“Me gusta ayudar a quién me pide ayuda”: Antonio Cano García

Updated: Aug 10


Antonio Cano García.




Antonio Cano García forma parte de aquellos cuatro mil colombianos que viven en la ciudad de Edmonton localizada en la Provincia de Alberta en el oeste de Canadá y sus años de vida como inmigrante en este país ya suman casi las dos décadas.

Durante su permanencia en Colombia Antonio experimentó la grata satisfacción que deja la experiencia de enseñar y compartir a los demás nuestros conocimientos y experiencias a través de la docencia.


Para este compatriota el cambio más importante a realizar es aquel que nos lleve a ser mejores personas ya que desde allí parte de que podamos vivir en una sociedad más justa y equitativa.

Para Antonio Cano García el hecho de estar viviendo en el exterior no dificulta en absoluto que sus lazos con Colombia sigan estrechamente ligados desde diferentes ángulos y que a través de ellos su compromiso personal de ayudar y contribuir se fortalezca día a día aportando con un grano de arena el sueño de poder ver una Colombia mejor.




Por: Germán Posada




¿Oriundo del Departamento de Caldas y nacido en la ciudad de Salamina. Cuál es su dedicatoria para su ciudad natal?


Salamina es denominada la Ciudad Luz de Colombia, allí han nacido muchos escritores y poetas. Pero yo la Califico como: “Ciudad cultural donde renace la alegría al despertar de cada nuevo día”.



¿Hasta qué año vivió en Colombia y en qué se desempeño profesionalmente?


En Colombia viví hasta el 30 de julio de 2003, empecé a trabajar en el año 1967 como profesor de física y matemáticas en el Instituto San Agustín de Samaná cds donde laboré por cuatro años, en el año 1971 fui trasladado al Instituto Universitario de Manizales a enseñar física, y simultáneamente el Colegio San Luis Gonzaga de los padres Jesuitas y el Colegio de Nuestra Señora del Rosario me contrataron, como Catedrático de la misma asignaturas. En el Instituto laboré hasta el año 1978, en el San Luis hasta 1983 y en el Rosario hasta el año 1986.

En el año 1972 fundamos una Universidad nocturna en Manizales, que se denomino Cooperativa para el Fomento de la Educación Superior “COOFES” y empecé allí a estudiar Economía, graduándome en noviembre de 1978, de dicha Universidad fui miembro del Consejo Directivo varios años y después profesor por 25 años, (1978-2003).


Además me desempeñé como asesor financiero de Roberto Rivas y compañía limitada. En el año 1983 fui nombrado Gerente de la Caja de la Vivienda Popular de Manizales y laboré por tres años, en este lapso de tiempo impulsé la autogestión comunitaria y empecé a desarrollar el proyecto más grande de América Latina desarrollado con una comunidad de 550 familias y que hoy constituye la gran Ciudadela del Caribe, esto es para mi motivo de orgullo hoy 35 años después.

Entre 1991 y 1995 me desempeñé como Sub-contralor y Contralor del Departamento de Caldas, en el año 1999 fui nombrado como administrador de la DIAN, en el departamento de Caldas y laboré por dos años y medio, finalmente el Consejo de Estado en el año 2001, ordenó al Presidente de la Cámara de Representantes de Colombia posesionarme como miembro de esta unidad legislativa en reemplazo del Parlamentario Oscar Tulio Liscano quien había sido secuestrado por la FARC, allí estuve hasta el 20 de Julio del 2002.



¿Cómo resume su labor como docente y qué le aporto a su vida?


Mi labor como docente por treinta y cinco años me dejó múltiples enseñanzas, miles de estudiantes de los cuales guardo gratos recuerdos y anécdotas, y el orgullo cuando me encuentro con profesionales sobresalientes que me recuerdan como su profesor y me profesan gratitud, además desarrollé la vocación por la investigación y la cultura.

¿Hace cuánto vive en Canadá y qué lo animó a inmigrar a este país?


Vivo en Canadá hace 18 años, desde que trabajé en la Caja de la Vivienda Popular de Manizales, tuve el primer contacto con Canadá, la Agencia Internacional de Desarrollo Canadiense le prodigó los recursos a una organización llamada CONSTRUYAMOS que fomentaba la vivienda por autogestión comunitaria en todo Colombia, y de la cual pertenecía, desde allí siempre anhele vivir en Canadá y educar a mis hijos, meta que he logrado, con tres excelentes profesionales uno de ellos terminando un Doctorado en Ingeniería Civil, con énfasis en estructuras metálicas antisísmicas, su carrera la realiza en la Universidad de Alberta y su prácticas en Montreal y una hija menor terminando, high school dominando tres idiomas, me siento plenamente realizado.



¿En Edmonton, la ciudad donde usted reside cómo describiría el potencial de la comunidad latina en general en esta ciudad?


Edmonton, capital de Alberta tiene comparativamente poca comunidad latina, colombianos somos cuatro mil y las comunidades latinas más grandes son la chilena y la salvadoreña.



¿Cómo describe su experiencia de vida en sus inicios cómo inmigrante en Canadá?

Llegar a un país donde ignoramos sus costumbres, su idioma y agréguele el crudo invierno, el aprender a caminar sobre la nieve a manejar sobre el hielo y a compartir culturas de 127 países es una experiencia sorprendente pero también un reto para superar y aprender a convivir en este medio, que con los días se convierte en nuestro común vivir.



La mayor riqueza es la tranquilidad de la conciencia.

Antonio Cano García.



¿Actualmente como delinearía su vida en Canadá en casi dos décadas de vida en este país?

Actualmente vivo feliz y confortable y agradeciéndole a Dios esta maravillosa vida que me dio a mi y a mi familia.



Ayudar a la comunidad es como una misión para usted. ¿Por qué le nace hacerlo?


Me gusta ayudar a quien me pide ayuda, porque creo que cuando siembro puedo cosechar y hoy yo ayudo y mañana me ayudaran a mi o algún miembro de mi familia, además es hermoso ver que alguien superó una dificultad y se siente feliz.

En Canadá me desempeño como especialista en hipotecas y les brindo una importante asesoría a aquellas personas que desean adquirir su vivienda.



Tengo entendido que desde Canadá colabora con un sector en Colombia con asesorías relacionadas en asuntos de pensiones. ¿Cuál es su actividad específicamente en este sentido?


En Colombia el tema pensional es una tortura porque no existe seguridad jurídica y porque al adulto mayor no se le respetan los derechos consagrados en la Convención Interamericana sobre protección de los derechos humanos de las personas mayores del 2015, siempre me he considerado defensor del que no puede levantar la voz para pedir respeto por sus derechos.



¿Hace cuánto qué viene dedicado a la labor cómo columnista para algunos medios en Colombia?


Desde hace aproximadamente cinco años escribo cotidianamente para el diario digital EJE 21 y desde hace un año para El Argumento, lo hago como un medio para desahogar mi alma y hacerme sentir, para aplaudir lo bueno y rechazar lo malo que sucede en nuestro país y de mantener comunicación con amigos y familiares.



Uno de los escritos para la revista EJE 21 lo tituló La Colombia agobiada llora. ¿Desde el exterior qué es lo que más lo afecta de aquellas circunstancias qué hacen que la vida de millones de colombianos no sean las mejores?


COLOMBIA LLORA, en este artículo en donde quise plasmar la realidad de los últimos días en donde la constante es ver el llanto en los ojos de los colombianos y no pertenecer al club de los países mas felices del mundo, la pandemia, el desgobierno, la destrucción del país por hechos vandálicos y los niños y ancianos encerrados, son argumentos para llorar junto a nuestros connacionales.



También me llamo la atención su columna titulada “La vida infeliz de los corruptos”. ¿La corrupción enfermiza en sus administradores y dirigentes es acaso la peor desgracia que carcome a Colombia?


En el mundo y en especial en nuestros países de América Latina muchas personas se dedican a saquear al estado, a hacer riqueza por medios ilícitos, tratan de acumular dinero como si pretendieran comprar un palco en el cielo, ignoran que la mayor riqueza es la tranquilidad de la conciencia, el poder dormir sin sobresaltos, estos saqueadores se convierten en ricos de fortuna y leprosos de espíritu.



¿En qué consiste su actividad desde Canadá para que estudiantes de América Latina puedan venir a estudiar en este país?


Cuando uno va a Colombia familiares y amigos me preguntan ¿Cómo puedo ir a vivir a Canadá? mi respuesta simple y es que con un permiso de estudio, el cual cuando termine su estudio puede cambiarlo por uno de trabajo, puede obtener residencia y finalmente ciudadanía, por esa razón ayudamos a estudiantes a contactar instituciones educativas a fin de lograr una inscripción y así obtener un permiso de estudio.



¿Desde su experiencia como catedrático y con la sensibilidad que lo caracteriza frente a los problemas que agobian a nuestro país, qué cree pertinente que debería pasar para ver cambios notorios y positivos en Colombia?


Solo cuando los que vivimos fuera del país y los que viven en el país tomemos conciencia de que tenemos un -compromiso con Colombia- y que luchando en el desarrollo de este compromiso podemos empezar a ver los cambios, cuando proyectamos una imagen real de buen comportamiento y respeto por los derechos humanos y asumimos responsabilidades, podemos esperar cambios en nuestro país, el elemento a cambiar es al ser humano, porque Colombia es un país con muchos potenciales naturales, pero humanamente con muchas falencias, tenemos que cambiar la cultura del más vivo, que es la cultura del tramposo, el anhelo desmesurado de riqueza y la cultura del “Usted no sabe quién soy yo?



Es hermoso ver que alguien superó una dificultad y se siente feliz.

Antonio Cano García.

681 views
DSC_0086.JPG

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280).