Yolanda Ruiz: “Hay que irse cuando todavía se está bien”

Updated: Jan 11


Yolanda Ruiz. Foto Archivo Personal.



En el proceso de concretar la hora para la entrevista mi invitada me preguntó: ¿Supongo qué no nos demoramos más de media hora? Inquietud que no le respondí porque normalmente mis entrevistas toman hasta cuarenta minutos y dependiendo del invitado, hasta más. Pero ella tenía la razón. La entrevista tomó 31 minutos exactos y creo que nos pasamos porque surgieron dos interrogantes más de los que ya estaban preparados. Sorprendido entonces quedé con mi primera invitada en 2022, la reconocida periodista Yolanda Ruiz. Su agilidad y versatilidad para responder sumados al tiempo que ella precisaba, fueron sorprendentes y más aún, con desconocimiento, de cuantas preguntas eran. Sin duda esa experiencia adquirida durante años al frente de la dirección de un noticiero en radio, en donde el valor del tiempo es vital, quedó plasmada en nuestra charla.


Yolanda Ruiz, no titubea, responde fácil y rápido y en sus respuestas deja muy claro que su decisión de terminar su ciclo como directora de noticias de RCN radio era la más sabia. Su agradecimiento es infinito a su equipo de trabajo, a sus invitados y a quienes la escucharon, porque finalmente, con todos hizo radio.

Y aunque ya no tiene aquella inmensa responsabilidad, da la impresión de que no para. Sigue activa haciendo periodismo y montones de ideas y proyectos circundan en su cabeza de donde haciendo una pausa de treinta minutos nos compartió una mínima parte de sus pensamientos, de su vida, de sus proyectos, de aquel profesionalismo que la distinguió por varios años como la directora de noticias de RCN radio.




Por: Germán Posada


¿Qué fue lo que en su momento le dijo, el periodismo es lo que quiero hacer en mi vida?

Yo quería contar historias básicamente. Estando en el colegio leí algunos libros de crónicas de historias que me parecieron apasionantes y finalmente terminé estudiando periodismo porque quería contar historias y también escribir. Mi primera vocación es esa, al final me demoré muchísimos años en publicar el primer libro y espero que ahora que voy a tener un poco más de tiempo vengan más.

La verdad es que estudié periodismo pensando en que quería contar historias.


Hay fechas que difícilmente olvidamos en nuestras vidas. En su caso, quizás el 6 de diciembre de 2021 será una de esas fechas que en su vida siempre estará presente. ¿Qué sentimiento le produce esta fecha?

Es una fecha interesante porque significa para mí terminar un proyecto periodístico y abrir camino a otros. Es decir ha habido varios momentos en la vida y yo he cambiado en varias oportunidades tanto de empresa, de proyectos, como de medios y el seis de diciembre me despedí de la dirección de noticias de RCN Radio. Simplemente sentí que era un ciclo cumplido y que quería otras cosas. De hecho, incluso a pesar de que he tenido otros cargos de dirección que representa un reto maravilloso pero demasiado grande, fuerte, pesado y estresante, ya me había fijado la meta desde hace varios años de que iba a llegar hasta este momento y nada más.

Y que a partir de allí quería seguir haciendo periodismo pero no liderando grupos ni proyectos grandes sino haciendo periodismo desde mi condición de periodista rasa, quiero hacer entrevistas, hacer opinión, quiero eventualmente participar en proyectos de medios digitales, me han propuesto cosas pero muchos quieren que lidere proyectos y yo no quiero esto.


Vamos a ver que surge en la vida, pero si tenía claro que me quería despedir de este cargo en el que ya cumplía doce años en esta tercera y última etapa en RCN, de los cuales nueve estuve al frente de la dirección de noticias en la mañana, algo apasionante pero creo que hay que irse de los lugares en el momento en el que todavía el equipo y la gente quieren que uno esté allí. Es decir, hay que irse cuando todavía se está bien. Esa es mi idea.


¿Acaso su decisión fue porque se cansó de estar bajo las ordenes de una corporación?

No, no lo puedes decir así, porque mi periodismo, el que he hecho desde el primer día y el que seguiré haciendo es un periodismo independiente. Y esa fue la condición que puse para trabajar en RCN y que me respetaron desde el primer día hasta el último.

Es decir, yo hago periodismo independiente no importa para quién trabaje. Es así de simple. En algunas ocasiones he tenido dificultades para hacerlo y hasta he perdido empleos por hacerlo, pero no estoy a las órdenes de nadie. Yo estoy a las órdenes de mi conciencia y de la sociedad. Yo creo que el periodismo es un servicio público y creo que se debe a las audiencias, a la sociedad y a lo que la sociedad necesita saber. Estoy profundamente convencida de eso y lo ejerzo día por día. Quienes trabajan conmigo saben que eso es así.

De modo que no. No me cansé de estar a las ordenes de alguien porque en términos generales a mi me dicta la conciencia lo que tengo que hacer y nada más.


A mis invitados que cómo usted ha trajinado en prensa, radio y televisión, se me hace imprescindible preguntarles, en cuál de las tres se sienten más a gusto. ¿Cuál es su caso?

A mí me gusta todo. Me gusta mucho escribir y quería ser escritora por lo cual estudié periodismo para ser escritora. Me apasiona escribir, realmente me parece que es una búsqueda individual y personal que disfruto mucho, es poder pensar, poder decantar.

Pero sin duda la radio tiene un factor de conexión directa y emocional con la audiencia que va más allá de la palabra escrita. La radio es inmediatez, es emoción, es calentura y por eso mismo digo yo que la radio es un medio caliente que se debe manejar con cabeza fría.


Y me encanta la televisión también en donde tuve la oportunidad de trabajar.


No sé, en últimas yo te digo que hoy de una u otra forma a través del trabajo que hago en las redes sociales hago todo. Escribo opinión, tengo una columna en el periódico El Espectador, estoy haciendo un Podcast con el Consultorio Ético de la Fundación GABO, que es un Podcast sobre consultas éticas de colegas de Iberoamérica, de manera que por ese lado estoy haciendo periodismo de lenguaje oral y al mismo tiempo cuando opino en las redes sociales lo hago a través de video. Así que hay una mezcla de todo. Yo creo que hoy en día podemos hacer de todo y esto es una maravilla.

Leí en una de sus más recientes entrevistas una frase de su autoría que dice: quiero hacer periodismo pero de otra manera. ¿Cuál es esa otra manera?

A mí me parece que hay que estar en los escenarios digitales y de eso no hay duda. Yo creo que hoy estos escenarios nos permiten hacer todo. Y aunque yo vengo de los medios tradicionales y todos con su componente digital, me parece interesante explorar lo que puede haber a través de las redes sociales, a través del contacto directo con la audiencia en donde tú vas en tiempo real midiendo sobre lo que informas y sobre lo que opinas. Me parece que eso puede abrir las puertas a una infinidad de posibilidades.


¿Esa entrevista que en sus inicios de su carrera le hizo a Pablo Escobar por qué fue censurada?

No lo sé, no lo tengo claro. Yo era reportera en ese momento y conseguí la entrevista, viajé a hacerla y la traje y lo único que supe fue que cuando se hizo la promoción al aire dando los detalles de su presentación, hubo alguna llamada, no sé de quién ni a quién, porque a mí no me contaron, para decirme que no se iba a publicar la entrevista. Yo quedé plop! Imagínate lo que había sido conseguir esa chiva, el ponerse en riesgo, todo lo que esto representaba, la verdad no sé exactamente que pasó. Luego, la verdad es que después de que esto pasó yo literalmente me olvidé del tema durante veinte años. Se quedó la entrevista guardada en el cajón de mi mesa de noche donde está todavía.

Un par de años después cuando Pablo Escobar se entregó, si se publicó un pedacito en donde se escuchaba su voz, pero fue más como referencia, yo estaba trabajando en RCN.

Pero la entrevista completa se conoció veinte años después.



¿Qué recuerda, cómo se sentía estar tan cerca, de tener al frente un tipo como Pablo Escobar?

Esto lo redacto en mi libro En el Filo de la Navaja. Y lo que más me impactó fue ver que era un señor común y corriente en su apariencia. No sé, uno se imagina a los malos como con cara de demonio, con cacho y cola y todas estas cosas.

Me impactó que él se notaba nervioso también, yo apenas era una periodista de 24 años. En realidad no me sentía intimidada por él, era más por los hombres armados que lo acompañaban y la incertidumbre. El no saber en dónde estaba, el saber que estaba sola con una grabadora en la mano y nada más. Es obvio que hubo temor pero al mismo tiempo había esa adrenalina que corre por las venas, por la sangre, cuando sabemos que estamos al frente de una primicia.

Los periodistas sabemos que significa esto. Creo que fue una dosis de temor y mucha dosis de adrenalina.


Me encanta el título de uno de sus proyectos en el que le deseo muchos éxitos, Se llama HABLEMOS. ¿Qué vamos a escuchar en Hablemos?

Es un proyecto que ya lleva por lo menos un año y lo estoy haciendo en la redes sociales particularmente pensado para Facebook, aunque lo publico también en Instagram y en Youtube, canal en el que estoy comenzando a entender un poco su dinámica pero vamos lento por ahora.


Hablemos de libros, Hablemos mujeres para hablar de mujeres destacadas, temas de género y demás, Hablemos de medio ambiente, tema que también me apasiona profundamente. Lo que quiero básicamente es hacer lecciones de periodismo con grandes colegas sobre distintos temas. Ya van consignados unos quince episodios quizás un poco más.

Por allí han pasado autores como Juan Gabriel Vásquez y Pilar Quintana. También Claudia Morales que es librera. Hablamos con los maestros Juan Carlos Iragorri y Jorge Espinosa de cómo se hace el Podcast en español del Washington Post, que es todo un hit en este momento. Hablamos con Ricardo Calderón que es el periodista investigador en este momento más destacado que hay en Colombia. Hablamos con María Elvira Samper la gran editora de muchísimo tiempo en nuestro país y la idea es conversar con colegas internacionales, en fin, el proyecto es muy bonito. A mí me gusta mucho y me lo gozo mucho.

En HABLEMOS MUJERES comenzamos con Lucy Nieto de Samper, pionera del periodismo en Colombia, ella tiene más de 90 años y sigue siendo columnista de el periódico El Tiempo. Hablar con ella fue una experiencia muy interesante.


Llevamos dos años soportando las consecuencias de una pandemia. Este tema ha generado mucha controversia por la incredibilidad al respecto por parte de muchas personas en el mundo. Algunos sostienen que se trata de la instauración de aquello llamado la instauración del Nuevo Orden Mundial. Sería muy interesante escuchar cual es su concepto sobre el tema.


Mira que no hay escrito nada sobre ello.


La pandemia nos embistió de una manera brutal y me parece que puso en blanco y negro los grandes problemas de nuestra sociedad de hoy. Primero profundizó la inequidad de manera grave. Lo vemos en los procesos de vacunación, lo que ha pasado en los países ricos frente a los países pobres. Reportado en estos días en el periódico El País de España que la riqueza de las veinte personas más ricas del mundo se incrementó considerablemente el año pasado vs. la cantidad de pobreza.


Pero además nos puso sobre la mesa una realidad que es muy de hoy y es que el mundo tiene problemas globales y tratamos de resolverlo con medidas, leyes y normas nacionales. Que es un poco lo que pasa con las grandes corporaciones que incluye las redes sociales.

El medio ambiente por ejemplo no es un problema local, obviamente que pasa por lo local pero es un problema planetario que se tiene que resolver con medidas multilaterales y una pandemia es multilateral por principio. No es simplemente decir yo me encierro, aquí me quedo encerrado y a mi gente no me la contagian, porque nos contaminamos todos al final de cuentas y eso fue lo que pasó porque la pandemia llegó a todas partes.