Diana Naranjo: “Te Invito a Vivir”


Diana Naranjo. Foto: Salvar Fotografía.




“En estos días nada es predecible, tú planeas algo y al día siguiente pasa algo que transforma todo”. Estas palabras que ustedes volverán a leer en un párrafo de esta publicación, podrían de alguna manera resumir lo que fue esta charla con la cantante y compositora Diana Naranjo, quién se está preparando para el lanzamiento de su próximo álbum, cuyo título es: “Te Invito a Vivir”.


La experiencia de vida de Diana Naranjo como inmigrante en Estados Unidos ya suma casi las dos décadas, la mayor parte del tiempo la vivió en estado de la Florida y más recientemente en Austin Texas, en donde a pesar de que por ciertas circunstancias su carrera se ha dilatado un poco, continúa con tenacidad y pasión haciendo su música, aquella que otros artistas han aplaudido y cantado.


Queda entonces esperar con paciencia para poder escuchar y disfrutar de las nuevas canciones que nos tiene reservadas esta manizaleña y que agrupa una fusión de sonidos que incluyen bolero y hasta cumbia.

“Te Invito a Vivir” es una dedicación muy intima, es una poesía al amor, a la esperanza y a la alegría, pero sobretodo es la recordación perenne de aquellos seres valiosos que han colmado nuestra existencia.



Por: Germán Posada



¿Cómo fue su infancia en Manizales?

D.N.: Siempre preferí un casete y una grabadora a un balón o una muñeca, o pasar una tarde sentada frente al tocadiscos con mi mamá que era la única autorizada de poner la música antes que ir a jugar a la calle, aunque también muchas veces me asomaba a la ventana a ver las niñas jugar cuando yo no tenía permiso de salir, siempre encontraba algún transeúnte que me hiciera el favor de cargarme hasta el andén y salirme con la mía.

Había noches donde el juego se convertía en una pequeña tertulia en la puerta de mi casa o la de mi amiga Betty, cantábamos juntas a capela hasta que los vecinos se quejaban. En la escuela siempre estaba en los concursos de canto, me gustaba estar con las amigas más grandes para escuchar sus historias de amor con las que a veces lloraba y plasmaba en la parte de atrás de algún cuaderno escuchando la emisora Ondas del Nevado antes de irme a dormir.

Un día mi papa encontró esas notas en los cuadernos y me decía: claro, por eso es que llora, y pela fija. Fue, una infancia con un poco de castigo mal canalizado, pero llena de amor. Fue mi padre quien me llevó a cantar en un programa de radio llamado el “Discometro musical” de Radio Todelar, yo tenía 10 años de edad y los otros cantantes 17 y más, por eso mi padre viajaba conmigo a los pueblos, para cuidar a la niña. Participé en concursos, aprendí a cantar acompañada por una guitarra, por una orquesta y esa fue mi niñez, siempre con la música y la poesía presentes.



¿Cómo artistas a quienes considera han sido su inspiración?

D.N.: Inicialmente Marisela, Yury, Luis Miguel, Menudo, los cantantes de mi época, pero definitivamente Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Mercedes Sossa fueron grandes influencias en mi adolescencia, sobre todo una gran inspiración a la hora escribir. Cuando uno va madurando las preferencias musicales o artistas pueden ir transformándose y en este momento diría que Natalia Lafourcade, Presuntos Implicados, Rosana, Alex Drexler, Juan Luis Guerra y Vicente García, son grandes influencias para mí y cuando digo influencias no es hacer lo que cada uno de ellos hace, simplemente que con tan solo escucharlos me dan ganas de escribir y cantar.



¿Nos hace un sumario de cuál fue su trayectoria artística en Colombia?

D.N.: Como te dije antes, inicié cantando en un programa de radio cuando tenía 10 años. Durante mi adolescencia canté en diferentes bandas importantes del eje cafetero, participe en eventos como Festibuga y el Mono Núñez.

Conseguí a mi mejor amiga “la guitarra” y comencé a escribir y fue en lo que me enfoque desde esa época, tanto que cree una empresa de jingles para hacer un poco más comercial esas ganas de escribir e hice jingles para empresas de salud, supermercados y políticos.

Mi paso por el Taller de Ópera de Bellas Artes y tantas tarimas agregaron una versatilidad natural que facilita todo a la hora de cantar en un festival de independencia, recital en un teatro o de cantar desde una balada, una ranchera, hasta salsa y cumbia, todas esas cosas que han sido muy útiles a la hora de crear una canción.


También es compositora. ¿Cuántas canciones son de su autoría?

D.N.: Es una palabra grande cuando te comparas con los grandes. Escribo mis propias canciones y las canto y uno que otro también se han atrevido a cantar o grabar una canción mía, lo cual me hace orgullosamente una compositora.

No podría decirte cuantas canciones tengo, son muchísimas, tendría para varios álbumes, pero de mi primer álbum “Las Puertas del Corazón” son 7 y en el nuevo álbum “Te invito a Vivir” incluye 9 canciones de mi autoría.



Durante su carrera ha tenido la oportunidad de trabajar con artistas de reconocida trayectoria como Amaury Gutiérrez y Albita Rodríguez. ¿Cómo le ha servido esta conexión musical para su carrera musical?

D.N.: La asociación es muy importante para mí, aunque no hago el mismo tipo de música que Albita y me identifico un poco más con Amaury por sus letras.

Estar en la misma tarima o trabajar en la misma producción suma mucho a la carrera de cualquier artista independiente, pero al final el camino tenemos que labrarlo nosotros mismos, lo que funcionó para uno no quiere decir que va a funcionar para el otro o tener estas conexiones no indica precisamente el éxito de uno.



Las Puertas del Corazón’ fue su primer álbum. ¿Qué éxitos logró de este primer trabajo y cómo vivió esta experiencia musical?

D.N.: Mi primer éxito, el aprendizaje. Trabajar con grandes músicos y productores para lograr un producto final de calidad no es fácil. Encontrar esa energía en común para sacar algo adelante tampoco lo es y con este álbum se lograron cosas muy lindas que hoy aplico en mi nueva producción.

En el 2014 fue considerado para la nominación del Grammy como Mejor Álbum de Pop Latino Contemporáneo y el tema principal de este álbum, ”Las Puertas del Corazón” fue incluido en el trabajo musical de la cantante Colombiana Aglae Caraballo, la Reina del Porro. Saber que a alguien más le gusta tu música es el mejor premio y si a uno o dos les gusta quiere decir que a muchos más les gustará también.

“Esperando” fue otro tema realizado especialmente para el cortometraje que lleva el mismo nombre, realizado por el cineasta Jhonny Obando. Ha sido una experiencia tan hermosa que ha contribuido mucho en la madurez y sonido de mi nuevo álbum.



‘MIO’ y ‘AUNQUE TE VAYAS son canciones bastante románticas mientras que CAFÉy ‘LAS PUERTAS DEL CORAZON’ tienen un estilo digamos más tropical. ¿Cómo define su estilo musical?

D.N.: Mi estilo musical es pop Latino, para mi ese término es muy general, pero hay que definirlo de algún modo y podría decirte que esta fusionado con algo de bolero y cumbia, incluso hay un pasillo en el primer álbum “Esperando” siempre fusionado con pop, pero si te fijas en las letras, tienen un sello en común, la sensualidad, el romanticismo y algo de nostalgia, ese es mi sello, mi lírica.

En mi nuevo álbum presentaré un tema que tiene algo de bachata romántica que grabe a dúo con el reconocido cantante de vallenato Jorge Pabuena quien se dio a conocer con su sencillo “Malo”, también incluye una cumbia, un bolero y algo de swing.



Siempre preferí un casete y una grabadora a un balón o una muñeca.

Diana Naranjo. Foto: Salvar Fotografía.



Precisamente en la ciudad de La Florida grabó su primer álbum Las Puertas del Corazón, además participó exitosamente en una comedia musical y era continuamente entrevistada en medios locales. ¿Qué la hizo dejar esta ciudad donde pareciera se estaba consolidando su carrera como cantante?

D.N.: Me encantan tus preguntas, me han hecho detener un poco a observar las diferentes etapas que he tenido en mi carrera musical.

En Florida crecí cantidades, la comedia musical “Queremos hacer un Trío” fue de las cosas más bellas que me pasó en Miami y digamos que con esto cerré con broche de oro mi paso por esta hermosa ciudad, pero digamos que ya sabía el techo que había tocado, sentí que no tenía nada más que hacer allí, al menos que nada más iba a pasar musicalmente, que necesitaba salir y explorar otros campos, incluso cantar más en inglés, hablar más inglés y relacionarme con otro tipo de artistas, la competencia jamás me ha molestado, pues cada quien se abre su espacio y para todos hay, así que venir a la capital de la música Austin Texas fue bastante atractivo para mí.


¿Y por qué decidió moverse a Austin Texas?

D.N.: Fue una decisión que tuvo su proceso, uno o dos años pensándolo, por supuesto yo quería irme a California y mi esposo a donde yo fuera, pero fue él quien encontró estadísticas de Texas, estuvimos analizando si Dallas, Houston, San Antonio o Austin, y finalmente sin conocer a nadie decidimos ir en Thanksgiving del 2016 a visitar. Cuando llegamos a Austin, le dije a Carlos: aquí es! aquí quiero vivir, nos regresamos porque teníamos un viaje a Colombia y desde allí rentamos el apartamento y un mes después en enero del 2017 ya éramos residentes de esta hermosa ciudad.


Si no me equivoco fue en esta ciudad en donde su esposo y representante, Carlos Gómez, se enfermó y falleció. Una experiencia muy especial en lo personal y artístico. ¿Cómo ha ido sobreponiéndose a la ausencia de este ser querido?

D.N.: Hay palabras cliché, como “todo pasa por algo”, “el destino estaba marcado”, “nada es casualidad”, “Dios sabe como hace sus cosas” en fin, incluso, “tanta dicha no es posible”, pero pienso que la vida nos estaba preparando para algo fuerte que sucedería un año y diez meses después y creo que habíamos llegado en el momento perfecto y al lugar adecuado para lo que vendría.

Llegamos a Austin en Enero del 2017 todo era próspero y junto a Carlos Gómez mi esposo, manager y “compañeros en crimen” como dicen los Americanos, realizamos 5 conciertos de “Entre Amigos” y logramos en poco tiempo establecer una banda de grandes músicos y colaboradores, tener seguidores y amantes de la música en español que asistían a mis conciertos, algunos ya cantaban mis canciones originales y comenzamos la producción de mi nuevo álbum que en ese momento no tenia título, él como productor ejecutivo, buscando oportunidades y yo escribiendo, pre produciendo y conformando el equipo q