Alex Fernando Díaz: “Adoro la locución, adoro lo que decidí ser.”


Alex Fernando Díaz en su estudio privado.



“Yo nunca me he sentido trabajando, siento que toda mi vida me han estado pagando por mi afición que es estar detrás de un micrófono.”, dice, Alex Fernando Díaz, hombre apasionado por el ejercicio de la locución y en la que en los últimos años se ha venido desempeñando más específicamente en el mercado de la locución comercial.


Alex Fernando Díaz, es un locutor de aquellos a los cuales yo considero, de una generación afortunada. De aquellos que conoció y aprendió de la vieja escuela y que actualmente conoce, disfruta y aprovecha la evolución que ha tenido la radio con el uso de las nuevas tecnologías.


En su voz se nota honestidad, franqueza y sencillez. Sorprendido me quedé cuando escuché su gran versatilidad para jugar con distintos tonos de voz, con los cuales, ha sido voz institucional y voz comercial, en un mercado que cada vez, exige más calidad, profesionalismo y entrenamiento.


Su entrega y profesionalismo hacen que se esmere en seguir aprendiendo y evolucionando en la profesión que eligió para su vida. Con ella, vive y disfruta cada instante de su existencia.


Este comunicador social, oriundo de Vélez, Santander, quiere con su trabajo influenciar a más personas para que amen la locución, pero bajo el compromiso de hacerla con ganas, mística y corazón.

Por: Germán Posada



¿A quién escuchaba o que le despertó su gusto por la locución?

La radio fue mi primer amor en los medios de comunicación, vino de escuchar emisoras que sintonizaba en mi región Vélez, donde nací. Obviamente te estoy hablando de Ondas del Carare, emisora en AM.

Desde Tunja podía sintonizar Radioactiva de Caracol radio y era poder escuchar a Deisa Rayo o el programa A que no me duermo.

Yo grababa las cuñas y con música que también tenía grabada, jugaba a ser locutor imitando los locutores que escuchaba en la radio. Así me divertía y fui cogiendo ese amor furibundo hacia la radio.

Cursando mi décimo año de secundaria, Yussef Granados, uno de los hijos de la gerente de Ondas del Carare, Lucía Granados, estudiaba conmigo y supe que él hacía turnos los fines de semana en la emisora, yo también busqué la posibilidad de ir, y tuve la oportunidad de que Yussef me ofreciera hacer una audición para grabar una promoción para la película Una mujer con suerte que protagonizaba en aquel entonces la cantante Claudia de Colombia. Esto fue a principios de los 90s cuando tenía unos 15 años.



¿Locutores de su entera admiración?

No era muy oyente de radio novelas, en donde trabajaron grandes voces, pero si más de noticias. Ondas del Carare era afiliada a Caracol y por tal razón escuchaba en la lectura al gran locutor, Gustavo Niño Mendoza, quien tiene una voz fantástica y a quién me gustaría conocer. Yo decía que, si algún leía noticias, me gustaría copiar en algo el estilo de él. Su cadencia para la lectura de noticias era muy especial, espectacular.

También admiré en RCN, a Álvaro Javier Palacios, voz institucional, un excelente lector de noticias, hasta hace poco fue voz institucional de NTN 24. Tuve la fortuna hace unas dos décadas, de conocerlo y compartir con él, cuando realicé mi último turno de radio en Rumba Estéreo en Tunja.



¿Quién creyó en usted qué le dio su primera oportunidad frente a un micrófono?

Hugo Granados el hijo de la gerente de Ondas de Carare me brindó la oportunidad de hacer control y anunciando canciones. Ya más profesionalmente me inicié haciendo remplazos de vacaciones en Rumba Estéreo en Barbosa Santander, con locutores como Oscar Téllez y Wilbert Fonseca Morales, hijo de Rafael Fonseca, propietario de La Voz del Río Suarez. Luego pasé a Senderos Estéreo, hoy Radio Ciudad de Vélez.

Finalmente, en Bogotá, fui a una emisora de Todelar llamada La Z 92.9 en aquella época era de formato tropical y luego pasó a ser de música salsa. Aquí, tuve una pequeña etapa de lectura de noticias. En el 2006 me retiré y desde ese año no hago radio.



¿En algún momento le dijeron que la locución no era para usted?

No. Pero yo mismo si dudaba de mis capacidades y me generaba incógnitas. Y después de muchos años aún me las formulo. Durante estos años me he empeñado en estudiar y mejorar en el aspecto profesional, pero siempre me asalta la duda de si puedo hacerlo mejor.

En este proceso de audición que uno hace como locutor comercial, a veces es muy duro que nuestra voz sea la elegida. Si cada que uno hace una prueba, la ganara, creo que uno sería millonario. Creo que cada locutor y locutora tenemos un estilo y el cliente finalmente encuentra su voz ideal.



Su voz tiene un registro muy juvenil que conecta inmediatamente. ¿Cree que ya no es tan importante tener ese tono de voz grave y señorial de antaño para triunfar?

Esa precisamente es la variedad que ofrece el ejercicio de la locución. Definitivamente aquellos formidables personajes como Gustavo Niño Mendoza, Juan Harvey Caycedo y Otto Greiffestein, son tonos de voz que uno añora, pero ya ni modo, uno viene con su propio tono de voz. En mi carrera, una de mis obligaciones como voz institucional es darle identidad a cada producto que representa mi voz.


Y gracias a Dios que me dio ese talento, modestia aparte, de poseer variedad de tonos, para poder vestir con mi voz esa obligación que tengo como voz institucional.



Su voz, es Voz Institucional de Señal Colombia. ¿Todo un honor?

Si señor. Ya hace trece años llevo laborando en RTVC Señal Colombia. Empecé como la voz de la franja infantil, cuando Gastón Velandia hacía la parte de la voz adulta. Luego pasé a hacer ambas voces y todo por esa facilidad que tengo de hacer varios tipos de tonos.


¿Qué le gusta más hacer, voz en off, doblajes, presentar?

Realmente no tengo un estilo consentido. Lo agradable de ser, por ejemplo, voice over, voz institucional, es que no se está trabajando ocho horas constantes de locución, abrir el micrófono, presentar la canción, entrevistas, cerrar micrófono. Esto es un poco más relajado estudiando los textos.

En doblaje, que hace muchos años no lo hago, uno se encierra en una cabina y deja de ser locutor para ser actor. Esa experiencia fue muy efímera.

La voz comercial es muy agradecida porque dependiendo del estudio con que se trabaje puede llegar a ser bien pagada. Creo que cada modalidad tiene su cariño, su gusto.



¿Cuál ha sido su experiencia de formar parte de la ACL?

Hace año y medio que soy parte de la ACL y era algo que tenía mucha intención de hacer. Yo me imaginaba que la ACL era como un olimpo en donde una de las condiciones era tenar una gran voz, de aquellos tonos graves de las cuales le he hablado. También pensaba que muy seguido se debía estar presente allí en un sinnúmero de actividades. Pero fue hasta la época de la pandemia que resolví entrar.


Yo trabajé en Todelar con Adriana Serna Ruiz, la anterior directora de la ACL y cuando entré ya estaba de director el reconocido Armando Plata Camacho.

En la ACL, aprovecho toto lo que más puedo. Me parece que la ACL, ayuda y me da mucho gusto ser miembro de esta entidad. A mi forma de parecer, creo que da un estatus y me da gusto decir que mi hermano que también es locutor y comunicador también hace parte de la institución.



Este año termina el periodo en la presidencia que hace dos años ejerce Armando Plata Camacho. ¿Cómo ha sido estar en una entidad presidida por él?

En el evento que se realizó este año en el día del locutor vi con agrado todo el trabajo que se hizo, se nota la injerencia de Armando Plata. Su Junta directiva ha ido creciendo. No es la empresa que yo concebía hace un par de años. Siento que, con la llegada de él como director, la ACL ha tenido un nuevo aire, ha aumentado el número de suscriptores.



¿Usted como profesional de la voz qué piensa de las academias que forman locutores?

Mientras más haya cátedra y lugares para que los locutores aprendamos, conozcamos, evolucionemos y estemos actualizándonos, sean bienvenidas estas academias.



Hay quienes consideran que aquel filtro de la licencia de locución debería exigirse de nuevo para el ejercicio de la locución. ¿Qué piensa usted?

Estoy de acuerdo en que vuelva a exigirse esa licencia. La locución no es para pararse y ubicarse frente a un micrófono y hablar por hablar. Tiene que haber una preparación. Muchas de estas grandes personalidades de nuestra locución fueron empíricas y grandiosas, también hay otros, que a pesar de ser profesionales cometen errores.

Creo que si es muy necesario ese filtro para hacer las cosas con profesionalismo, que es lo que intentamos hacer los que estamos preocupados por aprender y evolucionar y que tenemos esa mística hacia los medios de comunicación.



“No me veo en otra actividad diferente y espero seguir mejorando, evolucionando, vivir de mi profesión, de mi voz, de mi talento.”

Alex Fernando Díaz.



¿Voces que admire a nivel comercial?

Hernando Romero Barliza, El Capi, voz excelente, Humberto Rodríguez Calderón, El Gato, Sara Delgado, Camila Peroni, Adriana Serna Ruiz, Paola Rojas, Lorena Neira.

Son muchas voces y pido perdón por las que no recuerde en este momento.



¿Al parecer le encanta el teletrabajo, se supone entonces que en poco le afecto La Pandemia para su trabajo?

Yo venía con mi etapa de trabajar con Señal Colombia en donde iba a trabajar a la entidad y otros días no. En los que no estaba presente, era porque enviaba el trabajo directamente desde mi estudio. Con un buen estudio desde casa se pueden hacer grandes cosas. La verdad el teletrabajo me cae muy bien, no tengo ningún problema con trabajar desde mi casa.

Durante la pandemia se trabajó ciento por ciento desde casa y esto para mí sólo trae cosas buenas. Claro está que algunas personas adoran estar en la oficina y hacer vida social, y esto está muy bien.



Amante del cine. ¿Su película, actor, actriz, género le gusta más?

Todo lo que tenga que ver con la acción y efectos especiales. De antaño me gustan actores como Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger, Sylvester Stallone, un poco más actuales, Dwayne Johnson, La Roca.

No descarto el género de la comedia y el drama, pero definitivamente no a lo que sea horror y suspenso. Soy suscriptor de todas las aplicaciones para disfrutar de todo lo que pueda ver en casa.



Si bien, escépticos piensan que el negocio de la radio, la locución, va de capa caída, ¿usted es optimista al respecto?

Desde mi perspectiva, Colombia es un país muy radial. Siento que todavía la radio tiene muchos años para que se pueda ver afectada la radio con tanta tecnología hoy por hoy existente. Tal vez si se han perdido oyentes. No son los mismos de hace 30 años atrás. Pero pienso que cada emisora con cada género tiene futuro, unas quizás más que otras.


Considero que el formato de radio hablada tiene más futuro. Las noticias y los deportes, alternados con música van a persistir durante mucho más tiempo. Esa es mi consideración al respecto.



¿En qué le está aportando la voz de Alex Fernando Díaz a Colombia?

Pienso que con mi trabajo he influido en otras personas, el caso más cercano es mi hermano Henry Alonso Díaz Chacón. Cada vez que me preguntan si vale la pena estudiar radio y comunicación, respondo afirmativamente, pero haciendolo con ganas, mística y corazón.

Creo también que si necesitamos esa pizquita de suerte que nos ayuda. Considero que con mi trabajo que es lo que a mí me gusta, estoy haciendo país.


Yo nunca me he sentido trabajando, siento que toda mi vida me han estado pagando por mi afición que es estar detrás de un micrófono o frente a una cámara. Adoro mi trabajo, adoro lo que decidí ser, no me veo en otra actividad diferente y espero seguir mejorando, evolucionando, vivir de mi profesión, de mi voz, de mi talento e influyendo a otras personas con los medios de comunicación.


Muchas gracias.

Muchas gracias por el tiempo, su llamada y por la entrevista.


“La locución no es para pararse y ubicarse frente a un micrófono y hablar por hablar.”

308 views
DSC_0086.JPG

Germán Posada es natural de la ciudad de Medellín (Antioquia). Estudió Locución para Radio y Televisión en el Instituto Metropolitano de Educación (I.M.E). 
  
En Medellín colaboró en el programa Buenos Días Antioquia transmitido por la Cadena Colmundo Radio y participó en la animación y programación del programa Mirador Comunitario a través del Sistema Radial K (Armony Records). Ambos bajo la conducción y dirección del Periodista antioqueño Carlos Ariel Espejo Marín (q.e.p.d). 

 

Desde el 2001 reside en la ciudad de Montreal en donde ha participado en la realización y animación de los programas radiales Escuchando América Latina  (CKUT 90.3 FM), Onda Latina (CFMB 1280 am) y La Cantina (CFMB 1280).