Claudia Pinzón: “Es un honor ser hija de un grande”

Aún tratándose de personajes reconocidos, no todas las veces los hijos realizan ó siguen los pasos que sus padres trazan. Pero para el caso de Claudia Pinzón, su apellido hace honor al formidable hombre de medios, Carlos Pinzón Moncaleano (qepd), leyenda sin igual en la historia de los medios en Colombia.

Pese a que Claudia Pinzón lleva toda una vida radicada en los Estados Unidos, también vivió en Colombia y desde muy niña pudo vivir y sentir la pasión y la adrenalina que afloran los medios observando el trabajo que hacía su padre.

Según el refrán: ‘lo que se hereda no se hurta’, aplica perfectamente para Claudia Pinzón, quién ha desarrollado una notable carrera como locutora en los Estados Unidos, destacándose además como escritora y conferencista internacional.

Claudia Pinzón no presume de ser la hija de uno de los más afamados pioneros de la radio y de la televisión colombiana pero como es obvio se enorgullece con júbilo de serlo. Ella sabe que el camino recorrido por su padre fue exclusivo y que lo que hasta ahora ella ha hecho, es tan solo una mínima parte de ese inmenso legado que dejó su padre. Sin embargo se siente muy complacida y satisfecha de continuar esa maravillosa tarea que forjó su papá, transmitiendo a través de su voz, mensajes de fe y esperanza como servicio a la sociedad.


Claudia Pinzón.

Por: Germán Posada


G.P.: ¿Antes de trabajar en Caracol Radio en Miami hizo radio en Colombia?

C.P.: Estudié en Colombia, pero he ejercido por más de 30 años en los medios en Estados Unidos solamente.


G.P.: ¿Cuál fue su aporte en el programa ‘Pase la tarde con Caracol’?

C.P.: Mario Andrés Moreno talento colombiano y esta servidora, éramos los presentadores de Pase La Tarde. También era la productora del programa. En esa época dorada de Caracol, fue el número uno en audiencia por varios años. En total estuve 10 años en Caracol Radio 1260 AM en Miami Florida.


G.P.: Dos décadas en La Nueva 88.3 FM y Alma Visión Radio 87.7 FM ¿Nos resume de que se trató su paso en ambas estaciones?

C.P.: Fui la Presentadora y Productora de los dos programas de la mañana. Además siempre mi línea de trabajo en las dos emisoras fue el servicio social y comunitario, organizando ferias de salud, de trabajo, jornadas de donación de sangre, visitas a las cárceles y ancianatos, concursos de canto para los niños, entrega de regalos en las navidades, ayudando a las mujeres abusadas, todo esto por mencionar algunos.


G.P.: Actualmente realiza el programa ‘Un Día a la Vez’ ¿De qué se trata?

C.P.: UN DIA A LA VEZ es mi programa consentido, por muchos años desee tener un espacio sola, donde yo pudiera estar más en confianza, un espacio más relajado donde dirigiría a los oyentes a tener una vida más espiritual, a orar juntos por unos minutos, a reflexionar sobre la vida, pero también sobre la palabra de Dios y sus grandes lecciones de vida. Acompañar a la audiencia con historias, noticias, segmentos diferentes y el servicio comunitario que no puede faltar. Este programa lleva dos años al aire y sale por una emisora digital llamada OVM Radio y lo transmito simultáneamente en Facebook Live.


G.P.: ¿Ser elegida como Mejor locutora de Radio Cristiana en Estados Unidos en dos ocasiones qué significa para usted?

C.P.: Ha sido una bendición, un reconocimiento a muchos años de entrega y profesionalismo, pero a la vez un compromiso con la audiencia para trabajar dia a día con excelencia. También es un orgullo para mí llevar el apellido “Pinzón” en lo alto, como lo hizo mi padre que ha sido mi inspiración.


G.P.: Su vida estuvo en peligro y fue sometida a una operación delicada. ¿Podemos saber al respecto?

C.P.: Yo naci con una condición en mi colon y muy jovencita tuve la primera cirugía de sies que llevo, la última fue hace un año. Tenía diverticulitis y problemas de motilidad en el intestino y me tuvieron que remover el colon. Esto ha sido una experiencia muy fuerte en mi vida, no solo por las cirugías, dos veces estuve en peligro de muerte por complicaciones, 13 transfuciones de sangre y más de 20 hospitalizaciones. Actualmente me siento mejor, trato de llevar una vida sana, hacer ejercicio y saber que debo vivir Un Día A la Vez.


G.P.: Entre sus libros tiene dos con similares títulos y tiene que ver con su programa actual. Ellos son: ‘Un Día a la Vez’ y ‘Vive un Día a la Vez’. ¿Por qué le gustan estas frases en particular? ¿Por qué la inspiran a escribir?

C.P.: Empezar a escribir para mí fue una manera de testificar y honrar a Dios por haberme librado de la muerte. Así nació mi primer libro “Un Dia A la Vez” basado en Mateo 6:34 que dice: “Así que no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal”.

Aprendí a Vivir Un Dia A la Vez, por que estaba tan grave que no sabía si habría un mañana. Después nueve años la Editorial a la cual pertenzco, decidio sacar una versión de ese primer libro, pero esta vez tamaño bolsillo y en dos tomos, uno se llamaría “Un Día A la Vez” y el otro “Vive Un Dia A la Vez, Comienza Hoy”. Ha pasado el tiempo y después de 11 años de escribir otros libros, de 6 cirugías, Un Dia a la Vez, no solo se convirtio en un programa de radio si no en un estilo de vida.


G.P.: Designar dos días en el año en USA como ‘El Día de Claudia Pinzón’ es un gran privilegio. ¿Cómo se llegó a esto?

C.P.: Yo las llamo caricias de Dios, pues estos reconocimientos son otorgados por las alcaldias locales en el Sur de la Florida a líderes que se han destacado en su trabajo comunitario. Y si es un gran privilegio y un honor.

G.P.: Ha recorrido varios países como Conferencista Motivacional. Uno de ellos ha sido Canadá. ¿En qué ciudad estuvo y de qué se trató su charla?

C.P.: Esta fue una linda experiencia, mi primera visita fue a Ontario Canadá, invitada por una iglesia importante del área, alli por dos días llevamos una Conferencia para las mujeres y para la familia, donde compartí mi testimonio de vida y resalté los valores del núcleo familiar, desarrollando temas como la reconciliación, el perdón y la violencia doméstica entre otros.

Mi herencia directa, es el servicio a la comunidad, el amor por la gente.

Claudia Pinzón y su padre Carlos Pinzón Moncaleano


G.P.: ¿Qué es lo que más evoca, lo que más le impactó entre los recuerdos de su papá cuando usted era una niña?

C.P.: Siempre entendí que tenía un papá famoso, pero me impactaba mucho su sencillez con la gente, en la calle, restaurantes o donde estuvieramos, el siempre era amable y cariñoso. También me marcó desde niña, su pasión por la música clásica. Nosotros crecimos con Beethoven, Mozart, Vivaldi y eso me impactó.


G.P.: A propósito. ¿Sabe qué fue lo que en su momento hizo que su papá comenzara a tener tanto gusto por la música clásica?

C.P.: El gusto a la música clásica fue por mi abuelo Carlos Pinzón Sánchez que era médico, pero además poeta y un melómano.


G.P.: ¿Recuerda cómo era la manera de proceder, de actuar, de prepararse de su papá cuando recién comenzaba La Teletón?

C.P.: Mi papi era muy disciplinado en todo lo que hacía y la Teletón era un proyecto de gran envergadura. Me acuerdo que previo al fin de semana del evento, había muchísimo trabajo en su oficina y un equipo de personas coordinando la llegada de invitados internacionales, reuniones, citas con gerentes de compañias patrocinadoras, en fin todo lo que representa montar una transmisión de 27 horas en vivo y por todos los canales de la televisión. Y en la casa, recuerdo a mami, muy pendiente de sus trajes con corbatin, que todo estuviese impecable y elegante como le gustaba lucir a él siempre en la Teletón. Dormia unas buenas horas antes y luego saliamos todos en familia para el teatro donde se realizaba. El nunca perdía la calma, trabaja incansable esas 27 horas. Admirable!


G.P.: ¿Le llegó a contar alguna vez su papá su historia de haber querido seguir la profesión de boxeador profesional?

C.P.: A nosotros directamente no. Pero lo supe cuando investigamos su vida para el libro. Una sola pelea semiprofesional duró la carrera de boxeador, tras una sangrieta exhibición que lo dejó lleno de moretones, decidió colgar los guantes para siempre. Pero si supe que se preparo a nivel profesional.


G.P.: ¿Conoció la Discoteca ‘La Bomba’ la cual montó su papá con la recordada Gloria Valencia de Castaño?

C.P.: Me hubiese encantado, pero esa Discoteca la montaron en 1967, yo tenía apenas 4 años, pero se que mami y él la disfrutaron a lo grande. Era además el punto de encuentro de amigos, artistas, locutores, actores y los mejores grupos.


G.P.: ¿De la personalidad frente al mundo del espectáculo y los medios qué considera heredó Claudia Pinzón de su padre?

C.P.: Mi herencia directa, es el servicio a la comunidad, el amor por la gente. Y parte de la creatividad en la producción de programas de radio y televisión. Aunque tengo que confesar que es muy difícil darle la talla a un hombre tan creativo y especial.


G.P.: Su padre es una figura emblemática en la historia de nuestros medios y su legado es único. ¿Cómo se siente ser hija de tan connotada personalidad?

C.P.: Me siento feliz y ahora muy triste por su partida, me hace mucha falta escuchar su dulce voz cada dos días, un papi tierno, amoroso con sus hijos. Siempre he llevado con orgullo el apellido. Es un honor ser hija de un grande, lo admiro y respeto aún más.


G.P.: ¿En sus palabras cómo definiría el legado, el papel qué representó su padre para los medios en nuestro país?

C.P.: Carlitos Pinzón marco los medios en nuestra amada Colombia, siendo uno de los pioneros de la radio y la televisión. Saber que el fundó Caracol, que dirigió tantas estaciones de radio en el país es un legado maravilloso. Un hombre que invirtió su vida en las comunicaciones. Todo un legado para nuestro país.


G.P.: ¿Cómo le resultó condensar la vida de su padre en un libro?

C.P.: Eso fue una tarea fácil porque lo que había era material, historia, y muchas ganas de honrar en vida a mi papi. Asi que cuando Dios puso esto en mi corazón, le pedí a un amigo y compañero de radio, el periodista colombiano David González, que me ayudara a escribir el libro y junto con mis hermanos y la familia, recopilamos lo más importante para plasmar en este único libro, que repito es un homenaje que hoy cobra mâs valor. Y el cual recomiendo leer a todo colombiano Carlos Pinzón El Comunicador Social.


G.P.: Vivimos momentos complicados con la pandemia y a ustedes como a millones en el mundo los afectó el no haber podido estar acompañando en sus últimos días a un ser querido. ¿Qué piensa de esta difícil situación actual?

C.P.: Ha sido muy triste, nunca pensé que no pudiera viajar a dar el último adiòs a mi padre, no se me pasó por la mente que vería el funeral por una video llamada y para hacerlo aun más triste, en medio de una pandemia que no permitió sino a cinco personas en la funeraria. Eso me dejo muy triste, se que muchas personas en este momento se despiden de sus seres queridos así y no le pueden incluso ni identificar. Yo doy gracias a Dios que mi papi murió en la casa en paz y no víctima de un virus o conectado a un respirador.

Esa situación actual me parte el corazón. Solo nos queda la esperanza y fe en Dios, que esto también pasará.


G.P.: Muchas gracias.

C.P.: Muchas gracias ti por tan linda y sentida entrevista.


Es un honor ser hija de un grande, lo admiro y respeto aún más.”

Carlos Pinzón Moncaleano (qepd) 1927-2020.

98 views

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280). 
  

 

CONTACTANOS O DEJANOS UN COMENTARIO
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin