dormir. De un momento a otro se cortó la llamada y nosotros tratamos de contactar de nuevo al operador que teníamos en línea, pero fue imposible. Hasta ese instante estuvimos pasando esta información, que hizo que la transmisión de Hernán Peláez fuera interrumpida. Oficialmente se supo después que las dos personas que fueron nuestros contactos en Armero fueran declarados desaparecidos.

Al día siguiente algunos me decían que me iban a pedir la renuncia porque cuando realizaba la transmisión de lo sucedido en Armero, Hernán Peláez preguntaba que quien era el periodista que había sido capaz de interrumpir su transmisión. En aquel entonces creo que lo que a mí me salvó de haber perdido mi trabajo en Caracol era que se trataba de la peor tragedia por un desastre natural que había vivido Colombia en su historia, y que fue noticia a nivel internacional.



“A mí me encantaba la radio desde muy pequeñito.

De izq a der: Alfonso López Michelsen, Germán Días Sosa, José María Bolaño, Saturia Esguerra Portocarrero, José Angel Fonseca y Gabriel García Márquez. Sala de redacción de Caracol, Sede 19 8-48



¿Tuvo la oportunidad de hablar directamente de esta anécdota con el doctor Peláez?

Nunca. Él siempre se mantenía con su grupo de trabajo y amigos y no era una persona accesible con la cual uno pudiera sentarse a hablar de un tema en específico. Esto quedó como anécdota y creo que por la importancia de la noticia no le dieron trascendencia en Caracol a que prácticamente un desconocido, como en ese momento era yo, le hubiera cortado la transmisión a una figura como lo era él.


¿Y qué otras noticias de trascendencia estuvieron bajo su responsabilidad?

A mí también me tocó cubrir el asesinato de Luis Carlos Galán, en el momento del atentado una compañera del Externado me llamó para comunicarme lo que estaba sucediendo. Germán Diaz Sossa, estaba de turno conmigo y se puso al frente de la transmisión mientras yo encontraba información. Supe que lo habían trasladado al Hospital de Bosa.

Buscando información me hice pasar como un periodista de la Oficina de Prensa de la Presidencia de la República y una enfermera me respondió y me dijo que estaba muy mal herido especialmente en el pecho y que estaban tratando de salvarle la vida y me colgó. Inmediatamente subí a la cabina y coordiné con Germán para comunicar sobre el atentado que había sufrido el candidato Luis Carlos Galán. Fuimos la primera radio que dio la noticia en Colombia.


También anuncié la muerte del compositor Arnulfo Briceño en una avioneta en Tame, fue una transmisión de unas seis horas con el piloto que sobrevivió al accidente. En ese momento yo alternaba con Antonio Ibáñez quien me apoyaba en el estudio,



¿Aparentemente se nota que iba muy bien perfilado como periodista? ¿Por qué se retiró del periodismo?

En la noche RCN tenían un bloque informativo bastante sólido en cuanto a periodistas y a carros. Nosotros solamente teníamos un carro que se movilizaba en las calles con un periodista que era Guillermo Franco Fonseca y quien permanecía en cabina, generalmente era yo. Una noche en el que RCN estaba pasando información muy amplia sobre un hecho, Yamid Amat me llamó furioso haciéndome el reclamo por la falta de información, a lo que yo le respondí que era lo único que podíamos hacer por falta de apoyo y él me tiró el teléfono. Al día siguiente me dije: Hasta aquí fue mi carrera como periodista.


Le pase mi renuncia a Yamid Amat informándole sobre las condiciones como estábamos trabajando en Caracol y al mismo tiempo como lo estaban haciendo en RCN. Era demasiado trabajo para dos personas con un apoyo muy reducido en momentos tan álgidos en Colombia con tantos atentados e información.

Yamid Amat no me aceptó la renuncia, pero mi decisión era esa.


Luego de mi retiro él dejo un mensaje diciendo que lamentaba haber perdido a uno de sus mejores periodistas. Eso me quedó en el alma y hasta hoy lo llevo en mi corazón porque alguien como él que me haya considerado como tal, es muy valioso. En lo personal yo lo admiro muchísimo por su gran profesionalismo, de gran temperamento y una fogosidad muy hiperactiva que busca siempre la perfección.

Solo hasta ese momento Caracol pudo darse cuenta de la situación y se creó Radio Noticias con más periodistas en la noche. Mi renuncia marcó un precedente en Caracol para que mejorara todas esas falencias que tenían en información en horario nocturno.



¿Se le pasó por la mente recapacitar en su decisión?

No. Lo anterior más dos cosas más de mucho interés hicieron que fuera firme en mi decisión. Primero, la exigencia académica de la universidad era muy bárbara y siempre estaba en la disyuntiva de elegir entre el periodismo y el derecho. Lo otro es que yo solicité en dos ocasiones aumento de salario y era curioso ver como llegaban otras personas sin experiencia ganando más que yo. Esto hacía decaer mis ánimos, yo había incluso ganado varios premios nacionales de periodismo por ser parte del equipo de Caracol. Lo menos que uno esperaba era ser premiado por la empresa con algo y un aumento de salario creo que era más que justificado.


Al ver que el aumento nunca llegó y al observar que a los periodistas que se iban haciendo veteranos los comenzaban a desplazar, no vi futuro y mi renuncia fue irrevocable.

A los dos años volví a hacer una sección jurídica invitado por un colega de derecho que tenía un programa de noticias en Todelar en una emisora que se llamaba La Voz de Bogotá. Allí permanecí por espacio de dos años con una buena acogida.



¿Qué le dejó su experiencia en periodismo para su vida?

A mí me dejó la mejor experiencia y conocimiento. De hecho, en mi profesión como abogado se lo debo muchísimo a mi paso por los medios de comunicación, el saber redactar para radio, el saber expresarse, cumplir el sueño desde niño de conocer aquellas enormes figuras de la locución y poder trabajar e interactuar con ellos, fue impresionante.

En los deportes conocer a Julio Arrastía, Edgar Perea, Marco Antonio Bustos, Jaime Ortiz Alvear, ver que la gente se hace una imagen muy distinta a la que realmente son en la radio. Recuerdo en La Polémica, aquel gran programa de Caracol de gran sintonía, saber que la gente pensaba que Edgar Perea y Jaime Ortiz, eran enemigos a morir y ver a Perea en la sala de redacción dándole besos en la frente a Ortiz, esto era genial.

Varios colegas de la radio siguieron el camino del derecho, algunos fueron José Domingo Bernal y William Giraldo.


¿En Derecho a qué se ha dedicado?

Desde el 92 hasta la fecha me he dedicado al litigio con énfasis en el Derecho de Familia y he tenido la oportunidad de ejercer la docencia en esa misma especialidad. Cada día agradezco por haber tomado esta decisión. En el Derecho la experiencia es más respetada y de más credibilidad, mientras que en los medios uno va cumpliendo una edad y comienza el desplazamiento y el menosprecio. Eso no me gusta de los medios. Es increíble ver veteranos de los medios con todas sus capacidades para seguir siendo activos y productivos y simplemente por la edad los dejan de lado.



¿Cómo visiona el futuro de la radio?

Yo creo que si hay un medio que nunca va a desaparecer es la radio. Es el medio por naturaleza del ser humano, aun con toda la exposición de medios en la actualidad, incluyendo las redes sociales.

Mientras estoy escuchando radio nada interrumpe mis actividades mientras que, con algo audiovisual, todo cambia.

La radio es la esencia de la permanencia futura de la comunicación en los siglos por venir.



Muy amable.

Muchísimas gracias y bendiciones.


“Yo creo que si hay un medio que nunca va a desaparecer es la radio.


115 views
DSC_0086.JPG

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280).