Los Colores de la Montaña


Foto Cortesía: Los Colores de la Montaña.



Sinopsis: Una zona selvática de Colombia, por donde circulan imponiendo su ley fuerzas paramilitares. Manuel, un niño de 9 años, no entiende política ni de guerras, él vive su vida en la escuela, con los amigos, jugando al fútbol. Su padre, permanentemente asustado por su precaria situación, pero que se niega a dejar su tierra, regala al chico un balón por su cumpleaños. Acaba cayendo en un terreno que se descubre minado. Y esa pelota que Manuel y sus amigos desean recuperar se convierte en poderoso símbolo de la situación en que viven los campesinos de la zona.


Días después de ganar en San Sebastián, Carlos Arbeláez habló para ENRODAJE de su Premio, de su concepto de hacer cine y del mercado del cine en Colombia. Por Germán Posada 8/10/2010




Por: Germán Posada



G.P.: ¿Qué cuenta ‘LOS COLORES DE LA MONTAÑA’?

C.A.: Esta película trata la historia de tres niños que son Manuel, Julián y ‘Poca luz’ que son amantes al fútbol y están organizando un campeonato en la Zona Andina, en el campo colombiano y juegan con una pelotica muy mala y a Manuel quien es el protagonista, le regalan el día de su cumpleaños un balón nuevo y unos guantes porque el sueña con ser arquero y este balón se les va a un campo minado, a partir de ese momento con lo único que sueñan es recuperar el balón a pesar de la prohibición de los mayores. Es como un símbolo de la situación colombiana actual, una reflexión del conflicto armado colombiano a través del sentimiento, de la mirada de esos niños.


G.P.: ¿Cómo nació la idea de la película?

C.A.: La historia empezó como un cortometraje, era una idea muy sencilla de un niño que quería saber qué había detrás de una montaña y poco a poco el guión se fue alargando y la realidad colombiana que es muy fuerte se fue metiendo en la historia. Hice 17 versiones y en las últimas nos dimos cuenta que ese balón en el campo minado tenía mucha fuerza al igual que el mundo de los niños, al juego, es una película en la que yo mismo me he sorprendido de cómo la gente que la ve en San Sebastián y…se conecta con la historia y como se ríen de ella ya que tiene momentos muy graciosos muy divertidos a pesar de que la historia es un poco triste al final.



G.P.: ¿Por qué el título de ‘LOS COLORES DE LA MONTAÑA’?

C.A.: La película en un principio cuando era un corto se llamaba ‘Detrás de la Montaña’ pero ya cuando se volvió largo pensamos que podía tener un titulo más bonito y se nos ocurrió en una reunión del equipo de trabajo llamarla ‘LOS COLORES DE LA MONTAÑA’, en ella su protagonista (Manuel) siempre está pintando, es como su sueño, hemos hecho una propuesta muy interesante y es que a medida que pasa la historia los colores propios de la película se van apagando también como los sueños de esos niños. Hemos hecho un trabajo de colorización en donde al final la película termina prácticamente en blanco y negro a medida que también se van acabando los sueños de estos niños.


G.P.: ¿Qué quiso mostrar con su película?

C.A.: Yo no he querido hacer una película política ni sociológica ni antropológica como se han hecho ya algunas películas en Colombia. Yo he insistido que la verdadera historia de la película es la amistad de estos tres niños que se pierde por el conflicto armado creo que esto es lo que ha conectado al público con la producción, lo que le ha dado originalidad y universalidad. Creo que va a abrir 4 una ventanita de sensibilización al tema de las minas y el desplazamiento que en Colombia ha perdido interés de cierta manera y que al ver la cotidianidad de los campesinos plasmada en la película va a despertar de nuevo su sensibilización frente a este tema. Yo no creo que una película vaya a cambiar la situación de un país pero si puede ayudar a crear conciencia frente a una situación determinada y esto me parece maravilloso.


G.P.: ¿Por qué se tardó tanto la realización del proyecto?

C.A.: Lo que paso fue que el proyecto se iba a rodar en el 2004 incluso habíamos recibido un dinero de Ibermedia, una ayuda económica para realizar la película pero el productor que en ese momento era Jaime Osorio (La Virgen de los Sicarios, María llena eres de Gracia) se enfermo y luego falleció, el proyecto se cancelo. Dos años después otro productor resucitó el guión y lo mandamos al Fondo para el Desarrollo Cinematográfico del Ministerio de Cultura de Colombia y volvieron a darle otra ayuda y arrancamos otra vez a ‘tocar puertas’ en Ibermedia y RCNcine entro a colaborar al final y pudimos terminar la película y además con unos fondos que nos dio Cine en Construcción, en Marzo de este año la película ganó esta ayuda que es muy importante que da el cine europeo a una producción latinoamericana.



Un director en lo solo que debe pensar es en hacer una buena película, si resulta taquillera o no es algo poco predecible.

Carlos Arbelaez. Cortesía: Los Colores de la Montaña.


G.P.: ¿Cómo reaccionó el público en San Sebastián?

C.A.: Cuando hicimos el estreno mundial de la película la ovación del público fue una cosa que yo me voy a demorar muchos años para olvidar, la gente aplaudió por más de cinco minutos, la gente estaba absolutamente conmovida, los niños realizaron una actuación maravillosa, el actor protagonista Mauricio Ocampo ha llenado la película de mucha naturalidad y de poesía, esto ha sido realmente maravilloso. Yo pensé que había hecho una película más para festivales, para público más especializado y ha sido una gran sorpresa la aceptación y el gusto por el público en general por esta película. En Biarritz se me acercan personas conmovidas, llorando y felicitándome por la película.


G.P.: ¿Qué tecnología se utilizó?

C.A.: La película está rodada en un formato nuevo que se llama Red One que es digital con un resultado excelente. Actualmente la hemos subido a 35 mm para poderla proyectar en teatros, su post-producción de sonido fue terminada en Francia gracias al premio allí ganado. La parte de sonido es una constante debilidad en el cine latinoamericano y sobre todo colombiano pero ya esto es una etapa superada, el cine colombiano tiene una excelente factura. Es una película para mostrar internacionalmente.


G.P.: Usted es el primer Director colombiano en ganar este premio. ¿Cómo se siente?

C.A.: Muy feliz. Hasta ahora es creo el segundo latino quien se lo gana, es un premio que aporta un valor significativo monetariamente a un realizador nuevo que premia su primera ópera prima. Es algo maravilloso para mí en particular y para nuestro cine.


G.P.: ¿Es una propuesta diferente?

C.A.: Yo he dejado toda la violencia en los colores fuera de cuadros, no la muestro explícitamente si no implícitamente. La película está llena de una tensión de cosas que se oyen, de sonidos, de sugerencias, yo no he metido escenas de guerra. Me demoré mucho tiempo para saber que no quería hacer una película sobre guerrilleros ni paramilitares, ni explicar el conflicto armado colombiano. Mi película es más sicológica, más centrada a lo que le está pasando a los niños a medida que suceden todos estos hechos y por esto me he concentrado en la mirada de ellos. Yo pienso que si es una propuesta distinta mucho más intimista y que le llega mucho mas al público.


G.P.: ¿Pensó en qué tendría éxito con el público?

C.A.: Cada que uno hace una película un productor o un distribuidor te pueden decir si es comercial o no. Uno como cineasta tiene la responsabilidad de hacer 5 una buena película, pero cuando no tiene actores conocidos es muy difícil que se haga una buena taquilla, además cuando son películas pequeñas que no tienen efectos especiales que no hay grandes escenas de acción es muy difícil hablar de taquilla, sin embargo estamos muy satisfechos porque hasta el momento hay varios distribuidores de cinco países que quieren comprarla, es una sorpresa maravillosa para el equipo. ‘Un director en lo solo que debe pensar es en hacer una buena película, si resulta taquillera o no es algo poco predecible. Si se conociera la fórmula para que una película fuera taquillera todo el mundo ganaría dinero en el cine pero este es un negocio de alto riesgo, a veces las películas quedan buenas a veces malas, es como componer una canción en la que se tenía mucha expectativa y puede que guste a mucha gente o no gustar, en cambio una canción muy sencilla y de pronto todo el mundo quiere oírla’.


G.P.: ¿Cree qué va a gustar en Colombia?

C.A.: Cuando la estrenemos en salas de cine veremos como la aceptan porque al cine actual colombiano no le está yendo bien en taquilla desafortunadamente.



G.P.: ¿Cree qué a los colombianos ya no les interesa las historias de narcos?

C.A.: La gente en Colombia dice estar cansada de los temas del narcotráfico y sin embargo el género de la ‘narcotelenovela’ está teniendo un éxito inmenso en el país y fuera del, y cuando les ponen los micrófonos en la calle dicen que están cansados de estos temas pero parece que cuando llegan a la casa lo primero que quieren ver es la historia del capo, del narco, la historia violenta de tal… yo no entiendo, me parece que hay una doble moral en el publico colombiano con esta clase de producciones que se salen de la estética artística del cine.



G.P.: ¿Tiene nuevos proyectos?

C.A.: Me acabo de ganar una beca de la Fundación Carolina para reescribir mi próximo proyecto cinematográfico que se llama ‘ESO QUE LLAMAN AMOR’ que son cuatro historias de amor que suceden en Medellín en una noche de día de madres, son historias que por momentos se cruzan, espero que no me demore nueve años haciéndolo.


G.P.: ¿Directores qué admira?

C.A.: Me gusta mucho el trabajo del director Iraní Abbas Kiarostami, de los franceses Louis Malle y Francois Truffaut y tengo una gran admiración por el antioqueño Víctor Gaviria.


Me demoré mucho tiempo para saber que no quería hacer una película sobre guerrilleros ni paramilitares.

33 views
DSC_0086.JPG

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280).