Raúl Mesa: “Fui futbolista de niño, pero me apegué al ciclismo.”

Updated: Mar 21


Raúl Mesa. Foto: El Espectador.



Sin lugar a dudas, el ciclismo es uno de los deportes más representativo de Colombia y en él, hemos tenido dignos representantes en las más encopetadas citas de élite mundial que reúne esta disciplina deportiva.


Como todo en la vida, no importa en que modalidad, hay unos que se destacan más que otros. Y cuando hablamos de ciclismo en nuestro país, es casi que obligación, mencionar el nombre de Raúl Mesa.


Raúl Mesa llegó al ciclismo porque su trabajo como mensajero tenía que hacerlo montando en bicicleta y aunque compitió por varios años en diversos certámenes en este deporte, la vida le mostró que tenía el talento y el tacto suficientes, para dirigir y orientar a otros deportistas por el sendero de la victoria.


Más de cinco décadas suman el recorrido de Raúl Mesa como técnico de ciclismo. En todos estos años ha sido protagonista de importantes y valiosos triunfos en Colombia y en el exterior. Su experiencia pesa a la hora de analizar el deporte de las bielas y el libro corpulento de la historia del ciclismo colombiano, ya le tiene asignado un lugar de privilegio, que, con méritos suficientes, supo ganar.



Por: Germán Posada




¿Cuántos años dedicado al ciclismo?


De técnico tengo 51 años. A Vueltas a Colombia y Clásicos RCN hace 58 años.



¿Quién le otorgó ese seudónimo del Ajedrecista del Ciclismo?


Fue Julio Arrastía Bricca. Yo era corredor de pista y velódromo en los años 66 y 67 y en una carrera que me gané en el velódromo de Medellín, me entrevistó y me dijo que yo era un ajedrecista porque montado en la bicicleta sabía los puntos que llevaba queriéndome decir que sabía mover las fichas en mi manera de correr y desde ese día quedé como el ajedrecista.


¿Cómo recuerda su infancia en Jericó al lado de su mamá Adela Orozco y su papá José Luis?


Esa infancia para nosotros era buena. Jericó era un municipio tranquilo, bueno y se disfrutaba. A mis 7 años comencé a jugar futbol, mi mamá era costurera y nos hacía los uniformes, lastimosamente cuando tenía 10 años mi mamá murió, éramos 8 hijos y ahí comenzó a complicarse un poquitico la vida. Mi papá era secretario de un juzgado y era presidente de mejoras públicas de Jericó. Cuando mi mamá murió en el 53, dos años después empezamos a separarnos todos. A mi papá lo nombraron alcalde un pueblo que se llama Nariño en Antioquia. Un hermano y yo nos quedamos donde unas tías estudiando y a los dos años y medio nos fuimos para Medellín a buscar trabajo.



Leí que era el delantero estrella del Colegio San José de Jericó. ¿Por qué no insistió con el fútbol?


Por la situación nuestra. Yo era puntero izquierdo y jugaba muy bien pero ya en Medellín a los 13 años, me toco empezar a trabajar, pero seguía practicando futbol en el barrio Floresta.

Con el paso del tiempo ya no era tan dedicado al futbol y a los 17 años comencé a conocerme con algunos amigos ciclistas del barrio y me puse a trabajar de mensajero en bicicleta y ellos me animaron a competir en pista y me entraron a un Club llamado Medio Fondo donde estaba Cochise el mejor ciclista colombiano del momento y resulté corriendo sin pensarlo. Todo fue a raíz de las amistades por el hecho de que era mensajero y me motivaron para que me pusiera a correr.



¿Y cómo ciclista qué tal le fue?


Trabajaba de mensajero y vivía en una habitación alquilada en La Floresta, la vida era algo dura y me metí al ciclismo a los 20 años y me casé muy joven. Corrí hasta los 25 años y en el 68 me puse a administrar un almacén de bicicletas que era de propiedad de Martín Emilio Cochise en la Placita Zea.



¿Cómo comenzó su periplo cómo técnico de ciclismo?


Entre el 68, 69 y70 me llamaban esporádicamente a remplazar al técnico de Antioquia, en el 69 asistí a una prueba la Clásica de la cordialidad en Táchira en Venezuela acompañando 4 ciclistas y de 5 etapas nos ganamos 4 y en la general quedamos segundo, tercero, cuarto y quinto. Esto fueron mis primeros pinitos como técnico.

En el 71 me llamaron de nuevo a remplazar al técnico de Antioquia dirigiendo los jóvenes en una carrera en un campeonato nacional en Manizales, ganamos la contrarreloj y fuimos segundos en la ruta y al año siguiente del Club Medio Fondo me mandaron a manejar un equipo a Panamá quedando primero, segundo, tercero y cuarto, y digamos que fue ahí en donde se inició Raúl Mesa como Técnico porque la Liga de Ciclismo me contrató.



¿Cómo fueron esos primeros años de experiencia como técnico?


En el 71 cuando me llamaron a dirigir en la liga de ciclismo de Antioquia estaba a cargo de mis propios compañeros, algunos de ellos, Cochise, Javier el ñato Suarez, Asdrúbal Salazar, quien me prestó la primera bicicleta para correr en la ruta.

En el año 73 me había salido de la liga y había montado un equipo que se llamaba Polímeros colombianos con una empresa que dependía de Coltejer y me fui para Europa acompañado por Héctor Urrego, estuvimos tres meses aprendiendo y cuando regresamos animamos al presidente de la empresa para que trajera corredores del exterior e hiciera la primera carrera internacional en Colombia.

Se animaron mucho y para el 74 se trajo al equipo de Cochise el Bianchi en donde estaba Felice Gimondi campeón del mundo, del Tour de Francia y del Giro de Italia, Cochise y Rafael Niño habían ganado unas vueltas a Colombia. También vino el mejor equipo de España el Kas con José Manuel Fuente uno de los mejores escaladores.

Con mi equipo Polímeros gané la carrera en la última etapa en la Pintada y con esto se impulsó mucho el ciclismo colombiano y a raíz de esta competencia en el 80 llevamos al Tour de lAvenir en Francia un equipo de Postobón con la Organización Ardila Lule que promocionaba la gaseosa Freskola y ganamos el Tour de l Avenir con Alfonso Flórez a los rusos abriendo más las puertas.



¿El Tour de lAvenir ganado en 1980 con Alfonso Flórez es inolvidable y al parecer el triunfo que usted más ha disfrutado, nos describe una vez más su felicidad?


¡Hay que decir la verdad! Para mí ha sido el recuerdo más grande porque aparte de la felicidad que sentí de ganarle al mejor corredor del mundo amateur en ese momento que era Sergueï Soukhoroutchenkov, que era campeón olímpico y había ganado el Tour de lAvenir, fue la apertura para que el ciclismo colombiano siguiera yendo a Colombia a esta competencia y a partir del 83 al Tour de Francia.


¿Cuántas Vueltas a Colombia y Clásicos RCN ha ganado?


Quince vueltas a Colombia y trece Clásicos RCN. Quizás no sean muchos para 50 años de técnico, pero igualmente son numerosos en nuestro país.



¿De aquellos narradores de aquellas épocas a quién recuerda especialmente?


Recuerdo a muchos y especialmente a Darío Álvarez Rodríguez que fue un locutor muy bueno de la Cadena RCN, a Alberto Piedrahíta Pacheco, como comentarista a Julio Arrastía Brica y Antonio Churio que juntos transmitieron el famoso Tour del Avenir del 80.

De los últimos que me han gustado es Rodrigo Vásquez de Honda Tolima y gerente de RCN en Cúcuta, locutor increíble, tiene una voz que para mí lo caracteriza como el mejor locutor de ciclismo de los últimos 20 años.


¿Parece que tenían que recurrir mucho a la imaginación para narrar las carreras?


Digamos que Edgar Perea y hasta el paisitaMunera Eastman, estuvieron transmitiendo ciclismo en Europa con Caracol. Ellos tenían que buscar teléfonos en el camino. Uno los veía en las carreteras con un aparato portátil en la espalda que tenía una antena para irles dateando lo que ellos decían y lo otro lo inventaban. Hacían uso de la imaginación en tiempos donde no había tanta tecnología.


¿Para usted cual es el ciclista más completo que ha dado Colombia?


Para mí es muy duro decir quién. Pero hay que decir que en el siglo pasado Cochise fue el Deportista del Siglo en Colombia. Un corredor escalador, lo hacía muy bien en la contra reloj, en el descenso, un ciclista muy completo pero que no aprovechó la oportunidad de haberse ido para Europa. Él fue declarado profesional a los 31 años.


Rafael Niño que en Europa no rindió tanto como aquí en Colombia.

Lucho Herrera y Fabio Parra que me tocó manejarlos. En el año 85 se montó el profesionalismo en Colombia y yo manejé ese equipo en el Tour de Francia como profesionales y Lucho Herrera ganó dos etapas, Fabio Parra ganó una. En ese momento Lucho Herrera era el mejor escalador del mundo.


Luego llegó Santiago Botero campeón del mundo de la contrarreloj. Para no alargarlo mucho Santiago habiendo sido campeón de mundo en la contrarreloj le abrió una puerta muy grande a Colombia y luego de diez años de haber estado en Europa vino en el 2007 y entró al equipo Orbitel, que yo manejaba y ganó la Vuelta a Colombia. Definitivamente él es otro fenómeno del ciclismo colombiano.


¿Quiénes eran los ciclistas de su época y quienes son los que ahora nos representan?


Alfonso Flórez que ganó el Tour del Avenir un corredor muy fuerte, Patrocinio Jiménez gran escalador y baluarte para ayudarle a Alfonso Flórez para ganarlo. Sabemos lo grande que fue Cochise, Oliverio Rincón, Álvaro Mejía, Fabio Parra, Cacaíto Rodríguez, Martín Farfán. Es mucha gente.


Después del 2000, Mauricio Soler, Santiago Botero. Rigoberto Uran que se fue a los 18 años a correr a Europa, no tuvo los éxitos de triunfos que todos esperábamos por muchos accidentes que tuvo, pero les abrió a todos la entrada en el 2012 para luego llegar Nairo Quintana y mirar hoy en día lo que ha hecho Egan Bernal. El ciclismo colombiano ha sido muy grande y hoy en día lo podemos vivir demasiado contentos.


Ahora a los corredores les toca prepararse y sacrificarse más mientras están en Colombia, de esta manera demuestran lo capaces que son para ir a competir en Europa.


Si Cochise se hubiera ido más joven, su historia quizás sería diferente, si en el 85 Lucho Herrera se hubiera ido para el equipo La Vie Clair en donde estaban Greg LeMond y Bernard Hinault, hubiera llegado muy lejos y posiblemente se hubiera ganado un Tour de Francia, pero él no quiso irse de su equipo Café de Colombia.

Definitivamente la puerta se abrió desde el momento en el que Santiago Botero se fue para Europa y muchos comenzaron a inmigrar.



¿Por qué Álvaro Mejía pudo haber sido más exitoso en su carrera?


A Álvaro Mejía lo manejé en Postobón pero con tristeza tengo que decir y él lo sabe y siempre lo he dicho.

No era el más animado para entrenar, no se sacrificaba. En esa época había que correr etapas hasta de 300 kilómetros. En el Tour de Francia un día nos tocó correr 336 kilómetros en una etapa. A él no le gustaba entrenar demasiado a fondo y por eso no pudo ser un ciclista exitoso. En el 90 estábamos en un Dauphiné Libéré y ganó la contrarreloj y quedo tercero en la general. Un día antes de la contrarreloj en una etapa de montaña no se aprovisionó con comida suficiente restándole fuerza lo que le ocasionó no poder ganar esa competición a uno de los mejores corredores del mundo en ese momento que era Robert Millar. Por eso yo digo que a Álvaro le faltó más sacrificio para prepararse.


Sin ser técnico del equipo en el que Lucho Herrera ganó la Vuelta a España en 1987 parece ser que usted tuvo incidencia en este triunfo. ¿Por qué?


Lucho Herrera tomó la camiseta de líder de la vuelta y el presidente de la Federación habló conmigo ya que por mi experiencia en Europa consideraba que yo le podía colaborar a Rafael Niño quien era el Técnico del equipo de Herrera.

Me acondicionaron un equipo en mi carro para que Rafael Antonio Niño y yo estuviéramos comunicados de los pormenores en carretera. Nosotros éramos los líderes por equipos y ellos los lideres de la carrera. Desde ese momento nos ayudamos mucho los dos equipos Postobón y Café de Colombia para no perder el liderazgo.



Dios me dio un don y una sabiduría para manejar los corredores y de esa manera pude llegar a lo que soy.

Raúl Mesa. Foto: El Espectador.



¿Después de tantos triunfos importantes por ciclistas colombianos en el exterior finalmente Egan Bernal ganó el primer Tour de Francia, en su concepto cómo cataloga este hecho?


¡Muy grande! Ya habíamos ganado Vuelta a España y Giro de Italia y faltaba que un colombiano ganara el Tour de Francia y era un sueño de todos nosotros. Desde que ganamos el Tour del Avenir con Alfonso Flórez lo que yo más le pedía a mi Dios era que no me dejara morir antes de que un colombiano ganara un Tour de Francia para poderlo vivir y lo de Egan fue espectacular.

Egan ya venía haciendo un excelente trabajo con el cual demostraba que estaba para grandes cosas hasta que le llegó la oportunidad en 2019 y salió triunfante.


Siempre se consideró que Nairo Quintana iba a ser el primer campeón colombiano del tour de Francia y le salió Egan Bernal adelante ¿Cree qué todavía hay opciones para Nairo Quintana?


Esas cosas uno no las puede descartar nunca. Miremos a Nairo en este momento las dos carreras que ha ganado que han sido en terreno francés. Lo que pasa es que Nairo en este momento no tiene un gran equipo. Yo creo que no debemos pensar que nunca puede ganar, Nairo tiene las condiciones, pero no hay que negar que hoy en día para él es muy duro porque hay equipos más grandes como el UAE con corredores excelentes como Tadej Pogacar, a los que difícilmente les podría ganar.



¿Cómo describe su balance hasta ahora hecho con su gestión en el equipo EPM-UNE?


Nos ha ido muy bien. Llevamos 22 años, hemos ganado 6 Vueltas a Colombia, unos 8 Clásicos RCN, y ha sido un equipo protagónico en muchas carreras en cualquiera de las carreras que se presenten en Colombia.



¿Usted opina lo importante que es la educación en los deportistas, están trabajando en este aspecto desde EPM-UNE?


EPM es una empresa que colabora en todo. El problema es que el ciclista de hoy en día exige que el corredor entrene diario, que haga bastantes horas diarias para poder mantenerse en forma y esto quita mucho tiempo. Gracias a las tecnologías algunos hacen el esfuerzo de estudiar virtualmente y eso está muy bien. Algunos estudian otros idiomas.



Parece que tiene un gusto especial por las rancheras ¿Por eso llamó a su caballo Mariachi?


(Jajaja). De esas cosas de juventud cuando yo vivía en el barrio La Floresta lo que más se oía eran rancheras en la época de José Alfredo Jiménez, Javier Solís, Antonio Aguilar y Vicente Fernández, y me ha gustado mucho montar a caballo. Es una de mis pasiones y en mi burroteca oigo rancheras cada que puedo porque soy un gran aficionado a esta música.



En el libro Reyes de las Montañas del escritor Matt Rendell se narra de cómo los ciclistas colombianos incidieron en la historia de nuestro país. ¿Considera que todo tiempo pasado fue mejor en el ciclismo colombiano?


Yo leí algunas partes de ese libro hace varios años. Yo digo que el ciclismo hoy en día es muy grande. Lo que pasa es que en esa época del 85 al 92, fue muy grande porque Colombia entró triunfante en Europa. Recuerde como la gente en Colombia se juntaba en las aceras de los centros comerciales para ver el protagonismo de nuestros corredores en las diferentes competencias en carretera europeas, hasta el punto de suspender horas de trabajo para ver nuestros ciclistas. Yo estaba en Europa, pero todo esto lo veía uno por televisión y fueron momentos inolvidables.



¿La Federación de Ciclismo de Colombia está respondiendo con un buen trabajo?


Creo que la Federación de Ciclismo la han manejado bien. Algo muy importante que hay que tener en cuenta es que para el 90 Colombia volvió a participar en un Mundial y el ciclismo al no ganar en el 88, 89 y 90, vino una especie de descontento que perjudicó el ciclismo colombiano. Yo soy hincha de futbol e hincha de la Selección Colombia toda la vida, pero reconozco que los patrocinadores nuestros decidieron patrocinar el futbol y el ciclismo quedó desamparado, por eso varios ciclistas se fueron a correr a Europa y muchos de ellos no tuvieron oportunidad de llegar a ser grandes sino trabajar para otros y por eso el ciclismo nuestro se opacó mucho.



¿Lejos de pensar en retirarse del ciclismo?


Llevo varios años analizando que día me voy, pero creo que es hasta el día que EPM decida prescindir de mis servicios. No me he retirado porque detrás de uno hay mucha gente para trabajar. En este momento tengo 12 corredores a mi cargo y he llegado a tener hasta 15 y 18. Hay masajistas, mecánicos, personal de logística, medico, etc. Es mucha la gente que está detrás de uno, por eso mientras pueda tener el patrocinio de Empresas Públicas de Medellín, creo que estaré vigente.



¿Qué siente ser reconocido como el más grande técnico de ciclismo en Colombia?


Yo no sé si sea el mejor, pero me siento contento porque estoy en el deporte que más me gusta. Fuí futbolista de niño, pero me apegué al ciclismo teniendo la oportunidad que Dios me dio un don y una sabiduría para manejar los corredores y de esa manera pude llegar a lo que soy. En estos momentos hay muy buenos técnicos, más jóvenes que yo, quizás con sistemas distintos, pero yo creo que lo que he hecho en el ciclismo colombiano ha sido importante para nuestro país en especial para mí porque me siento feliz de estar en lo que gano la plata que es el deporte que me fascina.



Muchas gracias Maestro.


A usted muchas gracias. Canadá es un país muy hermoso, yo estuve en dos ocasiones con Postobón en el Tour de la Isla, una carrera que hacen en Montreal y tengo muy buenos recuerdos de los años 88 y 89 que estuvimos en esa ciudad.



No me he retirado porque detrás de uno hay mucha gente para trabajar.

Raúl Mesa. Foto: El Espectador.




44 views
DSC_0086.JPG

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280).