Ángel Eduardo Bernal Esquivel: “Pintores hay muchos, artistas pocos”

Updated: Apr 10, 2021


Ser un artista con valor y tener identidad propia son dos aspectos de suma importancia para el Maestro Angel Eduardo Bernal Esquivel, quien ha sido consecuente con su filosofía y manera de pensar en más de cuatro décadas dedicadas con abnegación e integridad al arte.

Tuluá fue el municipio en donde na ció y vivió su infancia, Bogotá la ciudad que lo vio crecer y evolucionar como artista y Europa el continente que se ha deslumbrado, aplaudido y premiado su obra.

El Museo Vial Bernal Esquivel, fue construido en honor a su nombre, a su obra. Es el legado de un hijo a su tierra. Es la muestra de cariño y afecto de un ciudadano de bien que quiere a través de la cultura, dejar un mensaje de paz, de solidaridad y de pensamiento a las nuevas generaciones.

Angel Eduardo Bernal Esquivel no para de trabajar, es un artista dedicado y consagrado a sus obras y desde su soledad, aquella en la que se sumerge y desde donde brota todo su ingenio, sigue esforzándose con la ilusión de ver hecha realidad la reconstrucción de su museo, aquel que surgió en medio de actos solemnes pero que con desfachatez fue poco a poco ignorado y abandonado de manera cruel e insensible.

Angel Bernal Esquivel.

Angel Bernal Esquivel





Por: Germán Posada

Comenzó estudiando Ciencias Políticas, luego estudió Economía Agrícola y terminó dedicado al arte. ¿Cómo se fue manifestando en su ser, la pasión por la pintura, por dibujar, por el arte?

Siempre tuve la inquietud de trabajar temas artísticos y decidí partir de la universidad para comenzar a hacer exposiciones. Siempre tuve el ejercicio permanente del dibujo y aspectos referentes al tema pero estudiaba dos áreas muy distintas que eran las leyes y la economía. En los años finales de mi carrera de economista comencé a trabajar de otra forma y a obtener algunos sustentos filosóficos y teóricos que pudieron consolidarse en lo que hago y comencé a hacer exposiciones de manera muy tímida y muy elemental pero me fueron llevando a la consolidación de un lenguaje y de una carrera de la cual hoy me siento muy satisfecho.

¿Y cómo se fue manifestando esa evolución en todo lo que hace, pintura, dibujo, escultura, poesía, plástica?

Yo comencé haciendo una cantidad de ejercicios en mi taller que quedaba frente a la universidad. Tenía una cátedra de procesos del arte y la cultura que me fue abriendo unos horizontes de investigación, de trabajo y de consolidación de un lenguaje plástico referente al tema del rescate de los valores precolombinos andino amazónicos.

Eso me parecía muy importante y los ejercicios que se hacían de manera muy elemental permitieron que yo fuera adentrándome en el camino de la investigación y de la practica para elaborar y conformar una forma de lenguaje que me permitiera ir a los escenarios más importantes del mundo y consolidar una obra en un principio en el dibujo que me facilitaba obtener un lenguaje personal, que era la síntesis de todos unos estudios referentes a las culturas precolombinas sin que se convirtieran en una copia si no en un desarrollo dialectico, de un programa estético bien difícil de manejar pero que para mi era importante debido a la claridad conceptual que yo había tenido y a la facilidad que me da la naturaleza y los dones que me acompañan con respecto al manejo de esos temas.

¿Tiene algún referente o artista de quién se inspire?

Yo admiraba a muchos pero resulta que yo no podía encontrar una similitud expresiva ni una escuela en ninguno de esos maestros y me reduje al estudio de la simbología precolombina andino amazónica en las diversas tribus que habitan en este territorio y se expanden por América Latina y desarrollan aspectos referentes en diversas partes del mundo sin que se escape a una figuración personal y a una manera bastante simbólica de expresar el mundo que me rodea.

De modo que en ese sentido puedo decir que yo he logrado obtener alguna autenticidad en mi trabajo sin recurrir al ejemplo de ninguno de los grandes que simplemente han sido para mí ejemplo en su manera de vivir la vida, enfrentar las dificultades y estructurar una forma de trabajar que les ha permitido la autenticidad que los caracteriza y que a mí me ha dado la oportunidad de tener mi propio lenguaje.

¿Por qué Tulúa le llena el alma?

Quiero a Tulua, lo llevo en mi corazón aunque llevo más de sesenta años sin vivir allá.

Tulua es el municipio en donde nací y yo lo quiero mucho porque viví allá, fue una época maravillosa de mi niñez. A los nueve años fui enviado a estudiar a la capital de la república a colegios muy importantes donde pude desarrollar mi vida como estudiante pero siempre tenía presente ese pueblo lejano y todas sus necesidades y a través de mi trabajo plástico pensé que podía contribuir a su desarrollo.

Yo vivo en Bogotá. Me gusta porque tiene todo. Estoy desde los 9 años. Es una gran ciudad y todos los placeres derivados de su megalópolis.

¿Qué significa ser reconocido como el embajador cultural de Tulua?

Deben ser desarrollos propios de mi trabajo que han impactado en algunas personas con alguna representatividad en algún momento de la vida de este municipio y en alguna oportunidad fui postulado para eso y el Consejo Municipal me otorgó ese honrosísimo y honorabilísimo título que yo detento y que me sirve para expandir el nombre de Tuluá y sus desarrollos y defender esa calidad de pueblo, corazón del valle.

Y enseñarle al mundo que Tuluá es un sitio, emporio de riqueza y remanso de paz a pesar de que todas las dificultades que puede presentar su historia son manifiestas pero hay mucha gente y muy buena y yo he visto que es posible ejercer esta embajada cultural que no existe si no en mi pueblo y que yo soy venturosamente el propietario de esa manifestación de cariño y de respeto y admiración de un pueblo tan grande y tan poderoso como lo es Tuluá, corazón del Valle.

¿Qué es pintar para Ángel Eduardo Bernal Esquivel?

Pintar para mí es un modo de conservarme. Es un modo de progresar. Es defenderme. Trascender. Es un modo de decir lo que yo quiero decir. Lo que tal vez de otra forma no podría hacer debido a la tal censura que se ha ejercido para los que piensan libremente y creen que el mundo es posible de otra manera más equitativa, sin guerra, sin violencia, sin hambre, con conocimiento y esperanza.

Pintar para mí es establecer mis parámetros y mi forma de lenguaje para poder decir lo que me parece.

¿Y cómo define arte?

El arte es algo que tiene muchas definiciones muy especulativas pero que para mí se reducen a una simple frase que dice: ‘El arte es la expresión humana de lo bello’.

Lo demás es ‘carreta’, cuentos de gente que anda en otro tema tratando de establecer filosofías o escritos que contribuyen simplemente al desarrollo de su propio mundo y no se respeta la esencia real del trabajo plástico que es lo fundamental en todo desarrollo pictórico.

¿Por qué desde sus inicios ha generado confusiones e interrogantes con su arte? ¿Por qué para algunos sus obras no presentan líneas o formas definidas?

La naturaleza es muy grande y el modo de pensar de una persona o de las personas es totalmente diferente. Pueden haber conexiones diferentes entre los reinos como el animal, el vegetal, el mineral para que aparezcan expresiones como fitomorfas, zoomorfas, antropomorfas y las combinaciones propias entre ellas porque pueden existir figuras antropomorfas, antropozoomorfas, zoomorfas, fitoformas y antropozoofitomorfas, de acuerdo a la forma como quiera usted combinar ese tema.

El asunto es que tiene que tener en cuenta que hay necesidad de tener un lenguaje y esto no se consigue de un día para otro. Son más de cuarenta años de trabajo conceptual para lograr tener una forma definida y un estilo permanente que se manifiesta en diversas formas de acuerdo al desarrollo propio de la temática y en la manera como se van mejorando los aspectos técnicos, teóricos y prácticos.

Ha sido el primer colombiano en participar en la Feria Mundial de Arte Contemporáneo. ¿Quizás es el único hasta ahora?

Esto fue en Madrid, en el Palacio del Cristal. Allá fui escogido para representar a Colombia. Quiero decir que todas las representaciones que he hecho han sido de mi propio pecunio. Yo no he tenido auxilio de nadie.

Expuse en la Feria Mundial de Arte Contemporáneo con un stand de escultores y pintores de todo el mundo y la cuál inauguró la Reina. Dicha exposición se llamó ‘El Tesoro de Bacatá’. En esa oportunidad expuse 30 esculturas de plata, todas producto de mi imaginación de lo que podemos decir son las deformaciones propias de un planteamiento estético con contenido eminentemente artístico.

Me siento muy contento de haber sido el primero y tal vez no haya habido otro que haya tenido oportunidad de hacer una exposición como esa. Todo lo hice por el sentido propio de mi superación y por mostrarle al mundo que este país tan sufrido también trabaja en cosas de arte, independientemente de todo lo que haya podido suceder con el desarrollo de las políticas estatales que denigran tanto de la posibilidad de una patria grande como la nuestra.

En la ciudad de Turín lo nombraron ‘Miembro de la Sociedad de Bellas Artes’. ¿Todo un honor?

Desde mis principios yo exponía en el Salón 20, una gran sala que tenía el Banco de Colombia. En ella conocí a Renata Naguiero, una importantísima artista italiana que vino a exponer en ella. Ella entusiasmada con mi trabajo me presentó a la sociedad de Bellas Artes de esa ciudad, que sorpresivamente me dio la oportunidad de pertenecer a esa entidad que tiene tantos años de fundada y por la cual han transitado algunos de los más importantes artistas del mundo.

Desde esa época soy miembro de esa institución, aunque no la he aprovechado mucho porque yo ando solo por el mundo y derivadamente de eso exhibo mi trabajo con una sencillez y una práctica que me llevan a decir que todos estos logros me enriquecen pero no me esclavizan.

Finalmente soy miembro de la Sociedad de Bellas Artes de Turin y es un motivo muy grande de alegría y de orgullo pero yo sigo adelante con mi trabajo.

Su obra fue expuesta en Paris en donde también ha exhibido el Maestro Fernando Botero en 1998. ¿Cómo vivió esa experiencia?

Fui invitado allá por la presidencia de la Feria Internacional de Paris. Llevé una serie de obras en la cuales incluía algunos artistas nacionales e internacionales, miembros del Museo Bernal Esquivel.

Esto fue maravilloso. Tuvimos la oportunidad de conocer a Jean Tiberi, el alcalde Mayor de Paris, quién inauguró la exposición. Igualmente al Presidente de la Cámara de Comercio, Huber Flajault, a la Directora de todas la ferias de Paris, Silvana Martino. Todos ellos muy generosamente se acercaron a inaugurarme la exposición en este gran evento.

Yo me siento muy contento de saber que mis obras y mis ideas para favorecer a otros artistas han sido consideradas interesantes en establecimientos tan importantes en el mundo.


Hay que ser artista con valor, hay que ser creador con identidad propia.

Estación Lunar Bachue (Escultura Modular en Plata Alemana). Autor: A. Eduardo B. Esquivel.



¿Cuando fue fundado su Museo Vial Bernal Esquivel?

En los ochentas un alcalde me llamó y me invitó a organizar una exposición a la orilla del río y yo acepté. El había quedado en apoyar y yo merced a esto recurrí a algunas personas muy importantes en este medio y conseguí algunos artistas nacionales como internacionales de primer orden y montamos lo que era un museo vial peatonal a la orilla del río.

Personajes como Nijole Sivickas, Francine Torres, Germán Ferrer, Domingo Izquierdo y otros muy importantes de diversas nacionalidades entre españoles, franceses, argentinos, lituanos, hicieron parte de este importante proyecto artístico.

Usted ha manifestado que lleva a Tuluá en el alma pero al parecer no ha recibido la misma respuesta de parte del municipio hacia su trabajo, a su obra. ¿Qué ha pasado?

No es la respuesta del Municipio de Tuluá como tal. Es la respuesta de algunos sujetos ignorantes encaramados en un ‘puest